Bebidas

El proxy ISS vuelve a rechazar que los Daurella aumenten su inversión en CCEP sin una opa

Pide votar en contra del punto que se planteará en la junta de la embotelladora para dispensarles de hacer una oferta por el 100%

La presidenta de Coca-Cola European Partners, Sol Daurella, en la salida a Bolsa de la compañía en 2017.
La presidenta de Coca-Cola European Partners, Sol Daurella, en la salida a Bolsa de la compañía en 2017.

El proxy advisor ISS vuelve a poner en duda el programa de recompra de acciones de Coca-Cola European Partners, la embotelladora de referencia en Europa de la compañía de bebidas refrescantes. Este deberá votarse en la junta de accionistas que se celebrará el próximo 27 de mayo, pero ISS propone votar en contra del punto que permite a los principales accionistas de CCEP, la familia Daurella a través de la sociedad Olive Partners, seguir ganando peso en el capital sin lanzar una opa, y cuya aprobación es imprescindible para la puesta en marcha de ese plan de recompras.

En concreto, los Daurella controlan en la actualidad el 36% de CCEP, un punto más que hace justo un año. La ley de opas británica, por la que se rige la embotelladora al estar domiciliada en Londres, exige que cualquier accionista que supere el 30% del capital de una empresa tenga que lanzar una opa por el 100% de la misma, incluso si ese incremento de la participación se da a través de un proceso de recompra de acciones. Sin embargo, CCEP salva este escollo proponiendo a sus accionistas cada año el voto de una dispensa, con la que los Daurella pueden seguir incrementando su inversión y su peso accionarial en la compañía.

Estos, eso sí, deben expresar explícitamente que su incremento no se traducirá en una toma de control del consejo o de otras acciones que supongan la toma del poder de la compañía. Así lo indica también en un hecho relevante publicado hoy en la CNMV: "Olive ha confirmado que no tiene intención de modificar su enfoque respecto a CCEP como resultado de cualquier incremento en su participación debido a cualquier recompra de acciones. No tiene intención de llevar a cabo ningún cambio en la composición del consejo o en la naturaleza del negocio de la compañía", dice el documento. La compañía concluye que, dada esta posición, "creemos que cualquier preocupación sobre una toma de control progresiva son infundados". Hay que tener en cuenta que la aprobación del programa de recompra de acciones solo puede aprobarse si se da el visto bueno a esta dispensa. Pero ISS se reafirma en su oposición por esa preocupación por una toma de control encubierta de los Daurella.

El año pasado, el punto del orden del día que incluía el voto de la dispensa a los Daurella recibió el voto a favor del 81,7% de los accionistas de Coca-Cola European Partners, el segundo porcentaje positivo más bajo de los 22 puntos que se votaron.

El proxy también se opone a la reelección de dos miembros del comité de retribuciones, los consejeros Irial Finan y Mario Rotllant Solá, ya que considera que esta comisión debería estar compuesta solo por consejeros independientes.

El 23 de marzo, CCEP suspendió el programa de recompra de acciones que tenía en marcha, y que tenía que ascender a 1.000 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar