HSBC se toma un primer trago de capital natural

Va a crear una 'joint venture' con la asesoría climática Pollination para invertir en soluciones basadas en la naturaleza

En Wall Street y la City les encanta encontrar cosas nuevas para valorarlas, cortarlas y venderlas, pero no lo están aplicando mucho al cambio climático. Una operación podría allanar el camino.

HSBC va a crear una joint venture con la asesoría climática Pollination para invertir en soluciones basadas en la naturaleza, como la silvicultura sostenible, el suministro de agua, la agricultura regenerativa y similares. No son conceptos nuevos, pero tradicionalmente son cosa de ONG y agencias gubernamentales para el desarrollo. En gran parte es porque los proyectos no se diseñaron para obtener un gran retorno, si es que lo hubiere, o porque eran tan nuevos que los inversores privados se alejaron a menos que su retorno estuviera garantizado de alguna forma.
Conseguir que las partes interesadas se pongan de acuerdo sobre las valoraciones de los activos de la naturaleza también es difícil. Incluso el suministro de agua suele tener un precio erróneo o ser gratuito, mientras que el impacto financiero en la agricultura de los sedimentos atrapados por una presa puede variar según el cultivo.

Está empezando a cambiar. The Nature Conservancy (TNC), por ejemplo, ha ampliado su base de inversores para proyectos que van desde el desarraigo de flora invasora que absorbe demasiada agua en Ciudad del Cabo, hasta la transformación de una granja lechera de California en humedales. Están ofreciendo incluso retornos competitivos, según la organización sin ánimo de lucro. Pero el capital disponible a través de tales emprendimientos es de apenas 10.000 millones de dólares, según TNC: el 2% de los 500.000 millones que se han comprometido a nivel mundial para la inversión de impacto. Con todo, las soluciones basadas en la naturaleza podrían suponer un tercio de las reducciones de las emisiones de carbono necesarias para alcanzar el objetivo de París.

Los 1.000 millones que HSBC y Pollination tienen como objetivo para su primer fondo en 2021 no son mucho. Pero es un paso significativo que proviene de una gran institución financiera y de una startup cuyo fundador, Mar­tijn Wilder, trabajó en Baker McKenzie.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías