En plena ofensiva contra Huawei

Bruselas urge a los Estados de la UE a diversificar sus proveedores para sus redes 5G

Algunos funcionarios aseguran que Ericsson y Nokia pueden proporcionar lo que se necesita no solo para Europa sino también para gran parte del mundo, informa Reuters

La comisaria Margrethe Vestager.
La comisaria Margrethe Vestager.
Madrid / Bruselas

La Comisión Europea ha pedido a los países de la UE que tomen medidas urgentes para diversificar sus proveedores de tecnología 5G. Quieren evitar, dicen, la dependencia de "proveedores de alto riesgo" en las redes 5G, por lo que piden una investigación exhaustiva de la cadena de suministro de cada operador. La Comisión publicó hoy un informe sobre el progreso de los Estados miembros a la hora de aplicar sus recomendaciones y reforzar las medidas de seguridad de esa infraestructura.

Aunque Bruselas no cita nombres de empresas, el aviso llega menos de dos semanas después de que el Reino Unido prohibiera a los operadores el uso de equipos 5G de Huawei, de que Francia esté adoptando una prohibición de facto sobre la empresa china y en plena campaña de EE UU para alentar a otros Estados a seguir su ejemplo de veto a esta compañía.

En el informe entregado a los distintos países miembro este viernes, Bruselas les avisa de que aún tienen "mucho trabajo por delante" para reforzar la seguridad en el desarrollo de las redes 5G, a pesar de ciertos avances, por lo que les ha animado a intercambiar más información sobre los riesgos, mejores prácticas y soluciones en esta área.

El Ejecutivo comunitario insiste en reforzar la seguridad de una tecnología que ya es "estratégica" para el desarrollo de sectores clave de la UE, como el transporte, la salud, la energía o la banca, por lo que apela a la "responsabilidad común" para garantizar que son redes seguras y subraya la necesidad de hacerlo de manera coordinada a partir de las recomendaciones de sus servicios.

La vicepresidenta comunitaria responsable de Agenda Digitial, Margrethe Vestager, ha apuntado avances en todos los Estados miembro pero también ha avisado de que el informe publicado por Bruselas este viernes para medir los resultados de la coordinación evidencia que "queda mucho trabajo por delante".

En noviembre de 2019, la UE ya acordó tomar una línea dura con los proveedores de 5G para reducir los riesgos de ciberseguridad en las redes móviles de próxima generación. La estrategia incluyó la reducción de la dependencia de un proveedor. Este viernes, el Ejecutivo comunitario volvió a reiterar que "se necesita urgentemente mitigar el riesgo de dependencia de proveedores de alto riesgo, con miras también a reducir la dependencia de la UE". En este mercado, Huawei compite fundamentalmente con la finlandesa Nokia y la sueca Ericsson.

"Con el despliegue de la red 5G en la UE, y nuestras economías cada vez más dependientes de la infraestructura digital, como ha demostrado la crisis del coronavirus, es más importante que nunca garantizar un alto nivel de seguridad", ha añadido, por su parte, el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton.

El análisis de los expertos europeos avisa, por ejemplo, de problemas a la hora de diseñar estrategias adecuadas basadas en múltiples proveedores para los operadores de redes móviles o a nivel nacional debido a dificultades técnicas u operativas, como por ejemplo por falta de interoperabilidad.

También insta a los países de la UE que no lo hayan hecho ya a contar con un mecanismo de control nacional de las inversiones extranjeras directas, pensando en la evolución de las inversiones que pueda afectar a la cadena de valor de la 5G, teniendo en cuenta los objetivos del conjunto de instrumentos.

Entre las medidas pedidas por el Ejecutivo comunitario y que el informe apunta que se están materializando en los países está el refuerzo de las competencias de las autoridades para regular la seguridad del 5G y, como ya ocurre en algunos Estados miembro, restringir la participación de los proveedores en función de su perfil de riesgo, según el informe de Bruselas que no menciona directamente al gigante tecnológico chino Huawei.

Bruselas recuerda que el despliegue seguro de las redes 5G está en manos fundamentalmente de los agentes del mercado pero que los Estados miembros son responsables de la seguridad nacional, por ello recalca que el trabajo coordinado para la puesta en marcha de medidas de seguridad es fundamental para asegurar que empresas y europeos pueden utilizar estas redes sin correr riesgos.

Muchos Estados miembro no han concluido aún el trabajo de evaluación, aunque Bruselas valora los esfuerzos para "revisar y reforzar" las medidas de seguridad para las redes 5G porque lo interpretar como prueba de la voluntad de coordinarse.

¿Guerra geopolítica?

Mientras Bruselas urge a reducir la dependencia de ciertos proveedores, EE UU insiste en que Huawei es un riesgo para la seguridad porque podría utilizar sus equipos para ayudar al Gobierno chino en el ciberespionaje. Una acusación de la que no se han presentado evidencias y que ha rechazado sistemáticamente la compañía.

Numerosos analistas aseguran que lo que hay sobre la mesa es una "guerra geopolítica" y algunas operadoras ya han alertado de que prescindir de Huawei incrementará los costes y provocará retrasos en el despliegue de las redes 5G. Sin embargo, funcionarios de la UE han asegurado hoy que eliminar gradualmente a los proveedores de alto riesgo no descarrilará el despliegue del 5G y que Ericsson y Nokia podrán hacer frente a la demanda.

"Si nos fijamos en la situación mundial, Nokia y Ericsson tienen una gran parte del mercado en términos de contratos firmados en el despliegue del 5G. Los dos combinados tienen más del 50%. Creo que ambos proveedores europeos pueden proporcionar lo que se necesita no solo para Europa sino también para gran parte del mundo", dijo a Reuters uno de los funcionarios.

Normas
Entra en El País para participar