Aspy, posición financiera sólida para mantener crecimiento y digitalización

La agencia revisa al alza la calificación crediticia de la compañía de prevención de riesgos laborales

Aspy Prevención pulsa en la foto

En los últimos años, Aspy se ha renovado organizativamente fortaleciendo su posición como tercer player en España dentro del sector de la prevención de riesgos laborales. Después de separarse de la mutua Asepeyo (2015) adaptándose así al marco regulatorio y tras la entrada del actual accionista (el holding empresarial Excelsior Times al que también pertenece la cotizada Audax Renovables), se inició un proceso de reorganización del negocio y de la plantilla (finalizado en 2018) que ha permitido ajustar la estructura a las condiciones actuales de mercado con una mejora de los niveles de eficiencia.

Actualmente, la compañía desarrolla su actividad en el mercado nacional, disponiendo de una amplia cobertura operativa en todo el territorio a través de sus 200 delegaciones disponibles (115 propias) que dan cobertura a más de un millón de trabajadores. Presenta más de 44.000 clientes repartidos entre empresas privadas (pymes y grandes compañías) principalmente, así como la propia Administración Pública y autónomos.

La apuesta de la empresa en los últimos ejercicios por la transformación digital de su negocio se ha convertido en uno de los drivers fundamentales de su plan estratégico, aspecto que está reforzando su situación en un entorno y sector que evoluciona hacia la digitalización.

En 2019, la evolución económica y financiera ha sido positiva. Aspy llevó a cabo una operación de fusión e integración con la compañía del grupo Spay Seguridad y Salud, dotándole de un mayor impulso a los ingresos (+11%), no obstante, en términos Like for Like el crecimiento ha sido del 0,9% respecto 2018.

Ebitda y deuda

A nivel de resultados, alcanzó un ebitda y un ebt de 8,7 millones de euros y 2,7 millones de euros respectivamente (en términos Like for Like el incremento fue del 5,9% y 68,2% respectivamente en relación al ejercicio precedente).

Por el lado financiero, destaca la reestructuración de la deuda financiera realizada a finales de 2019, donde a través del préstamo dispuesto por Capza (40 millones de euros, tipo bullet con vencimiento finales de 2026) se cancelaron todos los créditos bancarios que presentaba.

Con esto, la ausencia de vencimientos hasta 2026 ha fortalecido y mejorado su flexibilidad financiera. Durante los primeros meses de 2020, a pesar del impacto que ha tenido el Covid-19 en su operativa, se prevé una cierta recuperación en el segundo semestre del año. Además, Aspy ha gestionado de forma satisfactoria la actual crisis aprovechando su perfil sanitario de actividad y las nuevas oportunidades surgidas, comercializando equipos de protección individual, material sanitario (EPIs, mascarillas, test Covid-19, etc.) y fomentando los servicios de telemedicina.

Esta reorientación de la actividad junto a la recuperación que se espera para sus líneas de negocio tradicionales (reforzadas por una mayor concienciación y necesidad de los servicios y actividades de prevención), impactarán positivamente en los ingresos y resultados a final de ejercicio. Por todo ello, Axesor Rating mejoró el rating otorgado hasta BB (antes BB-) durante el pasado mes de junio.

La financiación restante disponible con Capza (dispuestos 20 millones de euros de un total de 40 millones de euros concedidos), será destinada, a priori, para financiar potenciales crecimientos inorgánicos que puedan surgir y que encajen con el perfil del Grupo.

Así, en un mercado atomizado que, en los últimos años está tendiendo a la concentración, Aspy presenta una estructura económico-financiera favorable para acometer operaciones corporativas (se estima que podrían realizarse en los próximos meses) con el objetivo de seguir mejorando y reforzar su posición como una de las empresas líderes del sector.

 

Normas
Entra en El País para participar