Santander se lanza a vender fondos ilíquidos para atraer al cliente institucional

Quiere distribuir deuda privada y fondos de infraestructuras

Mariano Belinky, consejero delegado de Santander Asset Management.
Mariano Belinky, consejero delegado de Santander Asset Management.

Santander Asset Management, la gestora de fondos de inversión del grupo Santander, ha puesto en marcha un ambicioso programa para vender activos ilíquidos a inversores institucionales. Se centrará especialmente en fondos de deuda privada y fondos de infraestructuras.

El brazo inversor del grupo Santander gestiona activos por 200.000 millones de euros (a cierre de 2019) y tiene presencia en 10 países (España, Portugal, Reino Unido, Polonia, México, Brasil...). Desde hace dos años, esta unidad está dirigida por Mariano Belinky, un directivo proveniente del mundo de las ‘start-up’ financieras, que está revisando a fondo la estrategia de esta unidad de negocio.

La prioridad número uno es crecer en el ámbito de los activos no cotizados. Las políticas de bajos tipos de interés, iniciadas tras la Gran Recesión y que se extenderán en el tiempo tras la Gran Reclusión, han provocado que la inversión en bonos haya perdido parte de su atractivo. Muchas gestoras han buscado como alternativa para proponer a sus clientes inversiones en capital riesgo, fondos de deuda privada, fondos inmobiliarios... y otro tipo de activos que no cotiza en mercados convencionales.

“Banco Santander es uno de los mayores originadores de deuda privada del mundo. Apoya a cientos de empresas a financiarse al margen del mercado. La división de gestión de activos puede convertirse en un puente entre la parte de banca de inversión que origina esos préstamos y los clientes que están buscando algo más de rentabilidad que en la renta fija tradicional”, explican fuentes de la gestora.

Otras prioridades en la inversión

  • Renta fija europea. Santander Asset Management quiere contar con un fondo de deuda del Viejo Continente que sea uno de los mejores del mundo. Espera lanzarlo en los próximos 12 meses y que se convierta en un fondo de referencia.
  • Soluciones. El grupo quiere centrarse en dar respuestas a preocupaciones concretas de los clientes. En el caso de México, hay siempre inquietud entre los clientes por las fluctuaciones de la cotización entre el peso y el dólar, para lo cual se ha creado un fondo que cubre parcialmente este riesgo de tipo de cambio y reduce la volatilidad. También ese están creando soluciones en fondos monetarios, para que puedan volver a convertirse en una alternativa a los depósitos y las cuentas corrientes.
  • ESG. La inversión responsable sigue siendo capital para Santander Asset Management. El modelo de gestión que se implantó en España se ha extendido a México y a otros países de Latinoamérica donde opera la firma.

El primer paso fue el fichaje en diciembre de Borja Díaz-Llanos, procedente de Deutsche Bank, para dirigir la nueva división de activos alternativos. Su misión es que Santander Asset Management se convierta en un referente para inversores institucionales (como fondos soberanos, aseguradoras, planes de pensiones o grandes fortunas) a la hora de articular vehículos alternativos.

“Nos vamos a centrar en fondos de deuda privada, fondos de infraestructuras, y fondos de fondos, como hace en España la firma Altamar. Tal vez en algunos países donde operamos busquemos a socios para lanzar fondos de capital riesgo [vehículos que invierten en el capital de empresas no cotizadas], pero este no será nuestro foco principal”, apuntan desde la firma.

El equipo de esta nueva división cuenta ya con 16 profesionales, y terminará el año con 25 personas. “Queremos que el fondo soberano que busca dónde invertir en México, sepa que somos un nuevo actor de referencia en este ámbito, y que podemos ofrecerles productos ilíquidos muy atractivos, tanto allí como en otras partes del mundo”.

Los inversores tendrán un acceso preferencial a la cartera de emisiones de deuda liderada por Banco Santander.


Líder en Latinoaméric
a

El grupo Santander ha fijado el negocio de activos como una de las prioridades de crecimiento en los próximos años. El objetivo estratégico es llegar a duplicar tamaño antes de 2028. Además de crecer en activos alternativos (como la deuda privada), la firma quiere ganar presencia en Latinoamérica.

La aspiración de la gestora es alcanzar la cuota de mercado en fondos de inversión que el banco tiene en países como Brasil, Chile o México.

Otro de los cambios que Belinky ha introducido desde su llegada es una revisión de la gama de productos. La gestora dejado de ofrecer activos en los que no podía ofrecer un valor añadido (como Bolsa estadounidense, Bolsa global, retorno absoluto o bonos de alta rentabilidad), y ha llegado a acuerdos con otras firmas especializadas (como Morgan Stanley, Amundi, Robeco o Pimco) para externalizar la gestión en este tipo de productos. Los fondos se engloban dentro de la marca Santander Global Oportunities (GO). Si esos mandatos de gestión no están a la altura, Santander buscará otras firmas.

Normas
Entra en El País para participar