Nissan traslada a sindicatos que no puede asegurar el empleo ni la producción en Barcelona

La compañía comunica de manera oficial que presentará su plan estratégico a medio plazo el 28 de mayo

Nissan crisis coronavirus
Entrada de la planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona. EFE

La dirección de Nissan Motor Ibérica ha trasladado a los sindicatos que no puede asegurar el empleo ni los volúmenes de producción actuales en las plantas de Barcelona.

Los comités de empresa de los centros catalanes de Nissan fueron convocados este miércoles por la empresa a una reunión de mediación de la huelga indefinida iniciada el 4 de mayo en Montcada i Reixac, en la que también ha participado Departament de Treball.

La parte social denuncia que no han estado presentes ni el consejero delegado de Nissan Motor Ibérica, Genís Alonso, ni la directora de Recursos Humanos, Gemma Nespral. "Han mostrado una vez más una gran falta de respeto hacia la plantilla de Nissan, que lleva ya 17 días de huelga indefinida", subrayan los trabajadores.

Según fuentes sindicales, la dirección de la compañía ha comunicado de manera oficial que la multinacional nipona anunciará su plan estratégico a medio plazo el 28 de mayo. La marca asiática estudia el cierre de la planta de la Zona Franca de Barcelona y trasladar su producción a factorías de Renault, según el diario nipón Nikkei.

Fuentes de la empresa han explicado a CincoDías que Nissan puede garantizar durante un año la fabricación de los modelos que actualmente se ensamblan en la planta barcelonesa, pero no los volúmenes de empleo actuales, "dada la incógnita sobre cuál será demanda". Tras quedarse sin el Mercedes-Benz Clase X (a partir de mayo), al centro de Zona Franca, que opera por debajo del 30% de su capacidad, le quedan el Nissan Navara y el Renault Alaskan, más la variante eléctrica de la NV200.

El posible cierre de la planta catalana, que da empleo a 3.000 personas de manera directa y a 20.000 de forma indirecta, se enmarca dentro del plan de reestructuración que está elaborando el fabricante nipón. Planea recortar 2.800 millones de dólares (2.600 millones de euros) al año en costes fijos ante la caída de las ventas provocada por el Covid-19 y tras años de bajadas en el beneficio y baja rentabilidad.

Por otro lado, los sindicatos dicen que la empresa ha defendido durante la reunión, "en un ejercicio de cinismo superlativo", que incluyó de nuevo a los trabajadores de Zona Franca en el ERTE de causa por fuerza mayor por su seguridad ante el riesgo de contagio por coronavirus.

La firma japonesa reanudó la actividad el 4 de mayo en Zona Franca tras siete semanas de parón para atender los pedidos que tenía comprometidos con Daimler, pero tan solo dos días después se vio obligada a detener la producción y enviar a la mayoría de los trabajadores a casa con un permiso retribuido tras no poder seguir trabajando por la falta de piezas.

El paro fue consecuencia directa de la huelga indefinida iniciada en Montcada i Reixac, que se ocupa de la estampación de la carrocería y que también obligó a paralizar la fabricación en el centro de Sant Andreu de la Barca.

En este contexto, la empresa optó por volver a incluir a los 900 trabajadores Zona Franca que volvieron al trabajo en el ERTE por causa de fuerza mayor y los sindicatos han presentado una demanda contra Nissan al considerar que esta nueva inclusión en el expediente “no tiene cobertura legal” y que vulnera el derecho a huelga.

"Después de una acalorada discusión, la reunión ha vuelto a finalizar sin acuerdo y la administración ha emplazado a mantener abierta la puerta de seguir reuniéndonos", aseveran las mismas fuentes.

La Generalitat hará todo lo posible para mantener la factoría

De su lado, el vicepresidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès, ha afirmado que están "desplegando" toda su capacidad para mantener toda la producción de Nissan que sea posible en Cataluña.

Lo ha dicho en declaraciones a los medios tras visitar la planta de Seat en Martorell (Barcelona) junto con la consellera de Salud, Alba Vergés, para conocer y acompañar a la firma automovilística en el retorno a la actividad y agradecer su "compromiso" durante la crisis sanitaria, ya que fabricó respiradores artificiales de emergencia en marzo.

"Hay decisiones que se toman en el ámbito global en el que intervienen muchos factores, ofrecemos el apoyo en el ámbito de mediación, también en la protección de los derechos de los trabajadores y del fomento de la industria", ha apuntado Aragonès, subrayando que el Govern defiende que el derecho a huelga es fundamental.

Además, ha señalado que Cataluña necesita que las plantas de Nissan continúen y que por ello el la Generalitat se ha puesto a disposición del comité de empresa y de la compañía para ayudar en esta situación de dificultad. "Como Govern trabajaremos para apoyar las iniciativas que permitan continuar con la producción y la actividad de esta compañía", ha añadido.

Normas
Entra en El País para participar