El altruismo eficaz llega a España

La fundación Ayuda Efectiva exige la misma eficiencia a las donaciones que a una empresa privada

ONG
Una sala del Hospital Regional de Pokhara, en Nepal. BANCO MUNDIAL

Exigirle a la responsabilidad social los mismos niveles de eficiencia que a una empresa. Ese es el lema que llevó a Pablo Melchor a crear, junto con varios nombres del mundo de las finanzas, la fundación Ayuda Efectiva. La organización tiene como objetivo investigar cómo resolver problemas sociales con la mejor relación coste-efectividad y prioriza las donaciones a proyectos con los que se pueda tener unos resultados mayores.

La entidad se enmarca en una corriente, denominada altruismo eficaz, que busca aplicar la lógica y la razón para determinar con qué causas sociales contribuir en base a cuál repercute en un mayor beneficio para la sociedad en su conjunto. Según Ayuda Efectiva, el impacto por cada euro invertido puede ser hasta 300 veces mayor según el proyecto con el que se quiera contribuir. “Se trata de que la gente averigüe qué es lo más útil que puede hacer con su dinero en lugar de elegir aleatoriamente una enfermedad porque es la más llamativa”, expone Melchor, quien, tras años dedicados al mundo del emprendimiento vio en el auge de los datos una oportunidad para hacer que la ayuda humanitaria fuera una cuestión más racional.

El movimiento del altruismo eficaz nació en Estados Unidos y parte del trabajo que realiza la fundación es poner toda la información ya existente a disposición del donante español. “Mi idea es equilibrar un poco la balanza y adaptar toda la investigación disponible para hacerla accesible en España”, comenta Melchor. Esta accesibilidad no pasa solo por la recopilación y traducción de datos, sino también por la agrupación de causas para que las donaciones sean lo más sencillas y fructuosas posibles. Con este objetivo en mente, han creado un fondo común, denominado Fondo Salud Global, para que, además, quienes realicen aportaciones puedan desgravarse la cantidad aunque las organizaciones con las que contribuyan no estén en España. “Aquí solo se pueden desgravar las aportaciones que se realizan a ONGs que están en España, pero esto no tiene por qué ser necesariamente lo más útil”, reivindica el emprendedor.

Así, el Fondo Salud Global agrupa diversas causas que, en términos generales, ponen el foco en tres grandes problemas: la malaria, los gusanos parásitos y la falta de vitamina A. “Hemos empezado con la salud porque es lo más útil. Esta demostrado que desparasitar a un niño es lo más rentable que se puede hacer para que ese niño tenga unos ingresos mayores en el futuro. Queremos apostar por la raíz de los problemas”, comenta su responsable. No obstante, el objetivo del fondo es que, si en algún momento, los proyectos más eficientes son otros, el destino de las aportaciones también cambiará.

La transparencia es la otra gran preocupación del responsable de la fundación, que se financia también a través de donaciones, por eso, todas las cuentas están disponibles en su web. “Queremos crear una cultura de la filantropía efectiva en España. Estoy convencido de que hay un gran grupo de filántropos en España esperando que existiera algo así”, insiste Melchor.

Normas
Entra en El País para participar