Nissan cerrará la planta de Barcelona y trasladará producción a Renault, según el diario 'Nikkei'

Están en riesgo más de 3.000 puestos de trabajo directos y 25.000 indirectos

Nissan cierra en Barcelona
Fábrica De Nissan En La Zona Franca de Barcelona.

Nissan cerrará la planta de la Zona Franca de Barcelona y trasladará su producción a factorías de Renault en Francia y "otros lugares", según ha informado este jueves el diario japonés Nikkei.

El posible cierre de la planta catalana se enmarca dentro del plan de reestructuración que está elaborando el fabricante nipón. Planea recortar 2.800 millones de dólares (2.600 millones de euros) al año en costes fijos ante la caída de las ventas provocada por el Covid-19 y tras años de bajadas en el beneficio y baja rentabilidad.

La alianza Renault-Nissan-Mitsubishi se está viendo obligada a una gran reorganización a causa de la pandemia y Nissan podría acometer una reducción de su capacidad de producción del 20% hasta el año fiscal que finaliza en marzo de 2023, según Nikkei. Actualmente, ensambla alrededor de siete millones de vehículos por año, con 55.000 unidades el año pasado en España, lo que supone el 10% de su fabricación europea.

No obstante, el recorte se concentrará en las áreas de marketing e investigación. Además, la empresa eliminará de su gama de producto de manera gradual la marca de bajo coste Datsun.

La planta de Zona Franca trabaja desde hace tiempo a niveles muy bajos de capacidad y, una vez concluya mayo, dejará de fabricar el pick up Clase X de Mercedes-Benz. Los sindicatos temen que se pueda producir el cierre de la planta tras la pérdida del modelo y el mal momento que atraviesa la marca en Japón a causa del Covid-19.

La parte social asegura que la dirección de Nissan Ibérica apenas facilita información y alerta de que están en riesgo más de 3.000 puestos de trabajo directos y 20.000 indirectos.

Los comités de empresa de las plantas de Nissan en Cataluña han exigido a la compañía que desmienta de forma inmediata la información del  diario japonés. En un comunicado, han advertido de que, si no lo hace, demostraría "una vez más" que se está riendo tanto de los trabajadores como de las administraciones de la región y del resto de España.

Asimismo, han defendido que ellos no pueden ni deben hacerse eco "de filtraciones ni rumores" y han añadido que tampoco comparten declaraciones de representantes sindicales de otros centros de España que ponen en entredicho el futuro de Zona Franca.

"Esta noticia puede ser cierta, o puede ser un intento más de desestabilización, tanto de las conversaciones que se están manteniendo entre los gobiernos y Nissan, como de las movilizaciones que estamos llevando a cabo los trabajadores de todos los centros de Nissan", han aseverado.

La firma japonesa reanudó la actividad el 4 de mayo en Zona Franca tras siete semanas de parón para atender los pedidos que tenía comprometidos con Daimler, pero tan solo dos días después se vio obligada a detener la producción y enviar a la mayoría de los trabajadores a casa con un permiso retribuido tras no poder seguir trabajando por la falta de piezas.

El paro fue consecuencia directa de la huelga indefinida iniciada en Montcada i Reixac, que se ocupa de la estampación de la carrocería y que también obligó a paralizar la fabricación en el centro de Sant Andreu de la Barca.

En este contexto, la empresa optó por volver a incluir a los 900 trabajadores Zona Franca que volvieron al trabajo en el ERTE por causa de fuerza mayor y los sindicatos han presentado una demanda contra Nissan al considerar que esta nueva inclusión en el expediente “no tiene cobertura legal” y que vulnera el derecho a huelga.

Nissan aplicó un ERTE por causa de fuerza mayor a los más de 3.000 empleados de sus plantas catalanas tras decretarse el estado de alarma por el coronavirus. En sus centros de Ávila y Los Corrales de Buelna (Cantabria) reanudó la actividad el 26 de abril debido a que fabrican componentes para la alianza Renault-Nissan.

Según Reuters, la firma asiática aprovechará la coyuntura actual de crisis para reducir de manera progresiva su presencia en Europa y centrar así sus esfuerzos en Estados Unidos, Japón y China. Dos fuentes han reconocido a la agencia de noticias que se está barajando la posibilidad de cerrar la instalación de Barcelona pero que aún no hay tomada ninguna decisión.

Por su parte, fuentes de la división española de Nissan consultadas por CincoDías se remiten a las palabras del presidente de la compañía en Europa, Gianluca De Ficchy, quien afirmó el 25 de abril que se informará sobre el futuro de las plantas catalanas antes de la parada técnica de verano, tal y como estaba previsto antes de que estallase la pandemia. "No comentamos rumores ni especulaciones", añaden.

Los trabajadores han enviado incluso una carta a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, solicitándole una reunión urgente para tratar la “delicada situación” que atraviesan las plantas de la compañía en España, donde emplea a unas 4.000 personas de forma directa.

UGT-Fica también ha exigido a la empresa un plan que garantice el futuro industrial tanto de los propios centros de trabajo de Nissan como el de las plantas de proveedores. Por su parte, el secretario general de CC OO, Unai Sordo, pidió este lunes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el marco del pacto para prorrogar los ERTE, que buscara la implicación de Renault para evitar el cierre de las plantas catalanas de la firma asiática.

Los comités de empresa de Nissan se reunirán este viernes con representantes del Departamento de Trabajo de la Generalitat para abordar el conflicto de las plantas.

Nissan presentará sus resultados correspondientes al ejercicio fiscal 2019/2020 el próximo 28 de mayo, día en el que previsiblemente dará cuenta de su estrategia a medio y corto plazo. La marca nipona avanzó a finales de abril unas pérdidas netas de 95.000 millones de yenes (800 millones de euros).

Los problemas empezaron con Carlos Ghosn

Los problemas para Nissan empezaron con la detención de su expresidente Carlos Ghosn. El exdirectivo, considerado durante años el ejecutivo modelo de la industria de la automoción, fue arrestado en Japón en noviembre de 2018 por supuestas irregularidades financieras y, a finales de diciembre de 2019, violó las condiciones de su libertad bajo fianza y se fugó del país a Beirut.

Después de más de un año lejos de las cámaras y unos días después de su huida, Ghosn reapareció para denunciar su arresto en Tokio y un complot de Nissan y la fiscalía japonesa para apartarle. Aseguró que durante el tiempo que estuvo detenido se vulneraron sus "derechos humanos" de forma constante.

Con el estallido del caso Ghosn se llegó a especular incluso con el fin de la alianza Nissan-Renault después de más de 20 años. Renault ofreció un acuerdo de fusión a Nissan en 1999 con el objetivo de incrementar la rentabilidad de ambas empresas y hacer frente a la competencia derivada del exceso de producción en el sector. El grupo asiático llevaba algunos meses en busca de un socio financiero para resolver sus problemas económicos e incluso llegó a negociar con la antigua Daimler-Chrysler.

Renault posee un 43,7% de Nissan, mientras que esta tiene el 15% de la francesa, aunque sin derecho a voto, y el 34% de Mitsubishi Motors.

Crónica de una muerte anunciada

Nissan dejó de producir los modelos Pulsar y NV200 de pasajeros (Evalia) en su planta de Barcelona a partir de mediados de 2018 y el año pasado perdió la versión diésel de la furgoneta NV200. Tras quedarse sin el Clase X (a partir de mayo), le quedan el Nissan Navara y el Renault Alaskan, más la variante eléctrica de la NV200. Si se confirmase el cierre, será la segunda planta de coches que cierra en España tras la de de Santana en Linares (Jaén) en 2011.

Normas
Entra en El País para participar