Laboral

Los colegios salvan el empleo pero aún queda por recuperar la mitad de lo destruido

Escrivá calcula que la tasa de paro actual se eleva al 18,5% frente al 14% de la etapa pre-Covid-19

Paro septiembre Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La paulatina recuperación de empleo tras el tsunami del Covid-19 ganó impulso en el mes de septiembre, con 84.015 nuevos afiliados a la Seguridad Social. Se trata, con diferencia, del mejor septiembre en la serie histórica. Hasta el momento el récord estaba en los 28.627 nuevos afiliados de 2005, en plena burbuja inmobiliaria y con la regularización masiva de inmigrantes. El mes ha sido histórico también para el paro, con 26.329 personas menos apuntadas en las oficinas de empleo, el mejor dato de la serie, que deja el número total de desempleados en 3.776.485 personas.

Si se excluye el efecto estacional que afecta especialmente a meses como septiembre en el que termina la temporada turística, los datos son aún mejores, con un aumento de afiliación de 109.271 personas y una caída del paro de más de 66.000, según lo publicado el viernes por los ministerios de Trabajo y de Seguridad Social.

Si bien estos buenos datos no terminan de compensar el cerca de medio millón de empleos que aún quedan por recuperar de los más de 950.000 destruidos en un primer momento por la pandemia y los cerca de 719.000 trabajadores que aún están en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) cada vez con menos posibilidades de activarse (más de la mitad pertenecen al turismo, restauración y el comercio).

Así, a pesar de que llegó a haber 3,4 millones de trabajadores en ERTE y ya se han incorporado el 80%, este ritmo de vuelta al empleo se ha ido ralentizando, de modo que los trabajadores que salieron del ERTE en septiembre fueron apenas una cuarta parte de los que lo hicieron en agosto. Este freno en la activación de trabajadores obedece, según el secretario de Estado de Seguridad Social, Israel Arroyo, a que los sectores que más trabajadores tienen en ERTE son los relacionados con el turismo, y una vez terminada la temporada de verano si estas empresas no han activado a sus empleados ya no pueden hacerlo.

La dificultad de que el medio millón de nuevos parados por la crisis busque ahora empleo, máxime en pleno repunte de los rebrotes, junto al estancamiento de la salida de los ERTE, deja en el horizonte cerca de 1,3 millones de personas con un futuro laboral muy incierto.

En este escenario, el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, estimó en su cuenta de Twitter que tomando los 375.000 afiliados menos que antes de que explotara la pandemia; los 500.000 trabajadores en ERTE total (que llevan más de tres meses en esa situación y por tanto ya se consideran parados por Eurostat) y los 150.000 autónomos con prestación, la tasa de paro actual sería del 18,5% frente al 14% pre-Covid.

 

Normas
Entra en El País para participar