La debacle laboral se ceba con mujeres, jóvenes, catalanes, y temporales del sector servicios

Cataluña es la región más castigada por la destrucción de empleo registrada en el segundo trimestre del año, seguida de Andalucía y Madrid

Una trabajadora desinfecta la mesa de la terraza un local de hostelería.
Una trabajadora desinfecta la mesa de la terraza un local de hostelería.

La emergencia sanitaria, social y económica provocada por la pandemia del coronavirus ha arrasado más de un millón de puestos de trabajo en España durante el segundo trimestre de 2020, aquel que ha concentrado las medidas más duras de confinamiento y restricción de la actividad comercial decretadas durante el estado de alarma. Pese a ser generalizada, la debacle laboral se ha cebado con mujeres, jóvenes, temporales o empleados del sector servicios.

Así lo revelan los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que apunta a una reducción de 1.074.000 ocupados entre abril y junio, un 5,46% menos, hasta situarlos en los 18,6 millones.

Por sexos, 546.200 de los empleos destruidos han sido de mujeres y 527.800 de hombres, con una caída del 6,06% para ellas y del 4,95% para ellos, según han detallado desde el Ministerio de Economía.

“El impacto se ha concentrado en determinados colectivos”, ha subrayado la secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Ana de la Cueva, que además de subrayar el golpe para las mujeres ha puesto el acento en el golpe que ha supuesto para los jóvenes.

“La caída del empleo entre jóvenes menores de 24 años es del 20%, suponiendo estos el 4% de la ocupación total, mientras que los trabajadores de 25 a 59 años, que son el 88% de los ocupados, solo sufren una caída del 4,9%”, ha ilustrado.

Por jornada de trabajo, a su vez, De la Cuerva ha destacado que la caída del empleo a tiempo parcial es del 34%, mientras que en aquellas personas con jornada completa el retroceso en puestos de trabajo es del 13%.

En cuanto al tipo de contrato, de entre los 1,03 millones de asalariados que han perdido su empleo, 361.400 tenían una relación laboral indefinida con su empresa mientras que 671.900 estaban sujetos a un contrato temporal.

En el caso de los sectores más castigados, el principal retroceso se da en el área de servicios, donde se pierden 816.900 empleos, frente a los 127.000 de la industria, los 108.700 de la construcción o los 21.400 de la agricultura.

Por regiones, el descenso de la ocupación es generalizado, con la excepción de Baleares, donde crece en 9.200 personas, mientras que la mayor destrucción de empleo se concentra en Cataluña, con 223.700 puestos de trabajo menos; Andalucía, donde caen en 198.100; y Madrid, con 184.400 trabajadores menos.

“Los datos de la EPA de hoy revelan que el mercado de trabajo ha sufrido el impacto de la crisis”, ha concluido la secretaria de Estado de Economía, agregando que como ya pasó tras la crisis financiera, “la caída de la ocupación sigue concentrándose en trabajadores con contrato temporal” y especialmente, en este caso en el sector servicios, dada su especial fragilidad ante el impacto del Covid o las medidas de prevención puestas en marcha.

Normas
Entra en El País para participar