El Gobierno saca adelante la última prórroga del estado de alarma hasta el 21 de junio

El Gobierno aprobará el martes un decreto que regulará la “nueva normalidad”

Decreto nueva normalidad
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada al Congreso de los Diputados donde el Ejecutivo se enfrenta a una sesión de control y se tratará la sexta prórroga del estado de alarma.

El Congreso de los Diputados ha avalado este miércoles la sexta y última prórroga del estado de alarma por un periodo de 15 días, hasta las 00:00 horas del 21 de junio, superando la mayoría absoluta con 177 diputados que han votado a favor, 155 votos en contra y 18 abstenciones. Con ello, el Gobierno cierra así su etapa de excepcionalidad.

De acuerdo con lo anunciado por los respectivos portavoces, votaron a favor los diputados del PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos, PNV, Más País, Coalición Canaria, Nueva Canarias, Teruel Existe y PRC; en contra los del PP, Vox, Junts, CUP, Navarra Suma, Compromís y Foro Asturias y se abstuvieron los de ERC, EH Bildu y BNG.

De esta manera, el Ejecutivo ha afrontado la solicitud para la ampliación del estado de alarma con mucha más tranquilidad que la vez anterior, tras asegurarse el apoyo de Ciudadanos y del PNV, así como la abstención de ERC, tras intensas negociaciones y pactos a tres bandas. Por su parte, Nueva Canarias también ha vuelto de la abstención de la última vez al voto a favor.

Sin embargo, quien ha mantenido su posición en contra es Compromís, que ya optó por el "no" la última vez, a pesar de ser una de las formaciones que ha apoyado al Gobierno de Pedro Sánchez desde sus inicios. En su intervención en el Congreso, Joan Baldoví ha defendido su posición ante la negativa del Gobierno de no aceptar equiparar la inversión en las comunidades para hacer frente a la pandemia.

Por su parte, aunque ERC logró alcanzar un acuerdo que le ha hecho no dificultar la prórroga, su portavoz, Gabriel Rufián, ha vuelto a criticar la decisión del Ejecutivo de pactar combinando acuerdos con ellos y con la formación que lidera Inés Arrimadas, y se ha mostrado visiblemente irritado con el líder de IU y ministro de Consumo, Alberto Garzón, por abrirse a acordar con Ciudadanos unos futuros Presupuestos. "Todo no puede ser, dime con quién pactas y te diré qué pactas", ha dicho.

De todas formas, el portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, ha reiterado que lo se vota en el Congreso es una herramienta para seguir afrontando la crisis sanitaria, no la investidura de Sánchez, en cuyo caso la formación naranja la rechazaría e intentaría convencer a otros grupos "para que votaran que no" a lo que consideran "un Gobierno malo para España". Asimismo, Bal ha pedido a Sánchez que "no ceda a los chantajes" de sus "desleales socios de Gobierno", en referencia a los partidos nacionalistas e independentistas. De los pactos con estos partidos, el diputado ha vuelto a criticar la mesa de diálogo que el Ejecutivo quiere retomar con la Generalitat en julio.

Gestionar la "nueva normalidad"

En el marco de su intervención de defensa de la prórrga, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha afirmado que el Ejecutivo aprobará el próximo martes, 9 de junio, en Consejo de Ministros un real decreto ley con el que se regulará la "nueva normalidad" tras la expiración de la vigencia del estado de alarma a partir del 21 de junio. Sin embargo, las regiones contarán ahora con plena gobernanza una vez se encuentren en la fase 3 de plan de desescalada, por lo que podrán salir del paraguas que otorga esa herramienta constitucional antes de esa fecha.

Así, Sánchez ha explicado que se trata de aunar en una sola norma las medidas que se tendrán que seguir contemplando para evitar un riesgo de rebrote de la pandemia. Estas medidas, que además de sanitarias incluirán actuaciones en varios sectores como en el de transportes y el comercio, se abordarán junto a las comunidades autónomas en un Consejo Interterritorial de Salud.

La nueva orden "recopilará todas las medidas de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria del Covid tras la expiración de la vigencia del estado de alarma en los sucesivos territorios y, definitivamente, a partir del 21 de junio", ha explicado, afirmando que será necesario "hasta que tengamos una vacuna" en el proceso de recuperar los hábitos anteriores a la crisis. De esta forma, Sánchez ha puesto fecha al decreto que el Gobierno se comprometió a aprobar antes del 15 de junio en su acuerdo con Ciudadanos.

Además, ha recordado que con el decreto de prórroga se ha pasado de la "cogobernanza" a la gobernanza "absoluta" de las comunidades autónomas.

Al tiempo, Sánchez ha afirmado que se ha conseguido "superar la pandemia" y que la desescalada no ha tenido efectos negativos en los datos de contagios y muertes. "Hoy podemos decir que lo peor ha pasado", ha dicho. Después, ha cifrado en 239.932 las personas contagiadas por el coronavirus en España, de las que 150.376 están ya "afortunadamente curadas" y ha destacado que en las últimas 24 horas no se ha registrado ningún muerto.

Por otro lado, ha anunciado, tal y como también se acordó en el pacto con Ciudadanos, un plan de relanzamiento del turismo como destino "seguro y sostenible", que irá en línea con la sosteniblidad medioambiental y con la digitalización del sector para fomentar su impulso. Se basará en medidas de apoyo económico y laboral "complementarias a las ya aprobadas".

Tras ello, Sánchez ha afirmado que el Gobierno está trabajando en un gran plan para el sector de la movilidad y la automoción que incluirá también medidas de apoyo a la movilidad sostenible. En este sentido, el presidente espera aprobar "en breve plazo" una Ley de Movilidad Sostenible, para generar un marco regulatorio para la comercialización de vehículos más eficientes. Ello, ha dicho, conlleva a un cambio en la normativa laboral, bajo el diálogo social, encauzada en un nuevo Estatuto de los Trabajadores, que tendrá como prioridad crear empleos de calidad con una legislación acorde a una realidad más verde.

Por otro lado, ante las criticas recibidas durante los casi tres meses de confinamiento, ha defendido tanto el Día de la Mujer, el 8M, como el Ingreso Mínimo Vital, señalando que, además de frenar la pobreza, reactivará la economía con el impulso del consumo y del empleo.

También dirigiéndose al resto de formaciones, ha aseverado que "la bandera de España es la bandera de todos" y que "nadie tiene el derecho de usarla contra otro compatriota. En esta Cámara tenemos modelos diferentes -a veces antagónicos- de concebir el país y de planear su futuro, pero todos ellos son España".

Con respecto a Europa, Sánchez espera que los Gobiernos europeos lleguen a un acuerdo sobre el fondo de recuperación europeo y sobre todo el Marco Financiero Plurianual (presupuesto europeo) 2021-2027 en un Consejo Europeo extraordinario, monográfico y presencial en algún momento del mes de julio. De ser así, ha dicho que "existiría margen para preparar un fondo de transición de casi 12.000 millones de euros y preparar la primera emisión de deuda durante el último trimestre del año".

"Prisionero de sus socios"

Por su parte, el presidente del PP, Pablo Casado, comenzó su intervención recordando que hace dos años de la moción de censura que tumbó al Gobierno de Mariano Rajoy "a lomos" de aquellos partidos "que quieren destruir España". En este sentido, ha hecho una defensa de la "labor" del equipo del expresidente frente a un Ejecutivo apoyado por una "alianza Frankenstein".

Así, ha afirmado que Sánchez es "prisionero" de sus socios, de tal modo que "ha convertido cada votación parlamentaria, como la de hoy, en un bazar donde la igualdad de los españoles se regatea a precio de saldo". De hecho, Casado afeó que "el que reparte cicuta habla hoy de veneno, como el pirómano que alecciona sobre incendios", en referencia a las palabras del presidente de aparcar el odio. El líder de los Populares ha acusado al Gobierno de sacar adelante "pactos inconfesables" para ampliar el estado de alarma, como el acuerdo alcanzado con EH Bildu, y de haber cruzado "demasiadas líneas rojas" hasta convertirse, ha dicho, "en el Gobierno menos democrático de nuestra democracia".

Por su parte, Vox tampoco ha relajado el tono en su intervención. El líder de la formación, Santiago Abascal, ha afirmado que defender el 8 de marzo como ha hecho el presidente del Gobierno es igual que gritar "viva la enfermedad y viva la muerte" y le ha acusado de llamar, la semana anterior al Día de la Mujer, a acudir a estas celebraciones y a otros actos públicos.

Esto útimo ha creado un debate en la Cámara que ha crispado todavía más el ambiente y ha acaparado muchas intervenciones en defensa de este movimiento, intentando desligarlo de la pandemia, y manifestando que el mismo 8M se realizaron multitud de actos públicos y congresos, incluido uno de la formación de Abascal.

Sin embargo, sobre todo en el marco de la sesión de control al Gobierno, el tema más controvertido que ha hecho sacar la artilleria pesada a la mayoría de formaciones ha sido el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos como responsable de la Guardia Civil en Madrid y su relación sobre el informe sobre el 8M y la propagación del Covid-19. La oposición ha vuelto a pedir la dimisión del ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, el cual se ha defendido diciendo que eso no va a suceder porque "no ha cometido ninguna ilegalidad".

Normas
Entra en El País para participar