Las grandes hoteleras presionan al Ejecutivo para recuperar el invierno en Canarias

Melia, Iberostar, Barcelo y NH exigen al Ejecutivo intensificar las negociaciones para el levantamiento de los vetos en Tenerife y Fuerteventura

Turismo Canarias Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Las grandes hoteleras no están dispuestas a dar por perdido todo el año. Tras un verano para olvidar, con menos de la mitad de la planta hotelera funcionando y con ocupaciones inferiores al 50%, ahora afrontan con moderado optimismo el invierno tras el anuncio de la ministra de Exteriores, Arantxa García-Laya, de estar negociando la creación de corredores turísticos entre Reino Unido y Canarias, que tiene su temporada alta en invierno. Asimismo también quieren beneficiarse de la última medida del Ejecutivo alemán, que ha decidido sacar a España desde el 30 de septiembre de la lista negra de países para viajar. El último informe de Turespaña, fechado el pasado 4 de septiembre, ya avanzaba que Alemania estudiaba cambiar las reglas para viajar a zonas de riesgo, pasando de una cuarentena de 14 días a otra mínima de 5 días evitable con PCR negativa a partir del quinto día.

La única gran cadena que ha optado por cerrar establecimientos en Canarias ha sido RIU, que ha clausurado ocho de los 12 hoteles que tiene. Desde la cadena aseguran que la medida no es definitiva y que están preparados para un posible repunte de la demanda. "En 48 horas podríamos tenerlos activos de nuevo". Meliá, Barceló, Iberostar o NH han adoptado la posición de 'esperar y ver' ante la posibilidad de que algunos mercados levanten los vetos, aunque sea de forma parcial, tal y como hizo Bélgica con Tenerife. El ejecutivo belga fijó el pasado 4 de septiembre la obligatoriedad de test a la llegada y cuarentena a todos los viajeros nacionales que eligieran España como destino, con la excepción de Tenerife, donde no es obligatorio. Tenerife tiene una tasa de 20,8 contagios por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días, por debajo de la línea roja de los 50 que marca Alemania. En la misma situación se encuentra Fuerteventura, con 37 contagios por cada 100.000 habitantes. Lanzarote o Gran Canaria están muy por encima. Esa es la esperanza que albergan desde Meliá. "Por ahora vamos a esperar a mediados de mes a ver si se mantienen las restricciones o se levantan parcialmente", recalcan desde la hotelera dirigida por Gabriel Escarrer, que tiene 9 hoteles en Tenerife y 3 en Fuerventura.

"En los próximos días estaremos muy pendientes de la evolución de las reservas para los próximas semanas y, si se confirma la oleada de cancelaciones de turistas, valoraremos la posibilidad de adelantar el cierre de algunos hoteles, tal y como hemos hecho ya en otros destinos como Baleares", aseguran desde Barceló, que cuenta también con seis hoteles en Tenerife y ocho en Fuerteventura con un cartera total de 20 inmuebles. "Ahora tenemos que aunar esfuerzos y trabajar en el control de la curva de contagios en Canarias, para conseguir que la prohibición de viajar a las islas se elimine cuanto antes, como es el caso de Bélgica con Tenerife y podamos recuperar la demanda de turistas para la temporada de invierno", recalcan. En esa misma línea desde NH apuntan que la estrategia actual pasa "por analizar semanalmente la evolución de la demanda, el destino, las previsiones hotel por hotel y en base a ello se toman decisiones".

Las estadísticas reflejan que la prioridad debe centrarse en el Reino Unido, ya que es el principal mercado emisor de viajeros a Canarias en invierno. En las dos últimas temporadas altas (la de 2019 estuvo condicionada por la quiebra del turoperador Thomas Cook), Canarias recibió 3,69 y 3,51 millones de viajeros entre octubre y diciembre de 2018 y 2019, con un denominador común: Reino Unido fue el origen del 34% de los viajeros y Alemania de otro 20%. Les siguen en la lista, por este orden, Suecia, Noruega, Irlanda y Francia.

Revitalizar la llegada de extranjeros a Canarias en invierno sería una manera de impulsar un turismo extranjero que abandonó España el pasado verano. En julio, el primer mes de temporada alta, apenas llegaron 2,5 millones de viajeros frente a los 9,8 millones que llegaron en el mismo mes de 2019. Las esperanzas estaban puestas en Baleares, con un 23,7% del turismo extranjero en ese mes y con una situación epidemiológica mejor que Cataluña, la segunda más visitada y muy afectada por la crisis del coronavirus. Ni los corredores turísticos ni el acuerdo alcanzado con TUI, el mayor touroperador europeo, fueron suficientes: los contagios se dispararon ese mes y provocaron el veto del mercado inglés, en primer lugar, y posteriormente, del alemán. Entre ambos traen a uno de cada tres turistas a España a lo largo del año.

El papel de los turoperadores

TUI y Jet2, los dos grandes turoperadores europeos, tienen suspendida la comercialización de viajes a España, aunque van a retomarla en las próximas semanas con la venta de paquetes a Canarias. En el caso de los turistas británicos, TUI mantiene el veto hasta el 21 de septiembre, mientras que Jet2 ya está comercializando paquetes para viajar a Canarias a partir del 13 de septiembre.

En el caso de Alemania, la gran mayoría de turoperadores optó por cancelar todos los paquetes hasta después del verano. Pero el Ejecutivo alemán anunció el miercoles que cambiaba de criterio a la hora de tratar a los países calificados como zonas de riesgo,entre ellos España, asi como algunas regiones de Francia -incluido París-, Bélgica, Rumanía y Bulgaria, así como Luxemburgo, en lo que respecta al territorio comunitario. A partir del 30 de septiembre, los viajeros que procedan de estas zonas sí quedarán en cuarentena los primeros cincos días y se someterá a partir de ahí a un test, que de ser negativo le evitará otras medidas.

Normas
Entra en El País para participar