PSA reinicia la actividad en Zaragoza y Vigo e Iveco en Madrid y Valladolid

Seat pasa a fabricar a dos turnos en la línea del León y saldrán unos 425 coches al día de Martorell (Barcelona)

La plnta de Iveco en Madrid vuelve a la actividad tras el parón por el coronavirus.
La plnta de Iveco en Madrid vuelve a la actividad tras el parón por el coronavirus.

Las plantas de PSA en Vigo y Zaragoza y las de Iveco en Valladolid y Madrid han retomado este lunes la actividad productiva tras varias semanas de parón a causa de las medidas adoptadas para frenar la propagación del coronavirus.

En el caso de las fábricas del consorcio francés, que suman alrededor de 12.000 empleados, la recuperación de la actividad será progresiva, "en un contexto de reanudación de las actividades comerciales". Las dos instalaciones irán introduciendo de forma gradual los turnos de trabajo, siempre con medidas de seguridad e higiene reforzadas, y, en función de la demanda, se irá procediendo a la normalización de la actividad productiva, que estará muy marcada por la disponibilidad de piezas y componentes por parte de la cadena de suministro.

A la planta viguesa se han incorporado este lunes unos 400 operarios para realizar labores de preparación para la reactivación, a partir del miércoles, de las líneas de montaje de la factoría. Así, este miércoles volverán a la planta los trabajadores del turno A en horario de mañana, lo que supone unos 1.600 operarios, y a la semana siguiente está prevista la incorporación de otras 1.600 personas, del turno B (también en horario de mañana).

Por su parte, en Zaragoza han empezado a trabajar 250 empleados de un turno de carrocería y pintura y este martes serán 500 los trabajadores los que estarán preparando el sistema para que el miércoles empiece a trabajar la línea dos del modelo Opel Corsa, comenzando así la fabricación de vehículos completos. En ese momento, la factoría contará con mil empleados.

En Vigo, PSA y sindicatos pactaron un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causas organizativas y productivas para 4.634 operarios fijos hasta final de año como continuación del de fuerza mayor, mientras que en Zaragoza durará como máximo hasta el 31 de julio y se aplicará a un máximo de 70 días por trabajador, quedando fuera los que trabajan al 65, 67 y 57% y los que cumplan o hayan cumplido en 2020 los 61 años.

Según informaron fuentes sindicales a CincoDías, se baraja que la planta de Madrid, con 1.300 empleados, vuelva a operar el 21 de mayo.

Por otro lado, Iveco también ha reabierto sus fábricas de Valladolid y Madrid, con 1.000 y 2.300 trabajadores, respectivamente, adaptando las líneas de producción para garantizar la distancia de seguridad entre los empleados. Además, se han modificado los horarios para evitar aglomeraciones entre turnos y la bajada de velocidad de la producción.

El fabricante italiano ha desarrollado un plan de medidas de seguridad integral y de salud laboral para proteger a la plantilla y ha instalado cámaras termométricas para la lectura de temperatura corporal de los trabajadores. En caso de que la temperatura de un trabajador supere los 37,5 grados, dicha persona será aislada y tratada por el servicio médico de la factoría.

Al mismo tiempo, se suministrarán mascarillas quirúrgicas a los empleados y se aumentarán las medidas de desinfección de las zonas comunes y también de las herramientas. Otras acciones son el incremento del número de dispensadores de gel desinfectante y se han instalado mamparas protectoras en la zona de recepción y atención al cliente.

En un principio, la reapertura estaba prevista para el 4 de mayo, pero la compañía decidió retrasarla una semana por "causa de fuerza mayor" ante posibles problemas de suministro de piezas y componentes por parte de los proveedores que operan en el norte de Italia, una de las zonas más castigadas por el Covid-19.

En Valladolid, donde ensambla el Daily, Iveco aplicó un ERTE por causa de fuerza mayor hasta el 30 de abril, mientras que en Madrid, donde ensambla los modelos Stralis, S-way y Trakker, puso en marcha a mediados de marzo el ERTE que tenía firmado en diciembre ante la caída de producción y que tenía de plazo para activar hasta junio.

Iveco ha informado a los sindicatos de su intención de aplicar un ERTE por causas técnicas y organizativas en la planta vallisoletana que cubra el periodo entre el final del estado de alarma y el 30 de junio.

De su lado, Seat, que retomó la actividad el 28 de abril en su planta de Martorell (Barcelona), ha pasado a fabricar este lunes a dos turnos en la línea del León. A partir de ahora saldrán unos 425 coches al día -240 de ellos en la línea del León- de la factoría catalana, frente a los 300 con los que empezó tras el parón.

La automovilística española aplicó un ERTE por causas organizativas a unos 11.000 trabajadores en el momento en el que reinició la actividad con las mismas condiciones que el anterior por causa de fuerza mayor.

Volkswagen Navarra y Mercedes-Benz Vitoria también reabrieron el 28 de abril, mientras que Renault volvió a la actividad en sus plantas de carrocería y montaje de Valladolid y Palencia un día más tarde. Las de motores de Valladolid y de cajas de velocidades de Sevilla de la firma francesa comenzaron una semana antes.

La planta de ensamblaje de vehículos de Ford en Almussafes (Valencia) reabrió el 4 de mayo, y la de motores lo hará el día 18.

Nissan se vio obligada a paralizar el miércoles pasado la producción en su planta de Zona Franca de Barcelona, que reanudó la actividad dos días antes solo para atender los pedidos del pick up Clase X de Mercedes-Benz, al quedarse sin piezas para poder seguir trabajando. La factoría de Sant Andreu de la Barca también tuvo que cesar su actividad.

El paro fue consecuencia directa de la huelga indefinida iniciada en la planta de la compañía en Montcada i Reixac (Barcelona) para exigir un plan industrial que garantice el futuro de la compañía japonesa en Cataluña ante los rumores de cierre. En sus centros de Ávila y Los Corrales de Buelna (Cantabria) reanudó la actividad el 26 de abril debido a que fabrican componentes para la alianza Renault-Nissan.

En Japón, volverá a ajustar su producción debido a la situación que atraviesa el sector en todo el mundo por la pandemia y que ha motivado una reducción en la demanda de vehículos. Suspenderá la actividad en su factoría de Oppama este lunes, mientras que su fábrica de Tochigi parará desde este lunes y hasta el 20 de mayo y del 28 al 29 de mayo.

Nissan Motor Kyushu suspenderá su producción del 11 al 13 de mayo y su turno nocturno parará en la segunda línea del 14 al 29 de mayo. Estos parones se unen a los ya anunciados por la compañía en abril, cuando preveía interrupciones en su sede central de Yokohama y en otras instalaciones en las regiones de Atsug, Oppema y Tochigi que afectarían a unos 15.000 empleados.

Normas
Entra en El País para participar