El Gobierno y la Generalitat presionan a Nissan para que abra nuevos espacios de diálogo

Los trabajadores trasladan sus protestas a Madrid este miércoles

Los trabajadores de Nissan en Barcelona protestan por las calles de Santander, la semana pasada.
Los trabajadores de Nissan en Barcelona protestan por las calles de Santander, la semana pasada. EFE

El Gobierno y la Generalitat han reclamado a Nissan que abra nuevos espacios de diálogo "para el futuro industrial y laboral en Cataluña", tras reunirse con representantes de los trabajadores este lunes en Barcelona.

Ambos Ejecutivos han subrayado en un comunicado que el encuentro ha sido una muestra más de la "unidad de acción" para dar respuesta a la decisión de cierre de las plantas de la multinacional japonesa en Barcelona.

En concreto, han pedido a la automovilística que abra espacios de diálogo "más allá del periodo de consultas establecido y con el objetivo de que puedan construir escenarios de futuro a nivel laboral e industrial".

El Gobierno y la Generalitat se han comprometido a seguir trabajando con los sindicatos en el futuro industrial de la planta de la Zona Franca de Barcelona, sea en el marco de Nissan o de futuros proyectos industriales que garanticen los puestos de trabajo directos, así como los indirectos vinculados a los proveedores.

En la reunión, por parte del Gobierno, han participado el secretario general de Industria y Pyme, Raül Blanco; la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, y el subdelegado del Gobierno en Barcelona, Carlos Prieto.

De la Generalitat, han asistido la directora general de Industria, Matilde Villarroya, y el subdirector general de Inversión Industrial, Jordi Carbonell. También han estado presentes miembros de los sindicatos CC OO, UGT y CGT, como representantes de los trabajadores.

Por su parte, los comités de empresa de Nissan han reclamado abrir una mesa tripartita "sin límites en la negociación" entre gobiernos, empresas y sindicatos para asegurar la continuidad de las plantas en Cataluña.

Trabajadores de las plantas barcelonesas se manifestarán en Madrid este miércoles para reclamar un futuro para las instalaciones. La protesta partirá de la plaza Carlos V a las 11.00 horas, hasta llegar al Congreso de los Diputados, donde los empleados trasladarán a los políticos y al Gobierno la situación en la que queda la plantilla de los centros de Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca, según ha informado UGT-Fica.

El sindicato denuncia que el cierre de las factorías es una situación "buscada y premeditada" por parte de la dirección de la empresa, tanto de Japón como de Europa. "En estos últimos años la multinacional ha ido eliminando y deslocalizando poco a poco vehículos y ha evitado de manera sistemática que la planta de Zona Franca obtuviese la adquisición de vehículos nuevos, provocando que el nivel productivo fuese cada vez menor", critica.

De este modo, lamenta las "mentiras" y las "promesas incumplidas" de Nissan. La empresa se comprometió a realizar una inversión de 70 millones de euros en una planta de pintura hace apenas un año.

"Otro ejemplo es la serie de promesas realizadas por el que fuera director general de Nissan España en su día y hoy ejecutor del cierre, Frank Torres, no solo a los trabajadores de Nissan, sino también a la Generalitat y al Gobierno central, entre los que encuentran la creación de más de 1.000 puestos de trabajo en las plantas catalanas, que no se ha cumplido", subraya UGT.

Por todo ello, UGT-Fica va a exigir al Ejecutivo de Pedro Sánchez que se involucre de manera "contundente" en el conflicto de Nissan, paralizando el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) y eliminando la fecha de diciembre de este año como para el cierre.

"Se ha demostrado históricamente que las plantas de Nissan son competitivas siempre que se otorga vehículos para su fabricación, como ha ocurrido en otros años y con muy poca inversión en las líneas productivas", insiste la organización sindical.

Los sindicatos de las plantas y la compañía vuelven a reunirse mañana bajo la mediación de la Generalitat de Cataluña. La semana pasada los trabajadores exigieron a la empresa que retire el ERE para negociar “sin presión”, pero la empresa, aunque se mostró abierta al diálogo, se negó. Nissan Motor Ibérica está dispuesta a alargar los plazos del periodo de consultas, aunque “siempre bajo el paraguas del ERE”.

En concreto, la cifra total de despidos es de 2.525 personas, después de que la multinacional decidiese mantener el centro de recambios de El Prat, donde trabajan unas 110 personas, y se abriera a dejar fuera del expediente a otras 400 personas: 300 del centro de I+D y 100 del área de compras.

Normas
Entra en El País para participar