Apelación al mercado

Cellnex sondea una nueva ampliación de capital de más de 1.000 millones

La compañía se prepara para lanzar la operación tras el verano; necesita reforzar su capital antes de continuar con su crecimiento

Cellnex Pulsar para ampliar el gráfico

Cellnex no se arruga ni ante el cataclismo económico provocado por el coronavirus. La compañía sondea ya con sus bancos de cabecera una nueva ampliación de capital, la tercera desde febrero de 2019, para recabar más de 1.000 millones. En este caso el objetivo no es financiar una compra concreta, sino reforzar el capital ante posibles oportunidades, según indican fuentes financieras a CincoDías.

Las fuentes consultadas indican que Cellnex casi ha agotado sus posibilidades para acudir al mercado de deuda sin sufrir una bajada del rating. Así, una prioridad para la compañía que pilota Tobías Martínez es ampliar capital y estudiar más tarde emisiones de bonos.

CELLNEX TELECOM SA 56,28 -2,60%

En términos generales, a finales de marzo, Cellnex contaba con una liquidez disponible de 6.000 millones de euros, si bien la empresa tiene pendiente el cierre de la compra de las torres de Arqiva en Reino Unido. Esto supondrá un desembolso superior a 2.000 millones.

Cellnex no descarta que aparezcan nuevas oportunidades de compra, en un momento en el que las telecos siguen buscando opciones para poner en valor estos activos de infraestructuras. En los primeros meses de 2020, la firma ha anunciado dos grandes operaciones en Portugal, con Omtel y NOS Towering, valoradas en su conjunto en más de 1.300 millones.

“Creemos que Cellnex cuenta con entre 1.500 y 2.100 millones de potencia de fuego. No obstante, siguiendo el mensaje agresivo de la compañía en crecimiento inorgánico, creemos que el valor de las posibles compras excede esa potencia de fuego, lo que sugiere la necesidad de que vuelva a acudir al mercado”, apunta un informe del departamento de análisis de Santander. Este concreta que la ampliación debería producirse en los meses siguientes.

Morgan Stanley, Goldman Sachs y JP Morgan fueron los coordinadores de las dos ampliaciones. La anunciada en febrero de 2019 fue por 1.200 millones y la de octubre, por 2.500 millones. BNP Paribas CaixaBank y Mediobanca también participaron en ambas; Santander, Deutsche Bank, Unicredit, Sabadell y Société Générale estuvieron en la última. AZ Capital fue el asesor financiero de la firma en ambas. Los planes de Cellnex pasan por mantener a sus bancos más fieles.

Una vez que parece que el mercado ha superado las profundas caídas de marzo y abril por las previsiones macroeconómicas, Cellnex espera la ventana de oportunidad para lanzarse. La misión es tener todo el trabajo listo para saltar una vez pase la época estival. Antes debe recibir el visto bueno de su junta de accionistas, que previsiblemente se celebrará a finales de julio.

Los principales accionistas ya se han preparado para ello al romper su pacto de accionistas. A finales de mayo, los Benetton, Abu Dhabi Investment Authority y GIC Infra de Singapur alcanzaron un acuerdo para disolver ConnecT, vehículo en el que tenían agrupadas sus participaciones. Ayer se consumó la escisión. La familia italiana tendrá el 16,45% y cada uno de los fondos soberanos, un 6,73%.

La ruptura les otorgará más flexibilidad de cara a futuras decisiones corporativas. En el caso de que Cellnex ejecute un nuevo aumento del capital, cada uno decidirá en qué proporción apoya la operación.

Cuando entraron en Cellnex, estos inversores se comprometieron a aportar 1.500 millones de euros a las posibles ampliaciones de capital que realizase la compañía. Con los dos aumentos realizados en 2019, han invertido cerca de 1.100 millones, lo que les restaría 400 millones del compromiso adquirido. Si la ampliación fuese de un amplio volumen, cada uno de estos accionistas tendría libertad para hacer la aportación que decidiese. Los Benetton, además, podrán centrarse en los problemas que experimenta Atlantia.

 

Una avalancha de adquisiciones

Voracidad. El mantra de Cellnex es crecer. Además de las adquisiciones en Portugal de este año y de haberse hecho en febrero con los derechos de explotación de las antenas situadas en los centros de El Corte Inglés, por cerca de 70 millones, anunció ese mismo mes una alianza con Bouygues en Francia, para desplegar fibra y conectar los emplazamientos 5G, con una inversión de 1.000 millones hasta 2027. Su acción, una de las reinas del Ibex, cerró ayer a 49,89 euros, muy cerca de su récord de 52,36 euros marcado en mayo.

Normas
Entra en El País para participar