Empresas y familias arman un colchón de liquidez récord frente a la crisis

Los depósitos de hogares y compañías alcanzan máximos históricos a cierre de junio, con 80.000 millones de euros adicionales desde que arrancó el estado de alarma

Empresas y familias arman un colchón de liquidez récord frente a la crisis pulsa en la foto

La crisis desatada por la pandemia del coronavirus y las estrictas medidas de confinamiento y restricción comercial decretadas para evitar su propagación han llevado a empresas y familias a autoimponerse una severa prudencia financiera a fin de contar con reservas de liquidez suficientes para afrontar la recesión. Así lo indican los datos de cierre del mes de junio publicados ayer por el Banco de España que indican que hogares y compañías han elevado sus depósitos bancarios a máximos históricos.

El volumen total de depósitos de residentes y no residentes guardados en las cuentas de la banca ascendió a 1,54 billones de euros al cierre del primer semestre, lo que supone 98.000 millones más que en el mes de febrero (un 6,8% más), justo antes de la puesta en marcha el estado de alarma.

La cifra, sin embargo, no bate el récord de 1,74 billones alcanzado en junio de 2011 como consecuencia de la crisis financiera. Pese a ello, el ritmo de incremento es inédito en tan corto plazo de tiempo y supera todas las cotas anteriores en el caso de empresas y familias.

Así, de una parte, las compañías no financieras elevaron el monto de sus depósitos hasta un total de 292.851 millones de euros a cierre de junio, 41.000 millones más que en febrero, desde donde la cuantía se eleva un 16%.

El alza interanual es del 12,7% y el avance mensual del 2%, sumando 5.700 millones más que en mayo y alcanzando la cifra acumulada más alta de toda la serie que recoge el supervisor financiero, y que arranca en diciembre de 1989.

Las familias y las instituciones sin ánimo de lucro, por su parte, sumaron un total de 891.624 millones de euros en depósitos, un incremento del 4.6% desde febrero que eleva el monto en 39.700 millones y arroja también un saldo histórico.

Frente a los niveles de mayo, el avance es del 1%, en unos 9.500 millones de euros. Tomando solo los datos específicamente correspondientes a los hogares, la variación desde febrero ha sido del 5%, sumando 41.000 millones, hasta superar los 875.300 millones.

Semejantes magnitudes dan cuenta de la apuesta de las familias por el ahorro y de las empresas por la liquidez en medio de la caída más vertical registrada en el PIB español en tiempos de paz. Si bien durante los meses de confinamiento y cierre comercial las posibilidades de gastos se redujeron con fuerza, las cifras suponen que tampoco la desescalada y el inicio de la llamada nueva normalidad han redirigido al consumo la liquidez acumulada.

Normas
Entra en El País para participar