Los fabricantes de coches aceleran tras el verano y mejoran previsiones

Anfac rebaja la pérdida de producción de 700.000 a 600.000 vehículos

Trabajador de Seat en Martorell (Barcelona).
Trabajador de Seat en Martorell (Barcelona).

Las plantas de producción de vehículos españolas vuelven a la actividad tras el verano con perspectivas halagüeñas, en un entorno de debilidad.El Covid-19 provocó el cierre temporal de las 12 factorías instaladas en el país durante tres meses y la aplicación de ERTE a más de 60.000 personas.

Bajo esta coyuntura, la patronal de los fabricantes, Anfac, estimó que se perderían unos 700.000 coches en total frente al año pasado, cuando se ensamblaron 2,82 millones de unidades. Dichas cifras colocaban la situación en el mismo nivel de fabricación de los “peores años” de la crisis económica, con el dato más bajo -1,97 millones de unidades- registrado en 2012.

Sin embargo, la demanda extranjera, sobre todo en Europa, está mostrando indicios de recuperación y ello anima a la patronal a mejorar la previsión, dado el alto grado de exportación de los modelos made in Spain. Según datos facilitados a CincoDías, finalmente se prevén dejar de ensamblar unos 600.000 automóviles, lo que supondría una caída del 22% en comparación con 2019.

Seat retomó ayer la actividad después de la parada técnica de agosto. La factoría de Martorell (Barcelona) recuperó el segundo turno de producción de la Línea 3 (Audi A1) y ya funciona a niveles precrisis, con 2.000 coches fabricados por día. Además, la automovilística española ha programado seis turnos adicionales en sábado durante septiembre en el conjunto de las tres líneas, como ya hizo en julio. Respecto a su último programa operativo, ha incrementado la producción en 6.000 vehículos.

La planta catalana comenzará a ensamblar también en el último cuatrimestre la variante híbrida enchufable del León y el Cupra Formentor. Renault también opera ya a pleno rendimiento en sus centros de Valladolid y Palencia, con 1.100 y 900 coches diarios, respectivamente. La fábrica de componentes que tiene en Sevilla volverá a la normalidad el 7 de septiembre con todos los empleados fuera del ERTE.

En el caso de PSA, sus plantas de Vigo y Zaragoza vuelven reforzadas. El centro gallego pondrá en marcha un nuevo equipo de fin de semana en la Línea 1, integrado por 600 personas y que se suma al de la Línea 2, implantado en 2018. De este modo, por primera vez en su historia, los dos sistemas de producción de la planta pasarán a operar con cuatro turnos: mañana, tarde, noche y fin de semana. El consorcio francés produce 2.300 vehículos diarios en Vigo de lunes a viernes y con el nuevo equipo ensamblará 2.400 coches los fines de semana. Por otro lado, a la factoría de Zaragoza llegarán entre 150 y 200 eventuales a tiempo parcial a partir del 5 octubre, y la cadencia de producción será de 2.200 automóviles diarios. La planta de Madrid continúa en ERTE hasta el 30 de septiembre y fabrica unos 200 coches por día. Una vez finalice el expediente, la cadencia se elevará a unas 650 unidades.

El centro ya se está preparando para la llegada del nuevo C4 tras una inversión de 144 millones de euros. Según fuentes sindicales, 450 personas, entre personal ya de la planta y de nueva contratación, formarán un nuevo turno desde enero de 2021 para la producción de dicho modelo, también con versión eléctrica.

VW Navarra

La planta de Volkswagen en Landaben también ha vuelto de las vacaciones con buenas notiias. El grupo alemán ha pedido a la factoría que produzca 5.000 unidades más del modelo Polo hasta final de año ante las buenas perspectivas y la recuperación de las ventas.

Para hacer frente al encargo de la matriz, contratará a 452 trabajadores eventuales. Está previsto que los contratos se prolonguen hasta finales de este ejercicio y que los primeros operarios se incorporen a la factoría a partir del 7 de septiembre. Tras este incremento, el volumen productivo anual de la instalación se situará alrededor de los 247.000 vehículos: 137.000 T-Cross y 110.000 Polo. La instalación retomó el lunes pasado la actividad a tres turnos tras recuperar a los más de 600 empleados que seguían en ERTE. La cadencia de producción es de 1.438 vehículos por día, como antes de la pandemia.

Nissan retomó ayer la producción en su planta de la Zona Franca de Barcelona con la fabricación de la furgoneta eléctrica e-NV200, tras semanas parada por el estado de alarma y la huelga de sus trabajadores. Tiene previsto echar a andar la Línea 2 el próximo lunes. Iveco vuelve a operar hoy en Madrid y Valladolid tras el parón estival con todos los turnos, aunque con ERTE hasta el 31 de diciembre.

 

 

 

Ford Almussafes, seis ERTE en un año

La dirección de Ford Almussafes y el comité de empresa firman hoy un nuevo ERTE para la factoría valenciana, con 15 días de paro hasta final de año en la planta de vehículos y otros 19 días en la de motores.

Según informaron fuentes de la compañía a CincoDías, el objetivo de este nuevo expediente, el sexto desde verano de 2019, es ajustar la producción a la demanda real durante la última parte del año.

Por su parte, fuentes sindicales detallaron que la planta de vehículos parará 15 días entre septiembre y diciembre, de los que dos serán por completo y los otros trece afectarán al 40% de la plantilla, sobre todo a la vinculada a los modelos Mondeo- S-Max, Galaxy y Transit.

En concreto, las paradas se prevén para ochos días en septiembre, del 21 al 25 y del 28 al 30, dos días en octubre (1 y 2) y tres días en diciembre (11, 18 y 22), mientras que toda la plantilla parará los días 2 y 3 de noviembre.

Respecto a la planta de montaje de motores, el parón sería de 19 días: seis en septiembre (3, 4, 7, 17, 18 y 25), el 13 de octubre, cinco días en noviembre (2, 3, 13, 20 y 27) y siete días en diciembre (15, 16, 17, 18, 21, 22 y 23). La empresa trasladó ayer a los representantes de los trabajadores la necesidad de disminuir en 11.000 vehículos y 28.000 motores el volumen de producción previsto para la planta este año. El ERTE afectará a alrededor de 3.000 trabajadores al día: unos 900 en motores y 2.500 en vehículos durante la reducción parcial (hasta 5.200 los días de parada total).

Ford complementará la prestación por desempleo hasta el 80% del salario real, incluidos los complementos, el 100% de las vacaciones, pagas extras, gratificación especial y antigüedad.

Empresa y sindicatos firmaron un ERE de extinción a finales de mayo por la bajada de la producción en 100 coches diarios, pasando de 1.740 a 1.640 unidades, y que se planteó antes del estado de alarma. Desde julio, han salido 200 empleados de manera voluntaria y antes del 31 de octubre deberán hacerlo otros 150.

Normas
Entra en El País para participar