Canarias

“Los ingresos de Binter han caído un 97%; la situación es muy dura”

El coordinador general de Binter, Juan Ramsden, explica cómo ha afectado la crisis del coronavirus a la aerolínea canaria

El coordinador general de Binter, Juan Ramsden
El coordinador general de Binter, Juan Ramsden

Los 400.000 pasajeros que Binter transportó en abril de 2019 frente a los del mismo mes de este año se ven muy lejanos. Tantos, como que son 378.000 menos. El coordinador general de la aerolínea canaria, Juan Ramsden, reconoce el enorme impacto que la crisis del coronavirus les ha causado: una brutal caída de ingresos y del número de vuelos que les ha obligado a aplicar un ERTE y a solicitar la ampliación de créditos ICO. Ramsden, sin embargo, es optimista y se muestra seguro de que la compañía se recuperará a medida que se vaya restableciendo la normalidad en el día a día.

La “pesadilla” comenzó tras la declaración del estado de alarma a medidos de marzo, cuando tuvieron que cancelar vuelos, dejar pasajeros en tierra y repatriar a aquellos que se encontraban en los destinos desde los que operan en África. “Fueron momentos difíciles, pero la profesionalidad de la plantilla dejó claro que estábamos a la altura de las circunstancias”, señala Ramsden, quien añade que en poco tiempo estaban ya pensando en la vuelta.

A pesar del golpe, la compañía mantuvo un cierto nivel de vuelos en los primeros días —“porque sabemos que Canarias necesita las conexiones aéreas, y marítimas, como necesita los Alisios”, recalca—, y posteriormente, el Gobierno central estableció un sistema de ayudas para mantener 18 conexiones consideradas esenciales entre las islas. A ellas, Binter añadió otras dos primero, y 12 más después, tras aumentar la demanda de pasajeros con el objetivo de facilitar la movilidad de los canarios para recibir tratamientos médicos, visitar o atender familiares y otras razones esenciales, apunta Ramsden.

Una operatividad muy inferior a la habitual, en cualquier caso. Los datos comparativos de abril de 2020 con respecto al del ejercicio anterior son demoledores. Si el descenso en el número de vuelos en Canarias fue del 88% (de 5.040 se pasó a 600), los que Binter mantenía con la península, Baleares, Madeira y África se redujeron a cero. “Los ingresos han descendido un 97%. La situación es muy dura. Nunca en esta industria había pasado nada parecido en tiempos de paz", manifiesta.

Empleo afectado

Entre los efectos colaterales de la pandemia, la reducción temporal del empleo. Se pactó con los representantes de los trabajadores que una parte importante de los 1.500 trabajadores se acogiera al ERTE por fuerza mayor, y que cuando este acabase, se continuara con los ERTE por razones productivas. “Ha sido una negociación dolorosa que ha afectado a toda la plantilla, incluyendo a la alta dirección, pero satisfactoria porque se llegó a acuerdos en las 13 empresas de lo que llamamos ‘el sistema Binter”. Indica que esa era la manera de garantizar el futuro de la empresa y de los puestos de trabajo, y que, a medida que se vaya retomando la actividad, también lo harán los empleos. Por el momento, casi el 20% de los trabajadores se mantiene en activo, tanto para asegurar la operativa actual como para preparar los aparatos que se irán incorporando paulatinamente

Y aunque las pérdidas económicas serán cuantiosas, la “sólida” situación financiera en la que se encontraba la compañía le permitía estar “en el mejor de los momentos para que ocurriera este desastre”, declara el coordinador general de Binter. “Frente a una crisis tan brutal, también recibimos el apoyo de los bancos, que con las ayudas ICO nos han abierto líneas de crédito adicionales”.

Un panorama complejo ante el que el responsable de la aerolínea reconoce estar “relativamente” tranquilo, seguro de la capacidad de remontar siempre que no se prolongue más allá de lo previsto. Las perspectivas apuntan a que los vuelos con la península, Baleares y Europa se recuperarán después de los de Canarias, “en julio o agosto como máximo”. En cambio, subraya que África, por la incertidumbre de cómo pueda afectar la pandemia en ese continente, es una incógnita.

Medidas de higiene

La crisis del coronavirus ha afectado, además de a los ingresos y empleos, a las condiciones de higiene y control de la aerolínea. Aplican todas las medidas recomendadas por la Agencia Europea de Navegación Aérea (EASA): desinfectan diariamente los aviones, las superficies de contacto de los pasajeros, han establecido procedimientos en los aires acondicionados para que el riesgo sea nulo, eliminado los servicios de a bordo, reducido las interacciones personales en los vuelos y establecido la asignación de asientos.

El coordinador general de Binter añade que todas ellas hacen innecesaria ya la limitación de la capacidad de los vuelos al 50% que se estableció desde un primer momento, y entiende que mantenerla sería insostenible para las aerolíneas, por lo que pide que se elimine esa exigencia. “Necesitamos que los aviones puedan volver a volar eficientemente”, resalta.

Ramsden no se olvida de los pasajeros, de aquellos que tenían billete comprado y cuyos vuelos se cancelaron por la pandemia. Detalla que están ofreciendo unas condiciones “muy favorables” a los que quieran cambiar sus billetes para otro momento, y a los que no acepten y opten por obtener el reembolso, lo harán en cuanto puedan, “y ese en cuanto podamos se traduce en hacerlo en cuanto el hecho de reembolsar el dinero no nos lleve a una situación en la que la empresa peligre”, asegura. Concluye recordando que el cuidado al cliente es uno de los “mantras” de la compañía, y que una vez pase todo, van a tener que esmerarse más todavía. “Estamos en deuda con ellos”.

Binter, en cifras

La compañía. Binter es una aerolínea canaria creada en 1989 que cuenta con 1.500 empleados y que desplazó a 4.000.000 de pasajeros en 2019.

Rutas. Es la única compañía que opera vuelos a todos los aeropuertos de Canarias. Además tiene cinco conexiones con el resto de España (Mallorca, Vigo, Pamplona, Zaragoza y Murcia) y 11 rutas internacionales, dos con Portugal (Lisboa y Madeira) y nueve con África (Marrakech, Agadir, Casablanca, Dakhla, El Aaiún, Nuakchot, Dakar, Banjul y Sal). En total, 200 vuelos diarios.

Aviones. Está inmersa en un proceso de renovación de su flota que ha supuesto la compra de 18 ATR 72-600 (15 ya incorporados, mientras que los otros tres lo harán durante 2021) y cinco Embraer E195-E2, lo que la convierte en la primera aerolínea europea en operar este modelo.

Normas
Entra en El País para participar