El BCE prevé un euro en 1,18 dólares los dos próximos años

Su estimación anticipa la necesidad de nuevos estímulos monetarios

Previsiones BCE Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El BCE ha revisado en profundidad sus estimaciones para el tipo de cambio del euro en sus previsiones macroeconómicas, en lo que puede ser una clara señal de la necesidad de nuevos estímulos monetarios. Christine Lagarde ha insistido hoy en que la tasa de cambio no es un objetivo de la política monetaria del BCE pero ha reconocido su impacto obvio sobre los precios y, por tanto, sobre su mandato de estabilidad de precios. No en vano, cuanto más caro esté el euro, más baratas serán las importaciones y mayor la presión a la baja sobre la inflación.

En sus previsiones macroeconómicas actualizadas hoy, el BCE prevé para este año un euro a 1,14 dólares de media para el año, frente a los 1,09 de la previsión de junio. Y contempla una divisa mucho más fuerte para 2021 y 2022, ambos años en los 1,18 dólares. En las previsiones de junio, ese nivel estaba en los 1,08 dólares.

El BCE también augura que el pico de desempleo a causa de la pandemia del coronavirus se alcanzará el año próximo en la zona euro, aunque no llegará a superar el 10%. En su revisión de perspectivas publicada hoy, el BCE ha mejorado su estimación para el PIB de la zona euro este año, cuyo derrumbe será algo menor de lo apuntado en junio, del -8% frente al -8,7% de su estimación anterior.

La recuperación de la economía prevista para el año próximo será en cambio algo inferior: del 5% frente al 5,2% estimado en junio. Si bien este ajuste a la baja incluye también un pronóstico para la evolución del desempleo algo menos demoledor. El BCE ya venía advirtiendo de que será en 2021 cuando se alcance el pico de paro en la zona euro en la presente crisis, a medida que finalicen los programas de protección al empleo, como los ERTE. Pero si en junio el BCE auguraba que el paro en la zona euro creciera al 10,1% en 2021, su actual previsión para el año próximo es del 9,5%. La tasa de paro de la región caería en 2022 al 8,8%, desde el 9,1% pronosticado en junio.

El nivel de desempleo en 2022 quedaría en todo caso más de un punto por encima del cierre de 2019, cuando la tasa de paro en la zona euro fue del 7,6%. El paro no regresará al nivel prepandemia por tanto hasta más allá de 2022.

Las previsiones del BCE también muestran la intensidad del rebote de la economía en el tercer trimestre del año y las dificultades para la recuperación para el año próximo. El PIB de la zona euro habría crecido en el tercer trimestre el 8,4% y le seguirá un crecimiento en el cuarto trimestre de este año del 3,1%, hasta cerrar el año con una caída del 8%. Los crecimientos en los trimestres sucesivos serán mucho más modestos, del 0,8% en el primer trimestre de 2021 y del 0,6% en el segundo trimestre.

En el peor de los casos, y de acuerdo al escenario más severo que maneja el BCE, de una rebrote de la pandemia y el regreso al confinamiento, el PIB de la zona euro caería este año el 10% y solo se recuperaría el 0,5% en 2021. Este supuesto también mejora respecto a junio, cuando el BCE auguraba que la caída del PIB en el peor de los casos podría ser del 12,6%. 

Normas
Entra en El País para participar