Responsable de La Financière de l’Echiquier en España y Portugal

Mathias Blandin (La Financière de l’Echiquier): “La economía no sirve para hacer predicciones sobre el mercado”

La gestora selecciona compañías con buenos resultados y potencial de crecimiento.

Mathias Blandin, responsable de La Financière de l’Echiquier en España y Portugal
Mathias Blandin, responsable de La Financière de l’Echiquier en España y Portugal

La gestora independiente La Financière de l’Echiquier tiene unos activos bajo gestión de 10.000 millones, de los que menos del 3% pertenecen al mercado español. Mathias Blandin, responsable de la firma para España y Portugal, reconoce que la crisis puede ser una oportunidad para algunas compañías, pero advierte de que hay que tener cuidado con la valoración, la deuda y la generación de flujos de caja. “Ahora más que nunca hay que tener una cartera diversificada”, dice.

¿Cómo ve los mercados?

Están respaldados por las políticas de presupuesto y monetarias de los bancos centrales, y este apoyo va a seguir a medio plazo. Desde hace varias semanas, aparte de algunas empresas concretas que tienen un recorrido muy destacado, las Bolsas permanecen en una oscilación de rangos.

¿Ha cambiado la filosofía de la gestora tras la pandemia?

No. La filosofía de inversión ya estaba adaptada al entorno actual con nuestra metodología de selección de valores. Prestamos mucha atención a la visibilidad de las empresas en cuanto a sus negocios y su desarrollo. La parte de inversión socialmente responsable (ISR) de nuestros procesos de gestión nos ayuda a estar atentos a la gobernanza de las mismas, elemento fundamental también para atravesar bien las crisis. Estamos cada vez más atentos a la generación de flujos de caja y el nivel de endeudamiento, pero tampoco es algo nuevo.

¿Cuál es la estrategia de inversión más idónea para el momento actual? ¿Y cuál sería la peor?

Nos parece fundamental entender las consecuencias de la crisis sobre los nuevos hábitos de los consumidores y de la sociedad en general. Existen numerosas empresas que por motivos distintos ven la crisis como una oportunidad para su modelo de negocio; sacan provecho del cambio de comportamiento de los distintos actores económicos. Estas empresas son las ganadoras. Pero también debemos tener cuidado con los niveles de valoración, de endeudamiento y la generación de flujos de caja.

Invertir en activos que no tuvieron buenos resultados como consecuencia de la crisis sin analizar la situación nos parece arriesgado.

¿Y en qué valores y sectores se materializaría?

Los fondos de stock picking son una buena estrategia. Las empresas que nos parecen tener un perfil atractivo son las de pequeña y mediana capitalización europeas y las grandes con exposición internacional; son compañías ­growth [con potencial de crecimiento]. También hay que dar preferencia a la ISR y la gestión temática.

¿Cómo debería ser una cartera equilibrada?

La diversificación es una de nuestras principales recomendaciones a la hora de invertir, y ahora más que nunca hay que tenerla. En la mayoría de nuestros fondos tenemos entre 30 y 45 posiciones. Es un rango que nos parece adecuado.

¿Qué criterios siguen para la selección?

Todos los fondos siguen un riguroso proceso que reúne siempre las siguientes etapas: aplicación de filtros cuantitativos, análisis cualitativo, y la construcción de la cartera. En los de medianas y pequeñas compañías estamos muy atentos a la liquidez.

Uno de los gestores de la firma ha comentado que las buenas acciones casi nunca son baratas y que las baratas casi nunca son excelentes...

Efectivamente, los inversores experimentados saben desde hace mucho tiempo que la economía no sirve para hacer predicciones sobre los mercados; al contrario, los mercados sirven para hacer predicciones sobre la economía.

Apuestan por tendencias de futuro como la inteligencia artificial. ¿Cuál es la razón y qué tipo de potencial contemplan?

Cada industria puede sufrir una irrupción, y las previsiones indican que la inteligencia artificial (IA) –que va a ser cada día más accesible– es un mercado que representará dentro de algunos años miles de billones de dólares. Por eso lanzamos en 2018 el fondo Echiquier Artificial Intelligence, posicionándonos como la primera gestora francesa en ofrecer un producto dedicado a la mayor revolución tecnológica de la historia.

El fondo gana más de un 50% en 2020. ¿Dónde están invirtiendo?

Tenemos una visión global, pero principalmente estamos invirtiendo en EE UU y China. Buscamos empresas poco conocidas pero con un fuerte potencial de revalorización, con un enfoque que responde a cuatro perfiles: usuarios de IA; vendedores; infraestructuras, y los que facilitan y dotan de sentido a la inteligencia artificial. Nuestro fondo está más preparado que nunca para beneficiarse de la creación de valor de esta revolución prodigiosa.

¿Qué tipo de compañías buscan para la ISR?

Aquellas con buenas prácticas en esta materia y buenos resultados económicos. Tenemos criterios de exclusión sectoriales, como el tabaco o el armamento, así como un umbral mínimo de calificación para la selección. Nuestra metodología de análisis asigna a cada empresa una puntuación sobre 10 y el Gobierno corporativo supone el 60% del total.

¿Qué supone que sus fondos reciban el distintivo ISR del Gobierno francés?

Estas certificaciones reconocen nuestro esfuerzo y trabajo, y validan nuestra metodología. En la actualidad, cerca del 40% de nuestros activos bajo gestión están invertidos en fondos o estrategias de ISR. De momento no existe un sello europeo y varios países han lanzado el suyo propio con criterios y requisitos que no son siempre iguales; algunos son más restrictivos. Así, por ejemplo, haber obtenido también los de Bélgica y Alemania para algunos de nuestros fondos (con la calificación máxima) es un orgullo porque acreditan aún más el trabajo de nuestros equipos.

En esta apuesta de tendencias futuras, ¿cómo ve el mercado español?

Es un mercado maduro, muy profesional y concentrado. Tiene un comportamiento más prudente que otros europeos, pero poco a poco está evolucionando hacia un interés cada vez más fuerte hacia la renta variable. Otro tema importante es que la ISR está tomando protagonismo y era una temática que iba con retraso frente a otras plazas financieras como Francia, Bélgica o Alemania.

Operamos en el mercado español desde hace 10 años, empezando nuestro desarrollo comercial desde París. En 2018 abrimos sucursal aquí como una señal de compromiso a largo plazo que permite reforzar la confianza mutua que existe en nuestras relaciones.

A nivel general, ¿cuáles son los principales riesgos?

Siguen siendo los mismos: la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que hemos visto este año, las tensiones geopolíticas, como puede ser una degradación de la situación en el Medio Oriente, el Brexit o las próximas elecciones en Estados Unidos. Pero el principal, sin duda, sería una segunda ola de la pandemia del coronavirus, ya que pondría en entredicho el escenario de recuperación que los mercados anticipan.

Normas
Entra en El País para participar