Política monetaria

El BCE baraja elevar la cuantía de sus compras antipandemia y ampliarlas hasta 2022

Dos consejeros del Banco Central abren la puerta a reforzar los estímulos

Christine Lagarde, presidenta del BCE.
Christine Lagarde, presidenta del BCE. AFP

El BCE tiene más munición si la situación económica se descontrola. La última píldora antipandemia data de su reunión celebrada el pasado 4 de junio. Amplió entonces el importe de su programa de compras para paliar los efectos del Covid-19 (PEPP) de 750.000 millones a 1,35 billones de euros y alargó su duración hasta junio de 2021, frente a diciembre de este año. Pero el Banco Central dejó entrever este miércoles que no hay ninguna prisa por abandonar los estímulos, según dos miembros de su Consejo de Gobierno, que abren la puerta a elevar la cuantía y a ampliar el horizonte de las compras hasta finales de 2022.

Yannis Stournaras aseguró que el destino del plan dependerá en gran medida de la perspectivas de inflación y adelantó que esta no alcanzará su objetivo al menos hasta el finales de 2022, según declaró en una entrevista concedida a Bloomberg. “Tenemos una estrategia de salida, y esta dependerá esencialmente de la inflación”, añadió Stournaras, gobernador del Banco de Grecia.

La tasa interanual de inflación en la zona euro se situó en junio en el 0,3%, a años luz del objetivo. Los precios deben subir menos del 2% pero situarse cerca de este porcentaje, según el organismo monetario. Para el conjunto de 2020, el BCE prevé además que se mantenga en ese escueta alza.

En la misma línea, el colega chipriota del gobernador griego, Constantinos Herodotou, declaró que eliminar los estímulos requiere una evidencia clara de que existe una estabilidad de mercado sostenida. Esa evaluación tendría que considerar el riesgo de nuevos brotes y la disponibilidad de una vacuna, asegura en declaraciones recogidas por Bloomberg.

Por supuesto, ambos consejeros del BCE dan por hecho que se empleará los 1,35 billones de euros con los que ya cuenta el PEPP. De momento, ha invertido 422.581 millones de euros, según los datos a cierre del pasado viernes. Varios expertos advierten de que habrá que esperar para ver si es necesaria una ampliación del importe y de la duración de las adquisiciones. La próxima reunión del BCE será el 10 de septiembre.

Christine Lagarde ya anticipó que se reinvertirá el dinero de los vencimientos de la deuda hasta que la institución considere que los efectos en la economía del virus están bajo control.

 

Normas
Entra en El País para participar