Guerra tecnológica

Trump urge más represión contra las tecnológicas chinas... quiere una "red limpia"

Insta a prohibir las ‘apps’ chinas “no seguras” en las tiendas de aplicaciones estadounidenses y pide que se dejen de usar proveedores chinos de computación en la nube como Alibaba y Tencent

El secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, durante una ruda de prensa este miércoles.
El secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, durante una ruda de prensa este miércoles.

La administración de Donald Trump ha puesto en marcha un plan para restringir el alcance de la tecnología china en EE UU, que va mucho más allá de forzar la venta o el cierre de TikTok. En rueda de prensa, el secretario de Estado Michael Pompeo instó a las empresas estadounidense a prohibir algunas aplicaciones chinas en sus tiendas de aplicaciones.

Según indicó, aplicaciones que “no son seguras como TikTok y WeChat [propiedad del gigante chino Tencent]” y otras con sede en China “son una amenaza significativa para los datos personales de los ciudadanos estadounidenses”, y son “herramientas potenciales para la censura y la propaganda del Partido Comunista Chino”.

Pero el plan presentado por Pompeo, denominado Red limpia, va mucho más allá. El Gobierno de EE UU también pide a las empresas estadounidenses que se nieguen a poner sus aplicaciones a disposición de los teléfonos fabricados por Huawei y otros fabricantes chinos “no confiables”, y que pongan fin al uso de proveedores de nube chinos como Alibaba o Tencent para datos estadounidenses confidenciales. Respecto a este último punto, el secretario de Estado indicó que el Departamento de Estado trabajaría con el Departamento de Comercio y el de Defensa para limitar la capacidad de los proveedores de servicios en la nube chinos para recopilar, almacenar y procesar datos en EE UU.

El plan, que se hace público pocos días después de que el presidente de EE UU amenazara con prohibir TikTok en el país a partir del 15 de septiembre si finalmente no compra su filial en el país una empresa estadounidense (actualmente negocia su compra Microsoft), no llegó a ser un ultimátum y no es vinculante, según informó Bloomberg, pero representa una escalada de los esfuerzos de Trump para limitar la difusión de la tecnología china que, según defiende poner en peligro la información privada de los estadounidenses y la seguridad nacional.

Pompeo también explicó que están trabajando para garantizar que los operadores de China que “no son de confianza” no estén conectados con las redes de telecomunicaciones de EE UU, algo que podría afectar a China Telecom y China Mobile. Igualmente dijo que trabajan para garantizar que China no pueda comprometer la información transportada por cables submarinos que conecten a su país con el resto del mundo.

Quieren garantizar que los operadores de China que “no son de confianza” no estén conectados con las redes de telecos de EE UU

El Gobierno de EE UU se ha quejado durante mucho tiempo de que el robo de propiedad intelectual chino le ha costado a su economía miles de millones de dólares en ingresos y miles de puestos de trabajo, además de amenazar su seguridad nacional. Por ello, Pompeo dijo que este plan busca proteger la información más sensible de los ciudadanos y la propiedad intelectual estadounidense, incluida la investigación de las vacunas contra el Covid-19, al impedir el acceso a sistemas basados en la nube administrados por empresas como Alibaba, Baidu y Tencent. Alibaba y Tencent tienen centros de datos en Virginia y Silicon Valley, según detalla la CNN.

Pompeo no proporcionó detalles sobre cómo piensan aplicar todas estas restricciones, qué autoridad tiene que hacerlo y si requerirán del apoyo de empresas privadas. Sí dijo que más de 30 países (no citó cuáles) apoyan la estrategia de EE UU y que “construir una fortaleza en torno a los datos de nuestros ciudadanos garantizará la seguridad de todas estas naciones”.

El plan, que llega también en pleno enfrentamiento entre EE UU y China por la gestión de la pandemia del coronavirus, es el programa más ambicioso y de mayor alcance presentado hasta la fecha por la Administración de Trump para frenar el avance de la tecnología china en su país. Y no parece que vaya a ayudar a suavizar la lucha que mantienen ambas potencias, EE UU y China.

Un caso de ‘Bullying’

En una entrevista con la agencia de noticias chinas Xinhua, el ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, dijo ayer que EE UU “no tiene derecho” a establecer ese programa de “Red limpia” y aseguró que las acciones emprendidas por Washington son “un caso de libro de bullying”, informó Reuters. “Cualquiera puede ver claramente que la intención de EE UU es proteger su posición de monopolio en tecnología y robar a otros países su derecho propio al desarrollo”, añadió el político chino.

Múltiples voces creen que tanto Bytedance (dueña de TikTok) como Huawei y el resto de empresas ahora citadas son víctimas de la guerra tecnológica que enfrenta a ambas potencias. “La medida de Trump amenaza con dividir internet, y esto es algo que el mundo debería evitar”, dijo a Bloomberg Zhao Ruiqi, subdirector de la Escuela de Marxismo de la Universidad de Comunicación de China en Pekín. “Los países deberían sentarse y discutir los límites de la seguridad nacional cuando se trata de la gobernaza de internet”, añadió.

Marcus Willett, ex subdirector del centro de escuchas británico GCHQ, perteneciente a los servicios secretos de Reino Unido, y hoy asesor sénior del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos en cibernética y otras tecnologías, aseguraba este julio a la BBC que “EE UU estaba alejando a las empresas chinas de la globalización y lanzándolas a los brazos del Partido Comunista Chino”.

En su opinión, la clave de esta campaña liderada por Washington es la competencia global por el control de la industria digital de alta tecnología. “Ambos países saben que para ser una superpotencia en el siglo XXI tienes que ser una superpotencia digital", pero el riesgo, advertía, es la división de internet, "aunque en algún momento, estratégicamente, las superpotencias y el resto del mundo se darán cuenta de que no es realista. Se darán cuenta de cuán enredada es la tecnología digital y cuán compleja es la cadena de suministro", porque los desarrollos tecnológicos de casi todas las empresas se apoyan en los de otras. Para Willett empujar hacia esa bifurcación no resultará una buena táctica.

Huawei lanza un plan para crear productos sin tecnología de EEUU

Huawei ha puesto en marcha un plan para desarrollar productos que no empleen tecnología estadounidense ante las crecientes sanciones a la que se enfrenta la compañía en EEUU, según el diario económico estatal chino Securities Times. La información recogida por la agencia Efe asegura que el programa puesto en marcha por la tecnológica china ha sido bautizado con el nombre de “Nanniwan”.

El actual mayor fabricante de móviles del mundo buscaría con ello ser autosuficiente frente a lo que considera ataques “injustos y arbitrarios” por parte de EE UU. El citado medio precisa que el proyecto se centrará principalmente en el hardware, con énfasis en portátiles, smart TV y productos de domótica. La intención es que esos productos no se vean afectados por las sanciones comerciales estadounidenses al no usar componentes de este país.

Las sanciones estadounidenses a Huawei han pasado por varias fases. Primero se prohibió a las empresas de EE UU comprar productos de la firma china. Después, se vetó la venta de hardware y software estadounidense a Huawei, lo que provocó que esta no pudiera incluir en sus móviles los servicios de Google. Y Más tarde el Gobierno de Trump prohibió vender a Huawei chips producidos en Estados Unidos y también aquellos fabricados en otros países pero que incluyeran estadounidense.

Como recuerda la citada agencia, el fundador y consejero delegado de Huawei, Ren Zhengfei, indicó a principios de este año que la compañía está pudiendo resistir a esos “ataques” debido a que han invertido “cientos de miles de millones” de yuanes en tener planes alternativos. Huawei, que ya lleva tiempo fabricando procesadores propios, lanzó recientemente Harmony OS, una alternativa a Android, y ha lanzado su propia tienda de aplicaciones, la AppGallery.

Normas
Entra en El País para participar