Solaria, Siemens Gamesa y Solarpack lideran la Bolsa con alzas que llegan al 122% en 2020

El índice europeo de energía verde se dispara más de un 28% en el año

Renovables pulsa en la foto

El interés por las energías renovables, lejos de ser una moda pasajera, se ha convertido en tendencia. Si ya en 2019 muchos de los valores ligados al sector de las energías limpias lograron rentabilidades de dos y hasta de tres dígitos en Bolsa, este año el rally continúa sin signos de agotamiento.

Siemens Gamesa e Iberdrola se colocan entre los cuatro valores más alcistas del Ibex en lo que va de año, con subidas del 45,8% y del 18,9%, respectivamente. Mientras, en el resto de la Bolsa española, Solaria y Solarpack ganan un 121,5% y un 26,9%.

Pablo García, director de Divacons, apunta que “hay una clara megatendencia que respalda al sector de energías renovables europeo en su conjunto”. “El respaldo social y político a las actividades renovables es palpable. Las valoraciones comienzan a estar ajustadas, pero el momentum es extraordinario y no creemos que revierta a corto ni a medio plazo”, añade.

IBERDROLA 10,95 -1,04%
SIEMENS GAMESA 25,90 0,15%
SOLARPACK 16,80 2,44%

El índice europeo de energías renovables (Erix), que agrupa a las 10 compañías más liquidas y de mayor capitalización del sector en Europa, avanza un 28,2% en lo que va de 2020, según datos de Bloomberg. Esta rentabilidad se eleva hasta el 32,8% en los tres últimos meses.

Fuera del mercado español, Vestas, el gigante danés que fabrica aerogeneradores, competencia directa de Siemens Gamesa, avanza un 41,5% este año. Por su parte, las acciones de Nordex, filial de Acciona, ganan un 91,2% desde los mínimos de marzo. Otro ejemplo de lo que bien que lo están haciendo las renovables en Europa es la también danesa Orsted, que avanza un 31,4% desde enero.

Los bancos de inversión internacionales se han dejado seducir por el atractivo de este sector. Bruno Bertocci, director del equipo de renta variable sostenible global de UBS AM, defiende que “la creciente conciencia del medio ambiente y los cambios regulatorios han hecho que la inversión en el clima sea la nueva norma para los inversores”. El gestor del banco suizo añade que, “a medida que nuestra sociedad y economía se mueven hacia un nuevo modelo económico bajo en emisiones de carbono, un número creciente de inversores se preguntan cómo pueden alinear su cartera con los cambios necesarios y al mismo tiempo mantener sus objetivos de inversión a largo plazo”.

Catalizadores en Europa

Asimismo, el experto de UBS AM resalta que en Europa existen dos grandes catalizadores que incrementan el atractivo por invertir en este sector. Por un lado, el acuerdo de París, cuyo objetivo es la reducción por parte de los países de la UE en un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 con respecto a las de 1990.

Por otro lado, la UE redobló su apuesta por la transición energética después de que obligó a que el destino de al menos el 30% de los 750.000 millones de euros del fondo de reconstrucción comunitario sea la energía renovable.

“En este sentido, las acciones de compañías dedicadas tanto a la construcción de infraestructuras de energías renovables o generación de este tipo de energía han contado con el calor de los inversores”, explica Andrés Aragoneses, analista de Singular Bank.

A la hora de invertir los analistas aconsejan ser selectivos. En este sentido, Pablo García, de Divacons, apuesta por Ence en la Bolsa española y por Vestas y Nordex, en la europea.

Por su parte, Bankinter cree que el hecho de que muchos países contemplen la salida de la crisis del Covid-19 acelerando la transformación ecológica y verde de sus economías, lo que favorece aún más el impulso de las renovables, entre ellas a Iberdrola, valor que está en su cartera.

El abandono del carbón, el Covid y la energía verde

BNY Mellon IM. La gestora de la entidad estadounidense The Bank of New York Mellon señala que, en junio, Reino Unido cumplió dos meses sin quemar carbón para generar energía, el periodo más largo desde la Revolución Industrial y, para algunos, un hito importante en la transición de los combustibles fósiles que generan CO2 a la generación de energía más sostenible2. Paul Flood, gestor de carteras en Newton, integrada en BNY Mellon IM, afirma que “la capacidad para generar energía por medios alternativos al carbón durante tanto tiempo demuestra los beneficios de las inversiones en energías renovables y otras fuentes de energía”.

El futuro. De cara al medio plazo, Flood ve un “panorama sombrío” para el sector del carbón, asediado por varios frentes. El gestor señala tanto los costes de compra como los costes medioambientales de quemar carbón, además de otros problemas más prosaicos ligados al hecho de que las centrales térmicas de carbón están cada vez más anticuadas.

Normas
Entra en El País para participar