Canarias

Los polígonos industriales canarios, al ralentí

Los parques empresariales de las islas, que han disminuido su actividad en un 50 % por la crisis de la covid 19, ligan su recuperación a la del turismo

Polígono de Güimar
Polígono de Güimar
Santa Cruz de Tenerife

El peso del sector turístico en Canarias, que aporta de manera directa el 35 % del PIB regional según el estudio Impactur Canarias 2018 es indudable. Y su efecto arrastre sobre sectores como el industrial ha quedado más patente que nunca durante la actual crisis del coronavirus. El impacto económico que la covid 19 está provocando en el archipiélago ha reducido a la mitad la actividad en los principales polígonos industriales canarios. Las empresas instaladas en ellos depositan sus esperanzas en que se produzca el recorrido a la inversa: en la medida en que se recupere el turismo, ellas confían en hacerlo a continuación.

Uno de los polígonos más importantes de Canarias, el de El Goro, en Telde (Gran Canaria), agrupa a 450 compañías en las que trabajan unas 5.000 personas. Se trata de un espacio con un 80% de empresas de representación y distribución de alimentación (el resto están relacionadas con la logística y la gestión de residuos.) Prácticamente todas, “en mayor o menor medida”, se han visto afectadas por la caída de la actividad turística, explica Cristina Reyes, gerente de la entidad conservación de este parque empresarial, quien añade que, desde marzo, la actividad se ha reducido al menos a la mitad. Pero la peor noticia ha llegado esta misma semana.

La decisión de Alemania de incluir a Canarias entre los destinos desde los que los viajeros germanos deben guardar cuarentena o presentar un certificado que acredite que no padecen la covid 19 a su vuelta, ha supuesto un nuevo “varapalo”, reconoce Reyes. “La situación turística, que parecía ir mejorando, ha truncado las expectativas de recuperación”.

En Tenerife

Otra de las grandes áreas industriales de las islas es el Polígono de Güímar, en Tenerife, con 240 empresas instaladas en él (y unos 4.000 empleados), principalmente de logística, construcción, transporte y alimentación. Fuentes de la Asociación de Empresarios que los agrupa estima una disminución de un 50 por ciento de la actividad, si bien no ha sido igual para todas. Algunas, como las de comercialización de material sanitario, desde EPIS a geles hidroalcohólicos, no están viviendo esa situación, aunque son la excepción.

La empresa Bodar, dedicada a la distribución de vinos para la restauración y la hostería, se instaló hace 35 años en este polígono del sur de Tenerife. Víctor Rodríguez, su administrador único, decidió en marzo que sus seis empleados se acogieran al ERTE. Hace un mes y medio, reincorporó a tres de ellos a media jornada. Sin embargo, con una mayoría de hoteles cerrados en la isla, los ingresos han caído alrededor de un 60 % respecto a la situación previa al coronavirus. “Todos los que están como yo, ni tienen ni tendrán trabajo hasta que no empiece a llegar turismo, que, previsiblemente no lo hará, hasta el año que viene”, se lamenta. Ni siquiera en ese caso confía en que todo vuelva a la normalidad anterior: “El futuro es muy incierto, porque cuando empiece el trabajo, no será como antes, lo hará muy poco a poco, lo que hará que muchos negocios pasen del ERTE al ERE o a la suspensión de pagos”.

El secretario general de CEOE-Tenerife, Eduardo Bezares, admite el “evidente” descenso de la actividad industrial en las islas. “Los polígonos industriales están a medio gas porque la industria canaria, que suele ser agroalimentaria, dirige un alto porcentaje de sus productos a satisfacer la demanda local, y en concreto la del turismo”. ¿Hasta qué punto la situación puede repercutir en la supervivencia de estas empresas? Bezares asegura que “a quien haya cogido con el pie cambiado probablemente no sobreviva, y ya se rumorea que algunas industria agroalimentaria de peso puede tener problemas de supervivencia si no tenemos una buena campaña turística de invierno”.

Desde el Gobierno de Canarias se pone el énfasis en la importancia de un sector que durante esta crisis “ha dado respuesta a las necesidades surgidas durante los peores momentos de la pandemia”, afirma la directora general de Industria del Ejecutivo autónomo, Yolanda Luaces. Se refiere a los casos, precisamente, de las empresas agroalimentarias o de suministro de productos sanitarios.

Luaces manifiesta la necesidad de contar con una industria “de mayor peso y fuerza, porque además de diversificar la economía, ofrece empleos bien remunerados y cualificados”. Y frente a la delicada situación que atraviesa el sector, destaca “la apuesta que están haciendo las empresas por mantenerse y crecer”. Como muestra, el elevado número de solicitudes presentadas a las subvenciones convocadas por el Gobierno para las líneas de modernización y diversificación del sector industrial canario, un total de 137, o 31 para la línea de regeneración de áreas industriales.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Áreas clave

Polígonos industriales. Canarias cuenta con 138 áreas industriales. El Gobierno regional trabaja en el desarrollo una página web que permita contar con un censo real de empresas y de suelo industrial.

Actividad industrial. La industria genera el 7 % del PIB canario, aunque la crisis del coronavirus ha provocado una caída de los ingresos de su actividad de casi un 28 % en el segundo trimestre del año respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, las peores cifras desde el año 2000. La caída del PIB de las islas en todos los sectores productivos fue del 36,2 % en ese segundo trimestre, 14,1 puntos peor que la registrada por la economía nacional.

Espacio. La irrupción del teletrabajo también ha repercutido en las empresas que cuentan con presencia en los polígonos industriales de las islas. El secretario general de la CEOE-Tenerife señala que las compañías han detectado áreas y oportunidades de mejora que puedan hacer que algunas se replanteen reducir el espacio que necesitan, en especial en aquellas actividades de soporte de la industria que pueden desarrollarse a través de esa modalidad no presencial.

Normas
Entra en El País para participar