Telepizza: hacer lo de siempre, pero mejor que nunca

El secreto es la confianza creada en los hogares españoles por la marca durante años

Telepizza
Un repartidor de Telepizza entrega un pedido.

Hay pocas marcas que son fácilmente reconocidas por la mayoría de los españoles. Pero Telepizza es una de ellas. Ese valor, creado durante años, ha sido el punto de partida desde el que la empresa ha trabajado en dos frentes para salir adelante durante la crisis del coronavirus. Uno se ha basado en la confianza que despierta en los hogares españoles, que han abierto sus puertas a los repartidores de la compañía sin ningún temor. El segundo ha consistido en aprovechar esa fortaleza para ayudar a la sociedad en estos momentos tan difíciles.

Manuel Loring, CEO del grupo Telepizza en Europa, Oriente Medio y Asia, resume la suma de lo realizado con estas palabras: “Durante la crisis hemos hecho lo de siempre, de una manera en la que nunca lo habíamos hecho”.

Abrir durante toda la alarma les permitió mantener casi todo el empleo

Y comenzaron manteniendo en todo momento lo que mejor saben hacer, enviar comida a domicilio. Aunque lo hicieron con importantes cambios fruto de la nueva situación: establecieron, según fuentes de la empresa, un “protocolo pionero de entrega cero contacto” para garantizar la seguridad de clientes y empleados, “reforzaron las medidas de higiene y seguridad” en sus establecimientos y en su fábrica de producción de masa y “pusieron en marcha el teletrabajo”.

El resultado fue doblemente beneficioso. Para los clientes, que siguieron recibiendo este servicio durante el confinamiento. Y para los empleados. Seguir abiertos ha permitido mantener el empleo de la casi totalidad de la plantilla del grupo en España, más de 18.000 personas. Según la compañía, tan solo un 8% de los trabajadores tuvieron que acogerse a un ERTE a partir de abril. “Para nosotros ha sido fundamental ayudar en lo que hemos podido a paliar las consecuencias sociales de la crisis con los recursos que tenemos”, asegura Loring.

Manuel Loring, CEO del grupo Telepizza en Europa, Oriente Medio y Asia.
Manuel Loring, CEO del grupo Telepizza en Europa, Oriente Medio y Asia.

Ahora, con la vuelta a la nueva normalidad, Telepizza ha recuperado todos sus servicios, incluyendo el de los restaurantes, aunque sigue habiendo cero contacto y amplias medidas de seguridad para clientes y empleados.

Y para el futuro, en un sector como el de la restauración, y en unas circunstancias tan complejas como las que vivimos en estos momentos, Telepizza apuesta por un claro apoyo en forma de ayudas para fomentar la creación de empleo, sobre todo juvenil, y la inversión en la reestructuración del negocio. El paro y la falta de liquidez son los dos principales problemas que identifica la firma. Por esta razón concluyen que es esencial contar con herramientas como flexibilizar el acceso a créditos, aplazamientos fiscales y ayudas.

Ayuda para los que más han luchado

Sanitarios, cuerpos de seguridad, trabajadores de supermercados y de comedores sociales de toda España han recibido la donación de 20.000 pizzas durante la crisis. Una acción social que ha llegado a más de 100 hospitales y 60 albergues y comedores. También se han entregado mascarillas y libros de texto a niños en riesgo de exclusión social.

En más de 20 proyectos con municipios, comunidades autónomas y movimientos ciudadanos ha participado también Telepizza para llevar material sanitario o atender a colectivos vulnerables. #VamosAGanarZaragoza, Cantabria Respira o No estáis solos, con el consistorio de Teruel, son algunas de estas iniciativas.

Con Cruz Roja ha colaborado para entregar pizzas semanalmente a personas vulnerables en comedores sociales de todo el país. Un acuerdo que la empresa va a mantener después de la crisis.

Normas
Entra en El País para participar