Nissan ofrece retrasar el cierre en Barcelona a junio de 2021

La compañía pide a cambio que los empleados abandonen la huelga general que iniciaron en mayo y vuelvan a la producción tras la parada técnica de verano

Entrada de la planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona.
Entrada de la planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona. EFE

La dirección de Nissan Motor Ibérica ha trasladado este martes a los representantes de los trabajadores la posibilidad de retrasar el cierre de las plantas barcelonesas de diciembre de este año a junio de 2021, a cambio de que abandonen la huelga general que iniciaron en mayo.

El encargado de pilotar el cierre del fabricante japonés en Barcelona y vicepresidente ejecutivo de Nissan en Rusia, Frank Torres, se lo ha comunicado a los empleados en la tercera reunión de mediación convocada por la Generalitat de Cataluña, según han informado fuentes sindicales a CincoDías y ha adelantado La Tribuna de Automoción.

Tras la reunión, Torres ha explicado, en rueda de prensa virtual, que Nissan ha planteado la posibilidad de alargar el cierre hasta junio del año que viene con el compromiso de no realizar "despidos traumáticos" hasta el 30 de diciembre de este ejercicio.

No obstante, dicha opción está condicionada a alcanzar un acuerdo para el cierre de las instalaciones de la compañía en la Ciudad Condal antes de que termine julio, así como a que se reinicie la producción tras la parada técnica de verano para cumplir con los pedidos del Mercedes-Benz Clase X que la marca asiática tiene comprometidos con Daimler y seguir ensamblando, en función de la demanda, los modelos Nissan Navara, Renault Alaskan y la variante eléctrica de la NV200.

Según Torres, este margen de tiempo servirá para estudiar opciones de reindustrialización de las factorías en caso de que llegue alguna oferta. Ha insistido en que empresa y sindicatos necesitan llegar a un acuerdo antes de que finalice el periodo de consultas dentro de nueve días. 

"Es importante que podamos ser capaces de negociar y pactar tiempo para ver si existen alternativa. Para poder captar interés de terceras partes en reindustrialización o compras de activos de Nissan, que a día de hoy no existe, es muy importante reiniciar la producción para ser más atractivos", ha argumentado.

Nissan Motor Ibérica constituyó "formalmente" la mesa de negociación el 30 de junio y la cifra total de despidos es de 2.525 personas, después de que la multinacional decidiese mantener el centro de recambios de El Prat, donde trabajan unas 110 personas, y se abriera a dejar fuera del expediente a otras 400 personas: 300 del centro de I+D y 100 del área de compras.

"La empresa está dispuesta a hablar de todo dentro del periodo de consultas. No obstante, en caso de que dichos avances no se produzcan, la compañía tendrá que seguir con el calendario de acuerdo con el proceso legal en curso. La empresa no va a retirar el ERE", ha aseverado Torres.

No obstante, la compañía se ha abierto a alargar "unos días" el periodo de consultas, pero siempre y cuando los sindicatos muestren disposición a alcanzar un acuerdo dentro de este "marco legal". "Si es necesario, trabajaremos, desde hoy y hasta el día 30, 24 horas todos los días", ha apuntado Torres.

El directivo ha reiterado que la continuidad de las factorías de la Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca es "inviable" y que la empresa no ha recibido ninguna oferta para que puedan seguir activas. "Durante la fase de estudio se contemplaron distintas opciones y no había ninguna que fuese viable. No hay oferta concreta y robusta", ha resaltado.

Por su parte, los sindicatos defienden que con el ERE "no se puede negociar todo lo que hay encima de la mesa". Piden así alternativas para mantener a la plantilla. En la anterior reunión, la compañía detalló a los sindicatos el informe que incluye la justificación técnica del cierre de las factorías de la Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca. Los sindicatos volvieron a pedir que se retire el ERE para despedir a 2.525 trabajadores.

Según la propia empresa, los técnicos que han elaborado el informe expusieron que la situación financiera de pérdidas en la que se encuentra Nissan a nivel global ha llevado a la compañía a optar por medidas de optimización, entre las cuales se encuentra el cierre de instalaciones para volver a la rentabilidad.

Alternativa para los proveedores

Nissan Motor Ibérica también creará un grupo de trabajadores con proveedores con el fin de buscar alternativas de carga de trabajado adiconal. "La menor manera de ayudarles a corto plazo es poder alargar la fecha de cierre y reiniciar la producción, para que así puedan iniciar su actividad y tiempo de valorar alternativas", ha subrayado Torres.

Además, pondrá otro en marcha junto con las administraciones públicas para asegurar las operaciones del Centro Técnico Nissan Europa en Barcelona y la actividad relacionada con compras. La próxima reunión será este jueves.

 

Normas
Entra en El País para participar