Antonio Coimbra: “El mercado de las telecos se va a calentar tras el Covid, y Vodafone está preparado”

Asegura que Vodafone es la única teleco que crece en clientes de televisión, y sin fútbol

El directivo advierte del impacto de la crisis en los ingresos del sector

En su opinión, una consolidación sería deseable en los próximos años

Antonio Coimbra: “El mercado de las telecos se va a calentar tras el Covid, y Vodafone está preparado”

Antonio Coimbra es presidente y CEO de Vodafone España, a la que llegó en 2012. En una entrevista la pasada semana, antes de conocerse la opa sobre MásMóvil, el directivo destaca la drástica reorganización de la empresa en los últimos dos años, con un giro estratégico que pasó por el abandono del fútbol, los datos móviles ilimitados, el 5G y el avance en el bajo coste de la mano de Lowi.

Vodafone ha cerrado otro año de cambio, ¿qué balance haría?

Estamos muy contentos con los resultados. Han sido dos años de gran transformación para la compañía, que ha afrontado un mercado que ha cambiado mucho, al dirigirse hacia el lowend. Aplicamos una nueva estrategia y trabajamos para lograr una compañía mucho más ágil que pudiera competir en todos los segmentos del mercado. Teníamos por delante un periodo complicado de ajustes, pero con la intención de terminar el año de forma positiva y, en el segundo semestre, hemos crecido en clientes móvil y fijo, con un aumento del ebitda del 8,2%, que es muy relevante para validar nuestra estrategia.

Además, se ha visto que se puede competir en un segmento de alto valor, sin tener fútbol. Hemos sido el único operador que ha crecido en televisión, ganando 93.000 clientes, sin fútbol. Significa que la gente valora otras cosas, como ser el principal agregador de series y cine.

Hubo un nuevo saneamiento financiero de Vodafone en el mercado español. ¿Será el último? ¿Se podrá revertir?

Ahora somos una compañía que ya crece en ebitda, en un mercado como España, que es uno de los mercados más ultra competitivos de Europa, con más de 30 marcas. A ojos de los consumidores son 30 operadoras compitiendo de forma agresiva. También es el único país donde los operadores low cost compiten en convergencia. Hay cinco operadores nacionales, ahora con Euskaltel, y un montón de virtuales. Es difícil, pero se puede competir.

Además, hemos ajustado la estrategia, con la apuesta por los datos móviles ilimitados, que nos han copiado todos los operadores un año después, otra con una televisión modular para el cliente, y el 5G, donde hemos marcando tendencia y demostrado que nuestra marca es innovadora. En Lowi, hemos crecido un 50% en clientes, compitiendo muy bien. Además, había que hacer un ajuste y transformar la compañía para hacerla más ágil, con menos costes, porque hay que tener una estructura de costes para competir en precios, las dos cosas van de la mano. No hay milagros.

¿Cuáles son los puntos fuertes para mantener la tendencia?

Por áreas, en premium, donde competimos con la marca Vodafone, los tres pilares son el 5G, los datos ilimitados y la televisión. En empresas, donde hemos crecido entre un 6% y un 7% en ingresos en pymes, grandes empresas y administraciones públicas, apostamos por los servicios avanzados de conectividad, clouding hosting, IP VPN, y el internet de las cosas. En Lowi, hace dos o tres años no competíamos en lowend, y con tarifas competitivas y una experiencia de cliente basada en la sencillez, crecemos.

Dice que los resultados han validado su estrategia en el fútbol, ¿Volvería?

En el futuro me encantará volver. Si algún día hay una fórmula de costes de fútbol más variable y que el cliente pague por lo que consume, volveríamos, pero ahora no es rentable. Decían que no se podía vivir sin fútbol, y sí se puede, Vodafone lo ha demostrado. No significa que mis competidores no puedan competir en fútbol, si les salen las cuentas. A mí no me salen esas cuentas. Insisto, hemos sido el único operador que ha crecido en clientes de televisión, con 93.000 nuevos clientes, sin fútbol.

El Covid-19 ha cambiado el escenario del sector ¿Cómo está posicionada Vodafone?

El Covid tiene muchos ángulos. El retorno de las portabilidades nos viene bien, es nuestro entorno natural y es la vuelta a la normalidad. Antes del virus, estábamos en una dinámica muy positiva en el móvil de contrato. Ahora, creo que el mercado se va a calentar, además llega otro operador nacional. Estamos preparados porque hemos hecho los deberes, y podemos ganar la batalla.

De todas formas, este desastre ha puesto en valor a los operadores que están para quedarse, con una clara inversión en infraestructuras y con contrato social, frente a otros que tienen otra vocación oportunista o financiera, que es legítimo, pero que es diferente. La fuerte inversión de los últimos años ha permitido a España pasar por esta crisis de forma excelente en términos de conectividad, al compararla con otros países. Se han soportado un 50% más de tráfico, en algunos casos, cuatro veces más, porque las redes tenían la capacidad y resiliencia suficientes para acometerlo.

¿Qué efectos va a dejar en los operadores?

El Covid dejará sus marcas a todos, y por mucho tiempo. Hay grandes palancas que nos preocupan a todos, como el roaming de los turistas, donde habrá una caída brutal, y tendrá un fuerte impacto en todos los operadores.

También nos preocupan las empresas y los impagos, con los eres, los ertes y la suspensión de actividad. Tenemos desconexiones temporales, aunque a muchas compañías se lo hemos permitido porque no podían pagar. La deuda empresarial va a subir, y nos va a afectar. Somos una industria resiliente, pero no vamos a pasar incólumes por esta crisis. En los próximos trimestres, será casi imposible para los grandes operadores crecer en ingresos, casi, al contrario, se van a reducir. El impacto será significativo.

Vodafone ha lanzado muchas medidas ¿se van a mantener?

Hemos aprobado muchas iniciativas, ayudar a hospitales y gente vulnerable, hemos regalado datos ilimitados para trabajar desde casa, hemos adelantado los pagos a 15 días para nuestros proveedores y, aun así, a quienes no han podido pagar, hemos dado la opción de ofrecer plazos de seis meses para facilitar los pagos y puedan ajustar la caja a sus necesidades. Se negocia caso a caso. Entre marzo y mayo subieron los casos de impagos entre empresas, pero ahora la buena noticia es que se ha estabilizado.

¿Es sostenible un mercado con tantos actores? ¿Deberá afrontar una consolidación?

Pienso que sí, el mercado, tarde o temprano, deberá pasar por un reajuste, no sé si una consolidación. La consolidación puede ocurrir, sería deseable en los próximos años, pero depende de muchos factores. Con la importancia de las redes de telecos, queda claro en el Covid-19 que las políticas públicas de regulación deben primar un cambio de paradigma para tener mejores operadores y no más operadores. No es cuanto más mejor, que ha sido la política de los últimos años, con operadores virtuales cortoplacistas. Las políticas públicas deben permitir que haya telecos con negocios sostenibles para volver a invertir, y garantizar que España siga a la cabeza del pelotón en redes. Y ahora hay retos como el 5G. Es importante que las reglas de la subasta valoren el esfuerzo inversor en desplegar una red 5G potente, a que tenga un componente recaudatorio a corto plazo.

¿Qué otras peticiones haría a la regulación? Hay factores que siguen pesando como la financiación de RTVE.

RTVE es una vieja guerra de un viejo mundo que se mantiene. Hay absurdos que siguen. Hemos pedido al Gobierno una simplificación fiscal, y que sea predecible. Todos sabemos que España es un país complejo. Hay una estructura fiscal centralizada en el Gobierno y otra en las autonomías, que muchas veces se solapan. Lo peor para nuestra industria, que cada año invierte 3.000 millones de euros, nosotros invertimos entre 700 y 800 millones, es que cambien las reglas de juego a mitad del partido, que entren nuevas tasas de autonomías, gobierno o ayuntamientos. Y hay que terminar con las tasas que no tienen ningún sentido, como RTVE, donde se pagan el 0,9% de los ingresos. Es una barbaridad. En el IAE, los operadores pagan un 30% de su recaudación, y no somos el 30% de la actividad económica, ya nos gustaría. No pido bajar los impuestos, simplemente que sea simple, predecible y tenga una relación directa con el negocio.

Las torres son una apuesta de Vodafone, ¿Cómo está la configuración de la filial?

La valoración de las compañías de torres es alta y en Vodafone decidimos crear una con nuestros activos. En España se ha creado la filial que después pasará al holding del grupo. Ahora el cliente es solo Vodafone, pero esta empresa tendrá su propia dirección y negocio, que es vender espacio, alquilar y prestar servicios a otras compañías, incluso competidores. Lo primero el negocio, y después ya se verá si se coloca en Bolsa, en 2021 o 2022, dependiendo del mercado, o se busca algún partner que pueda aportar valor.

¿Qué ventaja tiene el ser el único operador de 5G?

Es el valor de marca, y relacionarnos de nuevo con la innovación. Lo hicimos en 3G y 4G, y ahora con el 5G. Hemos anunciado seis ciudades más con cobertura, que se unen a las 15 en las estábamos. En cada despliegue, siempre queremos llegar en la primera fase, al menos, a la mitad de la población e ir extendiendo poco a poco. Ahora es más cobertura en el exterior de los edificios, porque tenemos las frecuencias más altas. En el interior, aumentará cuando tengamos las frecuencias más bajas, de 700 MHz.

¿Cuándo será la subasta?

Nuestra estimación ahora es que podría ser a principios de 2021, pero no hay fecha concreta. Las antenas están preparadas para la frecuencia de 700 MHz. En cuanto las tengamos, solo tendremos que encender, y la cobertura dará un salto cuántico de un día a otro.

¿Qué supone el 5G comercialmente?

Ha sido una palanca de marketing fundamental. Todo lo que hemos comunicado entorno a 5G ha sido muy amplio, y ha sido uno de los tres pilares de nuestra estrategia. Nuestra competencia tardará en llegar, porque tienen una constelación de espectro diferente a nosotros. En la última subasta de 3,7 GHz compramos 90 MHz de golpe y continuos. El resto tienen una mezcla de frecuencias de 3,5 GHz y no tienen un espectro tan limpio como el nuestro. Pagamos más por ello, pero nos ha permitido lanzar el 5G.

¿Vamos a ver muchos movimientos en Vodafone o Lowi?

Tenemos muchas cosas a punto de lanzar comercialmente. Nos hemos preparado para el pos-Covid en un mercado más caliente con la vuelta de las portabilidades. Todos están con sus promociones y hay un nuevo operador. Nosotros hemos preparado una batería de iniciativas potentes, que iremos lanzando en los próximos meses.

“Europa debe tener sus operadores campeones”

Posición del sector. Ante la pregunta de cómo ve el sector en los próximos años, Coimbra indica que ve un sector con una regulación que busca mejores operadores, y crea condiciones para que sean más potentes, con un rol social e inviertan en infraestructuras. “Es algo que tiene que pasar, a tres o cuatro años vista, Europa debe tener sus operadores campeones, europeos o intranacionales. Es deseable que ocurra”, dice.

Huawei. El directivo dice que, por prudencia empresarial, Vodafone no va a usar los equipos de Huawei en la parte core de la red. “En la parte de radio que es una parte menos sensible, pensamos que Huawei tiene un rol a jugar”, afirma. En su opinión, no sería asumible sacar a Huawei de esa parte de la red, y todos saldríamos perdiendo. Todos los proveedores, Huawei, ZTE, Nokia o Ericsson deben cumplir el conjunto de normas que Europa debe imponer en ciberseguridad.

Normas
Entra en El País para participar