Home Away gana 1,3 millones y vuelve a beneficios en España

La facturación creció un 8% hasta los 33 millones de euros

Alojamiento en Galicia anunciado en la página principal de Vrbo en España
Alojamiento en Galicia anunciado en la página principal de Vrbo en España

Home Away, filial de la estadounidense Expedia que ahora trabaja con la marca Vrbo, volvió a tener beneficios en España. En 2019 ganó 1,3 millones de euros, según las cuentas depositadas recientemente en el Registro Mercantil, y regresó a números negros, tras presentar unas pérdidas de 849.000 euros en 2018, como consecuencia del incremento de los costes salariales en 6 millones de euros, entre 120 nuevas contrataciones (en 2019 apenas se incorporaro 14 personas) e indemnizaciones, y del deterioro cercano a los 4 millones de euros registrado por el inmovilizado material.

La cifra de negocio de Vrbo en España volvió a crecer por segundo año consecutivo. En concreto, la facturación escaló un 8% hasta los 33 millones de euros, aunque con un profundo cambio en el origen de las ventas, ya intuido en 2018. Desde esa fecha, el negocio dirigido anteriormente desde España pasó a depender de Vrbo en Holanda, lo que provocó que la facturación procedente de la Unión Europea se cuadruplicara hasta los 24,7 millones de euros. Doce meses después, ese nuevo reparto se ha acentuado. De los 33 millones de facturación, 29,5 millones correspondieron a la UE, 2,3 millones al resto fuera de la UE y apenas 1,1 millones a España, frente a los 4,07 millones de 2018.

Pero si el peso de España en la facturación se ha reducido drásticamente, no ha sucedido lo mismo con su contribución a través del pago del impuesto de sociedades, que grava los beneficios empresariales. En 2019, la factura abonada por este gravamen rozó los 811.000 euros frente a los 325.327 abonados doce meses antes. Pese a que Vrbo utiliza el mismo ardid que Airbnb facturando servicios no turísticos a otras empresas del grupo Expedia, paga casi diez veces más que Airbnb (86.000 euros), aunque su facturacion solo multiplica por cinco la del gigante de los pisos para turistas (30,6 millones para Vrbo frente a 5,7 para Airbnb en 2018, último período comparable).

El beneficio registrado en 2019 se destinará íntegramente a reservas voluntarias. Al cierre de 2019, el activo total fue de 20,5 millones de euros, de los que 14,1 millones son activos corrientes y 6,4 millones son activos no corrientes. En cuanto al pasivo total ascendió a 4,2 millones, arrojando un saldo de 16,3 millones de patrimonio neto.

Expedia, la matriz de Vrbo, ha tenido que afrontar una serie de ajustes desde marzo para afrontar la caída de la demanda por la crisis sanitaria del coronavirus. Ya en febrero anunció la supresión de 3.000 empleos, incluidos alrededor de 500 en su sede central de Seattle (EE UU), con el objetivo de reducir costes simplificando su organización “inflada”. El gigante de los viajes anunció por correo electrónico el ajuste a sus 25.400 empleados en todo el mundo.

Al principio de la crisis, Expedia también tuvo que salir al mercado para lograr financiación con la que combatir la falta de ingresos. En abril levantó 2.950 millones de euros, de los que 1.250 millones proceden de la compra de acciones de los fondos Apollo Global Management y Silver Lake, mientras que 1.700 millones fueron aportados como nueva deuda financiada.

El desplome de Airbnb, en cifras

Empleo. Airbnb, el mayor anunciante en el mundo y en España de pisos para turistas, tuvo que anunciar el despido de 1.900 trabajadores, el 25% de sus plantilla, en mayo ante la falta de demanda por el cierre el tráfico aéreo.

Costes. En marzo suspendió todas sus actividades de marketing para ahorrar 680 millones de euros este año y anunció un drástico plan de ajuste en las remuneraciones: los fundadores no cobrarían en los siguientes seis meses, mientras que los altos ejecutivos se aplicarán un recorte salarial del 50% en el mismo período.

Normas
Entra en El País para participar