El SURE prepara su debut en el mercado como alterativa al ‘bund’ y al bono francés

Se espera este mes una primera emisión por 8.000 millones a 10 años. Los inversores ven una oportunidad de diversificar riesgo en renta fija

El SURE prepara su debut en el mercado como alterativa al ‘bund’ y al bono francés pulsa en la foto

El mercado de capitales de la zona euro está expectante. En la segunda mitad de este mes se espera la primera emisión por parte de la Comisión Europea del programa SURE, dotado con un máximo de 100.000 millones de euros y con el que se prevé ayudar a los países de la Unión Europea a financiar sus políticas de ayuda al desempleo en la presente crisis, como es el caso del coste de los ERTE.

Esa primera colocación va a ser la primera de muchas a lo largo de este año y el próximo, inaugurando una nueva etapa en la que los inversores en renta fija van a contar con una alternativa al bono europeo por excelencia, el bund alemán, y en la que la Comisión Europea se va a convertir en el tercer mayor emisor de deuda de la región, una vez comiencen también las colocaciones del fondo de reconstrucción europeo, dotado con 750.000 millones de euros.

“La emisión de deuda de SURE va a ser un instrumento muy significativo y relevante para los mercados de capitales. Nunca antes una institución supranacional había emitido deuda en tal escala”, explica Philip Brown, director de mercado de capitales de renta fija de Citi en EMEA. El mercado prevé que el estreno sea una emisión por un importe de 8.000 millones de euros a un plazo de 10 años. En lo que queda de año, el SURE colocaría una cuantía por 25.000 millones –que el Tesoro español aguarda para completar sus planes de financiación– y el resto en 2021. Y la demanda parece estar ya asegurada.

“Los inversores alemanes, suizos, holandeses y franceses se van a lanzar de cabeza. La rentabilidad del bono será negativa, sí o sí, pero superior a la del bund y también al bono soberano francés”, explican en un banco de inversión. Para Daniel Gómez Leiño, gestor de renta fija de Mapfre AM, la emisión del SURE “supone una oportunidad para diversificar riesgos. Respecto a otras alternativas en la zona euro, sin duda puede presentar un mayor valor relativo y un claro sesgo de inversión socialmente responsable, máxime cuando cabría esperar una prima de rentabilidad por salida a mercado”. En su opinión, esa primera emisión de 8.000 millones de euros a 10 años podría cotizar aproximadamente entre 30 y 35 puntos básicos sobre el bono alemán, o unos 10 puntos básicos sobre el bono francés.

Este nuevo activo de renta fija cuenta con la máxima calificación financiera por parte de las agencias de rating, aunque los inversores perciben en las emisiones de la Unión Europea un riesgo político que impone una prima de rentabilidad sobre la deuda alemana. Fitch le concede a la UE un rating de AAA, con perspectiva estable; Moody’s, de Aaa, también con perspectiva estable y Standard & Poor’s, de AA, con perspectiva positiva.

La creación de los programas SURE y Next Generation ha lanzado una innegable señal de confianza hacia el proyecto europeo, aunque las duras negociaciones para su diseño, las habituales divisiones políticas en la UE y la ausencia de una fiscalidad común que permita los eurobonos marcan las distancias de estas emisiones respecto a las consideradas como más seguras en la zona euro. “Los inversores más conservadores, como las aseguradoras o los fondos de pensiones, empezarán a pesar en esta nueva deuda como un bono soberano de la UE, pero no aún”, reconocen fuentes financieras.

Para los tesoros de la zona euro, incluido el español, estas nuevas emisiones supranacionales van a ser un colchón que sin duda rebajará la necesidad de acudir al mercado de forma aún muy leve este año y sí más evidente en 2021. Economía de hecho confirmó ayer que no serán necesarias más emisiones de deuda pese a una caída del PIB mayor de lo previsto este año, del 11,2%.

Recursos sobre todo para Italia y España

Los grandes destinatarios de los recursos que capte el SURE en el mercado serán Italia y España, a los que se ha aprobado la concesión de 27.400 millones y 21.300 millones respectivamente, en calidad de préstamos a devolver en un plazo máximo de 15 años. Polonia será otro país receptor destacado, con más de 10.000 millones de euros.

La Unión Europea comenzó sus emisiones en el mercado de capitales en 2010, con el programa EFSM (European Financial Stabilisation Mecahnism). El programa sirvió para financiar los rescates durante la crisis de deuda soberana de la zona euro y sigue vivo con préstamos por 22.500 millones de euros a Irlanda y de 24.300 millones de euros a Portugal. La previsión es emitir en 2021 otros 9.750 millones de euros en el marco de este programa.

Normas
Entra en El País para participar