Airbnb solo pagó 86.000 euros en España por impuesto de sociedades

Facturó 5,6 millones de euros y ganó 264.000 euros en 2018

Arnaldo Muñoz, director general de Airbnb en España
Arnaldo Muñoz, director general de Airbnb en España

La plataforma de alojamiento compartido Airbnb sigue derribando hitos. Este año ya ha superado los 7 millones de anuncios en todo el mundo y en España, uno de sus mercados más importantes, ya ha rebasado el medio millón. Un crecimiento que ha engordado sus cuentas en 2018, que reflejan la divergencia entre sus ingresos y su factura fiscal. El pasado ejercicio, la firma facturó 5,6 millones de euros en España, lo que supuso un 22,1% más que doce meses antes, y obtuvo un beneficio de 263.572 euros, un 23,1% más anual. En el otro lado, lo que paga la compañía por el impuesto de sociedades (que grava los beneficios empresariales) se sitúa apenas en 86.000 euros frente a los 72.000 abonados un año antes.

¿Porqué se produce este desajuste entre lo que factura y lo que paga en impuestos? La sede fiscal de la compañía en Europa está en Irlanda, un país de baja tributación, en el que el tipo que pagan las empresas por sus beneficios es del 12,5%, la mitad del que se paga en España. El gigante de los alojamientos turísticos sigue de esa manera los pasos de otras multinacionales como Google o Facebook para tratar de reducir al máximo su factura fiscal. Así, el grueso de los ingresos que obtiene en España, procedente de las comisiones que cobran al dueño de la casa y al inquilino del apartamento turístico, tributan a la matriz en Irlanda, mientras que en España solo se facturan servicios de marketing.

La comparación entre la cifra de negocio y el pago de impuestos en los últimos tres años (de 2016 a 2018) muestra la brecha entre ambos indicadores. En el caso de la facturación ha pasado de 2,9 a 5,6 millones, mientras que en el impuesto de sociedades ha pasado 55.211 a 86.226 euros.

La compañía defiende su modelo de negocio. “Airbnb paga todos los impuestos correspondientes en los lugares donde opera. La entidad en España ofrece servicios de marketing y paga todos los impuestos aplicables, incluido el IVA. El modelo de Airbnb es único, ya que facilita que la mayor parte de los ingresos vayan a parar a las personas y comunidades locales, que ya están sujetas a impuestos locales y tributan localmente. Este modelo hace que Airbnb sea fundamentalmente diferente de las compañías que extraen grandes sumas de dinero de los lugares donde operan”, recalca en un comunicado.

 

Normas