Ibercaja, el pódcast de los expertos en finanzas

El 97% de sus oficinas han estado abiertas durante el estado de alarma y ha reforzado sus servicios y la cercanía con el cliente

Ibercaja
La sede de Ibercaja, en Zaragoza.

El golpe de la pandemia ha sido muy duro, pero no ha podido con el sector bancario, cuyos servicios –considerados esenciales– nunca se han interrumpido. Ibercaja no ha sido una excepción. En el vendaval provocado por el coronavirus, la entidad que preside José Luis Aguirre no solo no ha realizado ningún ERTE (expediente de regulación temporal de empleo) y ha mantenido abierto el 97% de sus oficinas, sino que ha reaccionado reforzando el apoyo que proporciona a sus clientes.

Con el 80% de la plantilla de sus servicios centrales –unas 680 personas– trabajando en remoto, Ibercaja puso en marcha dos de las medidas aprobadas por el Gobierno para hacer frente a la crisis.

Por un lado, se adhirió a la línea especial de financiación para autónomos, pymes y empresas con el aval del Estado y gestionada por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), y, por otro, puso a disposición de los clientes en situación de vulnerabilidad económica la posibilidad de acogerse a la moratoria del pago de hipotecas y otros préstamos durante tres meses.

Entre muchas otras iniciativas, los usuarios con seguros de vida pudieron aplicar el fraccionamiento del recibo anual sin coste alguno. Desde marzo, además, la entidad anticipa de forma gratuita y automática la pensión domiciliada de sus clientes, así como la prestación por desempleo domiciliada y el adelanto del primer abono de las nuevas prestaciones por paro y ERTE.

Los profesionales del banco aconsejan en materias como fiscalidad y mercados

Ibercaja asesora también a los partícipes de planes de pensiones, que tienen ahora la opción de rescatar parte de estos ahorros durante seis meses.

Para facilitar los desplazamientos y dar mayor seguridad a los clientes, el banco eliminó las comisiones por sacar dinero a débito en cualquier cajero ajeno, lo que les permite disponer de efectivo sin tener que trasladarse a mayores distancias, y amplió el límite del pago contactless en comercios de 20 a 50 euros.

Asimismo, lanzó unos servicios adicionales, con el objetivo de difundir los contenidos que los expertos del banco elaboran sobre temas de actualidad. Por ello, los profesionales de Ibercaja expertos en las materias de mayor interés en tiempos de crisis, como fiscalidad o mercados, participan en encuentros y realizan pódcast, así como los analistas del grupo financiero de la entidad ofrecen informes sobre la gestión de los fondos de inversión o los planes de pensiones en esta coyuntura.

A través de Ibercaja Próxima, además, la entidad proporciona a sus clientes “atención y gestión personalizada y especializada de forma no presencial, pero con la misma relación de cercanía, confianza, eficacia, privacidad y seguridad que en las oficinas físicas”, subrayan desde el banco.

Adicionalmente, ha reforzado el servicio de banca telefónica Ibercaja Connect con la atención de empleados de oficinas, para cubrir la creciente demanda sobre aspectos comerciales y operativos, y consejos para facilitar la toma de decisiones.

Ibercaja engloba todas las medidas desplegadas para sus clientes y la sociedad en la campaña Vamos es ir siempre juntos. En este marco, destaca el lanzamiento de una decidida acción de apoyo al comercio, cuyo objetivo primario es ayudar a los operadores de este sector, tan golpeado por la crisis, a sobrevivir y adaptarse a la nueva realidad que se atisba en esta fase. “En esta vuelta a la normalidad queremos ser útiles para el pequeño comercio”, aseguran fuentes de la entidad.

Ayuda para los más vulnerables

• En el auge de la pandemia, Ibercaja puso en marcha la plataforma Vamos en 10 ciudades, provincias y comunidades autónomas, con el fin de recolectar donaciones para las personas más vulnerables.

• Las aportaciones se distribuyen a través de organizaciones que ayudan en la realización de compras, el suministro de alimentación, el apoyo psicológico y la atención asistencial, entre otros ámbitos.

• También, desde el inicio de la crisis, los gestores comerciales de Ibercaja han estado contactando telefónicamente con sus clientes para interesarse por su estado de salud y se han puesto a su disposición para atender todas sus consultas y ayudarles a realizar cualquier gestión.

La tienda del barrio, el lugar al que volver

Ibercaja
El lema de la campaña, en una bolsa de la compra.

El parón de parte de la actividad económica y el confinamiento durante la pandemia ha sido especialmente difícil de asumir por el comercio minorista. Aun así, muchas tiendas han tomado la iniciativa y han estado entregando las compras a domicilio, de forma desinteresada. 

Desde Ibercaja interpretan este gesto como un compromiso hacia la salud de los clientes y han decidido lanzar un plan de apoyo a este sector bajo el lema: “Si nuestros comercios nos echan de menos, vamos”.

El primer paso ha sido analizar sus necesidades en la fase de desescalada. Volver a vender significa ahora afrontar cambios en la tienda para cumplir medidas higiénicas y sanitarias, minimizar las barreras psicológicas del consumidor, optimizar las estrategias de marketing, facilitar el acceso a nuevos canales de negocio y optimizar costes.

En este sentido, por un lado, Ibercaja pone a disposición de los comerciantes herramientas como financiación, soluciones tecnológicas y formación a través de webinarios, que les permitan llegar mejor a sus clientes, aplicar todas las medidas de salud y seguridad necesarias y reiniciar de nuevo su actividad de la manera más rápida posible.

Por el otro lado, la entidad sensibiliza a los usuarios sobre la importancia de este tejido productivo y se propone facilitar su capacidad de compra, flexibilizar sus formas y plazos de pago y activar tráfico hacia las tiendas.

De esta manera, el banco zaragozano pone en valor aspectos vinculados al comercio minorista muy apreciados por el público, como la proximidad al domicilio, la relación de confianza, la atención personalizada y el apoyo a la producción de bienes locales y el consumo sostenible.

Normas
Entra en El País para participar