Las ‘startups’ españolas facturaron un 196% más en 2019

El mercado de las empresas emergentes es más maduro y se ha profesionalizado

Las ‘startups’ españolas facturaron un 196% más en 2019
GETTY IMAGES

Las startups portuguesas y españolas pegaron un buen estirón en 2019. Tres de cada cinco crecieron a doble dígito, con un incremento medio de la facturación anual del 196%. Asimismo, estas empresas generan 7.000 puestos de trabajo. Es lo que se desprenden del primer estudio del Observatorio DayOne de startups en Iberia, promovido por CaixaBank y presentado este martes.

El informe, que ha contado con la colaboración de IESE Business School, busca analizar el perfil de la nueva generación de startups a partir de los datos de las 993 empresas que han participado en la edición 2020 de los Premios EmprendedorXXI. Así, los datos ilustran que este segmento está madurando en España. Un ejemplo de ello es la distribución territorial de estas compañías, que no solo se encuentran en la capital. “Es verdad que las grandes ciudades tiene una mayor concentración, pero hay una buena representación de ellas en toda la geografía ibérica”, celebró la profesora de emprendimiento de IESE María Julia Prats, durante la presentación del mencionado documento.

La Comunidad de Madrid es la región española que cuenta con un porcentaje mayor de estas empresas emergentes (20%), seguida de Cataluña, donde se encuentran el 19% de las mismas, y la Comunidad Valenciana, que registra el 9%. También destacan Andalucía (8%), País Vasco (6%) y Galicia (4%). Por su parte, Portugal concentra el 14% del emprendimiento que se produce en Iberia, el 8% en el norte y el centro y el 6% restante en Lisboa, el sur y las islas. Un mapa que refleja la riqueza del ecosistema de agentes emprendedores y la diversidad territorial, que va más allá de las grandes ciudades, comentó Prats.

Sin embargo, sí que es cierto que el hub Madrid-Barcelona concentra las mayores redes de apoyo. Las empresas que se encuentran en esta localización son las que más capital propio invierten y tienen los volúmenes más altos de financiación de business angels y de venture capital, donde casi doblan al resto de Iberia. De hecho, el hub concentra el 57% de las top 100. En la otra cara de la moneda, son el resto de territorios los que reciben la mayor cantidad de subvenciones. Además de Madrid y Barcelona, que reciben un 22% menos de ayudas que el resto de regiones, también son una excepción el País Vasco y la Comunidad Valenciana, con un 37% menos de ayudas.

Las fronteras españolas, no obstante, no son un límite para la mayoría de ellas, pues prácticamente todas (93%) quieren crecer internacionalmente. Van por el buen camino: el 49% de ellas tiene ventas internacionales. Un porcentaje notablemente superior al de 2018, cuando las startups que vendían en el extranjero eran el 37%, además, esta cifra llega al 67% en el caso de las compañías que se encuentran en el top 100. El 56% de las que comercializan sus productos en el mercado internacional lo hace online y solo el 40% están dirigidas al mercado europeo. En la edición anterior, el 63% de ellas estaba enfocada a las ventas en el continente, lo que ilustra una mayor diversificación geográfica con el paso del tiempo.

Los equipos que integran estas empresas también se han profesionalizado en los últimos años. El 34% de los fundadores tiene un grado universitario, el 44% tiene además un máster y el 8%, un doctorado. En concreto, el 55% de los que cuentan con un doctorado emplean tecnologías relacionadas la Industria 4.0, ciencias de la vida o el ámbito de la salud. “Hay que romper el mito que se tiene sobre el emprendedor que no ha estudiado nada y se hace rico. Se necesita gente formada para hacer las cosas bien”, apuntó Prats. Sin embargo, la profesionalización de la industria no se limita a la formación académica, sino también a la experiencia. Así, según el estudio, el 44% tiene más de 10 años de experiencia en el sector y el 27% ha lanzado cuatro o más startups previamente. En Madrid solo un 30% de las personas que emprenden lo hacen por primera vez, frente al 50% de Cataluña.

La colaboración está cada vez más valorada en el mundo empresarial y estos proyectos no solo no son ajenos a ello sin que lideran la tendencia. El 81% de ellas considera conseguir alianzas como la principal palanca de crecimiento, seguida de la internacionalización (75%) y el aumento del servicio (68%). Además, solo el 22% de los equipos cuenta con un único fundador y la mayoría de ellas (65%) tiene entre uno y cinco empleados. Como contrapartida, el informe critica la falta de diversidad en los equipos, a pesar de que, poco a poco, se esté corrigiendo. Solo el 27% de las personas que emprenden son mujeres y el 50,4% de las startups no tiene ninguna mujer en el equipo fundador. Por su parte, ha crecido del 9% al 12% el número de grupos solo formados por mujeres.

Otras claves

  • Dos de cada cinco aún no son rentables. “Esto se debe a que hablamos de empresas muy jóvenes, pero su crecimiento indica que lo serán en el futuro”, subraya la profesora de IESE María Julia Prats. Además, la rentabilidad media del total de startups que reportaron beneficios en 2019 fue del 9,5%.
  • Origen de oportunidades. El 49% se aventuró a emprender por una necesidad detectada mientras estaban en otro puesto de trabajo. Solo el 20% realiza una búsqueda sistemática de oportunidades para emprender.
Normas
Entra en El País para participar