Coronavirus

El Covid-19 amplía la brecha de género en el mercado laboral, según un estudio

ClosinGap presenta a las mujeres como palanca para la recuperación durante la crisis por su mayor implicación en cambios sociales que modernizan la economía

Un establecimiento de hostelería en Gran Canaria.
Un establecimiento de hostelería en Gran Canaria.

La irrupción de la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19 ha provocado cambios en los comportamientos de la sociedad española que abarcan la esfera privada y familiar, en términos económicos, sociales y laborales. El impacto en el empleo ha sido muy significativo en toda España, pero se acrecienta todavía más en el caso de las mujeres por su mayor presencia en los sectores más afectados por la pandemia.

Así lo desprende un estudio de ClosinGap, un clúster centrado en analizar el coste de la desigualdad de género formado por grandes compañías de distintos sectores: Merck, Mapfre, Repsol, Vodafone, Meliá Hotels International, Mahou San Miguel-Solán de Cabras, BMW Group, L’Oréal, PwC, Bankia, Grupo Social ONCE y KREAB.

El informe destaca que en este momento de crisis económica, las mujeres tienen más probabilidades de perder su empleo que los hombres, ya que las ellas están más vinculadas a empleos directamente afectados por el confinamiento o las restricciones a la movilidad. De hecho, si en recesiones anteriores los sectores más afectados fueron la industria manufacturera y la construcción, básicamente dominado por los hombres, la actual ha afectado fundamentalmente a sectores donde la mano de obra femenina es mayoritaria, como la hostelería, el comercio y el servicio doméstico.

Tomando como referencia los datos de la EPA del II trimestre de 2019 recogidos por ClosinGap, se extrae que cerca del 25% de los trabajadores se han visto afectados directamente por el confinamiento, con una importante brecha de género relacionada: más del 29% de las mujeres trabajan en sectores obligados a hacer cuarentena, comparado con el 21% de los hombres. Así, la presencia femenina en el comercio es del 23% frente al 15% masculina; en la hostelería, del 36% frente al 35%, y en los servicios domésticos del 20% frente al 3%, según los datos recogidos en el documento.

Esto se suma a las consecuencias que el teletrabajo tiene en este colectivo, puesto que multiplica las responsabilidades de las mujeres en el hogar y dificulta la conciliación de su vida profesional y familiar. El estudio asegura que las responsabilidades familiares siguen repartiéndose de manera desigual entre hombres y mujeres, algo que deteriora sus oportunidades laborales.

Frente a todo ello, ClosinGap advierte de que la pérdida de talento femenino, en términos de coste de oportunidad, está restando a la economía española un potencial medible en su relación con el PIB nacional. Destaca en base a otros análisis, que si se cerrasen tanto la brecha en la tasa de empleo como la brecha en la tasa de parcialidad, el PIB español podría incrementarse en 201.913 millones de euros, lo que se traduciría en un incremento del 16,8% del PIB del año 2018. Este incremento potencial de la producción vendría impulsado por una creación de empleo de 2,3 millones de mujeres y por el traspaso de las que actualmente trabajan a tiempo parcial a tiempo completo, y para ello sería necesario impulsar medidas que facilitarán la conciliación laboral.

Las mujeres como palanca de recuperación

El clúster empresarial destaca que una de las cuestiones que se han puesto de manifiesto durante esta etapa es la capacidad de liderazgo femenino. Las respuestas ante la pandemia del nuevo coronavirus varían según cada país, pero hay algo que tienen en común algunas de las naciones con menor número de contagios: están lideradas por mujeres.

La directora del Comité Ejecutivo de ClosinGap y presidenta de Asebio, Ana Polanco, recuerda que en los países gobernados por mujeres “destaca la eficacia en la gestión de la crisis: la rapidez en la toma de decisiones, la claridad y transparencia en las explicaciones, el uso de tecnologías y la empatía en la comunicación. Además, a nivel nacional, más de la mitad de los proyectos del CSIC sobre COVID-19 los lideran mujeres”.

A ello, se suma que la mujer tiene liderazgo en el proceso de cambio social en ámbitos como la movilidad, el turismo, la digitalización o la sostenibilidad. De hecho, estudio desprende que las mujeres están liderando la transformación de la movilidad urbana hacia una movilidad compartida, autónoma, digital y conectada; y que por ello generan un 9% menos de emisiones de CO2 al día que los hombres en sus desplazamientos cotidianos.

Además, el informe asegura que están más concienciadas en la transformación hacia un modelo de consumo más responsable, con la reducción en mayor medida del uso de plásticos o frente al desperdicio de alimentos, lo que en su conjunto les hace líderes del cambio y modernización del sistema social y económico del país.

Normas
Entra en El País para participar