La volatilidad continúa disparada y compromete las subidas de las Bolsas

El índice VIX sigue por encima de los valores previos al Covid-19 y los expertos piensan que habrá inestabilidad el resto del año

Vix Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El cataclismo bursátil de marzo, cuando la infección de la pandemia tomaba forma en la economía, disparó la volatilidad de los mercados hasta cotas que no se veían desde la crisis financiera (2008). El índice Vix, que mide la volatilidad esperada en los índices de EE UU en los próximos 30 días, se disparó un 200% en apenas dos semanas. En Europa, algunas Bolsas siguen arrastrando los pies, como el Ibex, lejos de sus máximos anuales en 10.083 puntos que marcó en febrero. La continuidad de las alzas está comprometida por la fuerte volatilidad.

Los estímulos de los gobiernos y bancos centrales reposaron las aguas en las Bolsas, pero el Vix sigue por encima de los niveles precovid (22 puntos frente a 12 que marcaba en enero). Los expertos consultados piensan que el cortafuegos de los estímulos impedirá fuertes subidas como las del pasado marzo. Sin embargo, advierten de que los valores inusualmente altos de volatilidad han venido para quedarse, al menos indefinidamente.

El director ejecutivo de inversiones de Julius Baer anticipa cierta estabilidad para la renta variable: “El desarrollo de la pandemia, incluyendo los avances en vacunas y el tratamiento de la enfermedad, junto con las medidas de estímulo monetario y fiscal, actuarán como respaldo de los activos de mayor riesgo”. No obstante, Yves Bonzon no descarta “más volatilidad en el horizonte al entrar en una estación más débil”.

Inversión contra los vaivenes

Una volatilidad en niveles precovid para lo que queda del año parece casi descartada por los analistas. Simon Aninat, gestor de carteras en Seeyond, gestora afiliada de Natixis, espera que el VIX evolucione “entre 20 y 40 al menos para la segunda mitad de 2020”. Por ello, y en un entorno en el que la tendencia a invertir en acciones entraña más riesgo que antaño, Aninat se decanta por integrar el “entorno de tasas cero”. Este gestor propone una estrategia de volatilidad que debe ser gestionada “activamente” y darle a ésta la espalda: comprar una volatilidad baja y venderla cuando se dispara. Esto, para Aninat, ofrece una doble ventaja: “Beneficiarse de los muy probables estallidos de volatilidad que se avecinan” y “para reducir la volatilidad de toda la cartera”.

En primavera, el Vix tocó su máximo anual (82,69 puntos), un récord inaudito desde los peores años de la crisis financiera. “No es descartable que la volatilidad vuelva a subir temporalmente de nuevo, dependiendo de las noticias sobre el virus. Pero no pensamos que los mercados regresen a los mínimos de marzo o por debajo”, valora Philipp Vorndran, estratega de mercados de Flossbach von Storch. Desde esta gestora confían en que “el colchón” de la familia de bancos centrales se extienda si la economía vuelve a un confinamiento.

En paralelo a la moderada contención del Vix, el índice al que está asociado, el S&P 500, retoma su mayor periodo alcista donde lo dejó en febrero, antes de la pandemia. Se encuentra en entorno de máximos históricos, a pesar de que la volatilidad sigue en niveles elevados. Diego Fernández Elices, director general de A&G Banca Privada, precisa que el Vix “no es la volatilidad histórica del S&P 500, sino la implícita de una serie de opciones sobre ese índice”. Pese a que algunos factores estructurales que lo presionaron a la baja los últimos años —inyecciones de liquidez o programas de compra de activos— están más presentes que nunca, Elices ve difícil volver “al estado de complacencia que puso al Vix a 10”.

A esas políticas fiscales, “las más expansivas de la historia”, se refiere también Roberto Scholtes, director de estrategia de UBS España, que advierte riesgos políticos (pugna China-EE UU) y financieros. Por una parte, la dinámica de las Bolsas, donde se aprecia una divergencia entre los gigantes tecnológicos y el resto del mercado: “Vemos más probable una sana rotación sectorial que una corrección generalizada”. Y pone el punto de mira en los hedge funds por su alto nivel de exposición, “lo que desatará nuevos episodios de volatilidad”, anticipa el experto.

Historia del índice Vix o del miedo

Los pioneros en la investigación de la volatilidad son los profesores Menachem Brenner y Dan Galai, creadores del primer índice de volatilidad en 1986. Este exitoso trabajo fue publicado con el nombre de News Financial Instruments for Hedging Changes in Volatility. Brenner y Galai habían planeado llamar al índice de volatilidad Index Sigma porque el símbolo sigma designa a la volatilidad en las matemáticas financieras.

No fue hasta 1992 que la Chicago Board of Options Exchange comenzó su propia investigación sobre la volatilidad y la creación de un índice basado en ella. Su objetivo como bolsa de valores era crear un índice basado en la volatilidad de las opciones que estuviera disponible para el VIX trading y no solo un indicador para analistas financieros. Así, el índice de volatilidad VIX fue creado en 1993 gracias al trabajo del profesor Whaley.

Normas
Entra en El País para participar