Winkelmann:“Ryanair será una de las ganadoras del nuevo entorno”

El gestor de fondos de Bolsa europea de Allianz Global Investors analiza el futuro post-Covid

Thorsten Winkelmann, gestor de Allianz Global Investors.
Thorsten Winkelmann, gestor de Allianz Global Investors.

Thorsten Winkelmann (Colonia, Alemania, 1973) es uno de los gestores de fondos más en boga de Europa. Lleva 17 años trabajando para el brazo financiero de la aseguradora alemana Allianz y en la actualidad supervisa inversiones por un importe cercano a los 10.000 millones de euros. Su especialidad es la Bolsa europea. Su retorno anual medio en la última década supera el 10%. En 2020, la apuesta por compañías de calidad ha permitido que sus fondos hayan borrado las pérdidas provocadas por la crisis que de­sencadenó en marzo la propagación del Covid-19.

¿Cuál es su estilo de inversión?

Nuestro planteamiento se basa en el análisis individual de cada compañía, sin tener en cuenta el país de origen o el sector. Buscamos firmas que tengan un balance de calidad, que tengan un modelo de negocio sólido y con visibilidad de cara a los próximos años. No se trata solo de buscar empresas que sean rentables un año, queremos que tengan la capacidad para mantener unos buenos retornos sobre sus recursos propios durante cinco o siete años. Que tengan capacidad para reinvertir sus ganancias y seguir creciendo con calidad, ya sea de forma orgánica o inorgánica.

¿Cómo identifican ese tipo de compañías de calidad?

A través de un análisis muy minucioso. No basta reunirse con el consejero delegado, hay que hablar también con el segundo y el tercer nivel de dirección para entender cuál es la cultura corporativa y saber qué pasaría si el primer ejecutivo deja el cargo. Hay que conocer a fondo los sectores, las dinámicas de competencia, la capacidad de fijación de precio. Dedicamos muchísimo tiempo al análisis. A cambio, tenemos un nivel de rotación bajo. Solo incluimos un 15% de nuevos nombres cada año y, de media, mantenemos las inversiones 10 años en cartera.

¿Cómo ha reaccionado la cartera durante las duras caídas bursátiles de marzo?

Ha tenido una enorme resiliencia, aunque es evidente que también se depreció con fuerza. En estos momentos de incertidumbre, los inversores de Bolsa tienden a buscar compañías de calidad, con capacidad de generación de caja y visibilidad para los próximos años, por lo que las empresas que teníamos en cartera han sufrido menos que los grandes índices europeos.

Les ha afectado alguna inversión en el sector de las aerolíneas...

Sí, teníamos posiciones en Ryanair, Amadeus y MTU Aero Engines. En el caso de la primera, está claro que su modelo de negocio se ha puesto en cuestión, porque en el futuro no sabemos cuál va a ser la normativa sobre limpieza de aviones, cuáles serán las medidas de seguridad, cuántos vuelos diarios podrán llegar a hacer... Tampoco sabemos cómo evolucionará la demanda de tráfico aéreo. Es una gran incógnita. Pero no hemos deshecho del todo la posición porque creemos que Ryanair es la aerolínea europea más preparada para adaptarse al nuevo entorno posCovid. Será una de las ganadoras.

¿Y las otras dos?

El negocio de Amadeus está muy ligado a la venta de billetes de avión y, ahora que no se puede volar, los ingresos se han desplomado. Pero tiene una posición de dominio muy grande en el mercado, con casi un 55% de cuota en la intermediación de billetes. Además, está en otros sectores, como el software aeroportuario, así que creemos que podrá sobreponerse cuando vuelva la normalidad. En cuanto a MTU, es una firma especializada en el mantenimiento de motores de avión. En el ámbito militar y de transporte de mercancías se ha mantenido la actividad, lo que beneficia a MTU. Y en los aviones comerciales de pasajeros, hasta tienen que arrancarlos una vez a la semana para que no se deterioren, así que sus ingresos se han visto mucho menos afectados que los de Ryanair o Amadeus.

Además de Amadeus, ¿tienen alguna otra firma española en cartera?

Sí, tenemos a Inditex, y en nuestro fondo de la eurozona también a Grifols y a Vidrala.

¿Existe animadversión en el inversor internacional hacia firmas españolas o italianas?

Creo que no. Nosotros al menos solo nos fijamos en cuál es el negocio y su visibilidad, sin importarnos dónde está su sede. Es verdad que durante la crisis de deuda de 2012 había muchos clientes que pedían desglosar cuál de nuestras inversiones estaba en países PIIGS [el acrónimo en inglés de Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España; y de similar pronunciación a cerdos], pero acabé harto de hacer ese tipo de discriminaciones. Para mí no tenían sentido, y dejé de hacerlo. Si Inditex es un excelente grupo con ventas en todo el mundo y un gran productor de moda de calidad a precios asequibles, me es indiferente que tenga su sede en España.

Su fondo apenas tiene exposición al sector bancario...

Antes de la crisis de 2008 sí que teníamos. Société Générale, BBVA, Standard Chartered... pero con la legislación tan cambiante era imposible predecir la estabilidad de los ingresos. Recuerdo una reunión con el director financiero de Deutsche Bank en la que le pregunté cuál era la previsión de rentabilidad sobre recursos propios para ese año, y me dijo que no sabía, que dependía de los requerimientos de capital. En ese momento me di cuenta de que era un sector con demasiadas incógnitas regulatorias.

Pero ¿no hay ningún segmento del sector que sí que le guste?

Sí, bueno. Tenemos inversiones en los bancos privados Banca Generali, de Italia, y St. James Place, del Reino Unido. Son negocios que no se basan en los préstamos y no dependen de los ratios de capital. También tenemos posiciones en algunas firmas de pagos electrónicos.

¿Y los neobancos?

Han surgido muchos proyectos que han atacado a diferentes partes de la cadena de valor del sector financiero: cuentas corrientes, tarjetas, pagos... Al no tener casi estructura, tienen un coste muy bajo de captación de clientes. El problema es que muchos de ellos no están demostrando capacidad para ser rentables. Creo que al final tendrán que aliarse entre sí.

Tienen una importante posición en una firma suiza de inversiones.

Sí, Partners Group, un líder mundial en inversiones de capital privado. Han desarrollado un modelo de cobro de comisiones muy transparente y eficiente. Solo cuando el proyecto empieza a generar retornos, ellos empiezan a cobrar. Además, creemos que con los bajos tipos de interés este tipo de activos cada vez va a tener cada vez más demanda.

Normas
Entra en El País para participar