Educación diseña un retorno a las aulas con distancia de seguridad y un responsable de Covid-19 por centro

Hasta cuarto de Primaria los alumnos podrán estar en grupos de 15 sin mantener la separación de 1,5 metros

Alumnos de 2º de Bachillerato del Colegio Alameda de Osuna, Madrid.
Alumnos de 2º de Bachillerato del Colegio Alameda de Osuna, Madrid. EP

Los Ministerios de Sanidad y Educación y Formación Profesional han elaborado un documento, que será presentado mañana a las comunidades autónomas en la Conferencia Sectorial de Educación, con el objetivo de plantear una estrategia consensuada a fin de ofrecer un entorno seguro y saludable al alumnado y personal de los centros educativos para el curso 2020-2021, que comienza en septiembre, un mes antes del posible rebrote con el que cuentan los expertos.

Los principios básicos que rigen las medidas definidas, detalla el texto, son la limitación de los contactos interpersonales, las medidas de prevención, la gestión de casos y la limpieza y ventilación. Además, se establecen acciones transversales como la reorganización del centro o la coordinación con las autonomías y los centros de salud. Educación fija dos grupos principales: por un lado, los alumnos que se mueven entre infantil y cuarto de Primaria (hasta los nueve años generalmente). Por otro, los que están entre quinto de Primaria y el Bachillerato. Los ministerios también proponen que el uso de la mascarilla protectora no sea obligatorio mientras el joven esté sentado en su pupitre individual. Cada centro, a su vez, deberá tener un coordinador responsable de Covid-19.

El documento, por otro lado, no propone reducir de forma general el aforo de las aulas, así como el ratio de estudiantes por profesor. Los últimos datos sitúan a España con 13,6 alumnos por docente en Primaria, por debajo de la media de la OCDE (15,2). El ratio también es inferior en Secundaria (11,8 frente a 12,2) en la primera etapa, y en el segundo ciclo: 10,7 frente a, de nuevo, 12,2.

Cada centro debe tener, de forma complementaria a este documento base, un Plan de Inicio de Curso y Planes de Contingencia que prevean las actuaciones a realizar y los mecanismos de coordinación necesarios para los posibles escenarios que puedan darse. De esta manera, se propone que haya una persona responsable de referencia en cada centro para todos los aspectos relacionados con el coronavirus Covid-19. También se recomienda la creación de un equipo, formado por distintos representantes de la comunidad educativa, que garantice que todo el mundo esté informado, así como el cumplimiento de los principios.

Limitación de contactos

En la Educación Infantil, hasta el cuarto curso de Educación Primaria incluido, se ha definido que se podrán establecer grupos estables de alumnado, idealmente con 15 alumnos y con un máximo de 20, que podrán socializar sin mantener la distancia interpersonal de forma estricta. Esto posibilitará además el rastreo de contactos rápido y sencillo en el supuesto de que se diera algún caso. Por su parte, en quinto y sexto curso de Educación Primaria, así como en Educación Secundaria y Bachillerato, los espacios se reorganizarán de forma que se cuente con una separación de al menos 1,5 metros entre las mesas. La primera propuesta que se barajaba hablaba de dos metros. Se priorizará asimismo la utilización de los espacios al aire libre para la realización de las actividades educativas y de ocio, en lugar de los cerrados.

El documento cuenta con un apartado que enfatiza en las medidas de prevención personal, como son la higiene de manos frecuente y meticulosa, evitar tocarse la nariz, ojos y boca o usar pañuelos desechables. Respecto a la mascarilla, en Educación Infantil no es obligatoria y en Primaria, del primer al cuarto curso, tampoco será necesario su uso si se está con el grupo estable de convivencia. Si se sale del mismo se deberá llevar puesta cuando no se pueda mantener la distancia de 1,5 metros. Para los alumnos a partir de quinto de Primaria, el uso de mascarilla será obligatorio cuando no se pueda mantener esta distancia de seguridad pero no cuando se esté sentado en el pupitre.

Limpieza y ventilación

Cada centro deberá disponer de un protocolo de limpieza y desinfección que responda a sus características pero, en cualquier caso, la limpieza deberá hacerse al menos una vez al día, reforzándose en aquellos espacios que lo precisen en función de la intensidad de uso, como por ejemplo en los aseos, donde será de al menos tres veces al día. Se deben realizar tareas de ventilación frecuente en las instalaciones y durante al menos cinco minutos al inicio de la jornada, al finalizar y entre clases, siempre que sea posible. Cuando las condiciones meteorológicas y el edifico lo permitan se aconseja mantener las ventanas abiertas el mayor tiempo posible.

Gestión de los posibles casos

Si una persona del centro presenta síntomas será trasladado a un espacio separado de uso individual, se le colocará una mascarilla quirúrgica (tanto al que ha iniciado síntomas como a la persona que quede a su cuidado) y se contactará con la familia. Se debe llamar al centro de salud o al teléfono de referencia de su comunidad o ciudad autónoma o, en el caso de que los síntomas sean graves, al teléfono de urgencias.

Normas
Entra en El País para participar