Deuda

El BCE garantiza el 40% de la demanda en la emisión de bonos de empresas

El BCE ha ofrecido comprar 5.000 millones de deuda de empresas con sede en España

Bonos de empresa Pulsar sobre el gráfico para ampliar

No está escrito en ningún papel. Pero el BCE está siempre ahí con una posición que asegura el 40% de la demanda, según fuentes de la banca de inversión. Christine Lagarde, con 1,35 billones de euros en los bolsillos listos para gastar, ha propulsado la colocación de deuda por parte de compañías españolas hasta los 11.865 millones desde que estalló el Covid-19.

El BCE hizo uso de sus poderes el 18 de marzo. Anunció su bazuca antivirus con nocturnidad, y no comenzó a emplearla hasta el día 26 de ese mes, pero ha sido muy eficaz. La financiación en el mercado de las empresas con una nota mínima de BBB-, el umbral que separa el grado de inversión del bono basura por alguna de las cuatro grandes agencias de calificación –S&P, Moody's, Fitch y DBRS–, está blindada.

Iberdrola, Red Eléctrica, Naturgy, Repsol, Ferrovial, Telefónica, Amadeus, Redexis, ACS, Cellnex y Abertis (véase gráfico), tanto directamente como con su filial francesa HIT, han salido al mercado con una armadura proporcionada por el BCE. "El BCE está realizando una labor excepcional. Siempre han de cumplirse las condiciones que marcan los programas, pero es un comprador firme, siempre está ahí con un 40% de las órdenes. Otra cuestión es el papel que finalmente se quede, que varía en función de la demanda total. Pero en muchas ocasiones su posición es clave y es el mayor comprador en empresas que no han atraído mucha demanda", explica Fernando García, director de mercado de capitales de Société Générale, si bien lo habitual es que se sitúe al mismo nivel que los grandes compradores de bonos en Europa, como Pimco o BlackRock. Para el importe colocado por empresas españolas, la demanda del BCE se ha situado en el entorno de los 5.000 millones.

El colchón de la demanda incondicional del BCE además se modifica si se amplía el volumen de la emisión. Si se abren libros para captar 500 millones, de entrada estará dispuesto a comprar hasta 200 millones. Pero si el emisor eleva la colocación hasta 1.000 millones el organismo que pilota Christine Lagarde subirá su apuesta a 400 millones, explican fuentes del mercado. "No falla. Su red está siempre", explica otro directivo de mercado de capitales de un banco español. Otra cuestión es la cuantía que finalmente acabe comprando. Esto dependerá en última instancia del emisor.

El manual de instrucciones para la compra de deuda empresarial solo indica que el BCE nunca podrá tener más del 70% de un bono determinado. No concreta más. Si antes del programa antipandemia el porcentaje de participación era más indeterminado, ahora es una constante.

Fuentes financieras señalan que el BCE actúa a través de las distintas entidades del Eurosistema. Estas fuentes también apuntan a que de entre los dos programas de compras con los que cuenta –el tradicional y el específico para combatir los efectos de la pandemia– la entidad está utilizando el primero para tomar deuda corporativa.

La demanda extra también supone una reducción de los precios. En las últimas emisiones de empresas españolas se producían rebajas respecto a los diferenciales ofertados conforme pasaban los minutos.

Abertis vendió 900 millones el pasado viernes al midswap a nueve años –tipo de interés libre de riesgo a ese plazo– más 255 puntos básicos. De inicio, el grupo de autopistas estaba dispuesto a pagar un diferencial de 280 y el tamaño era de 700 millones. En Cellnex, que vendió el pasado martes 915 millones, redujo el cupón de su tramo a cinco años del 1,7% al 1,4%, y el de a nueve años, del 2,85% al 1,875%.

Sobre lo que queda antes de que empiece el cierre de temporada de emisiones, agosto, los expertos consideran que el ritmo se moderará. "Las compañías españolas han sido muy diligentes en el proceso de financiación, y ahora el grueso de las necesidades está cubierto. Preveo que agosto sea un mes de vacaciones, también para las emisiones de deuda, y ya se retomarán a partir de septiembre", señala Manuel Puig, director de IG Finance DCM de BNP Paribas para España y Portugal.

Normas
Entra en El País para participar