Analista del rating de España

Alvise Lennkh (Scope): “La economía española tardará al menos tres o cuatro años en recuperarse”

El experto considera decisiva la estrategia de salida de la crisis, más allá del impacto en 2020, y ve margen para más estímulo fiscal del Gobierno

Alvise Lennkh, analista del rating soberano de España de Scope
Alvise Lennkh, analista del rating soberano de España de Scope

Los expertos revisan sus previsiones de contracción de la economía española a medida que se prolonga el estado de alarma. Para Alvise Lennkh, analista del rating soberano de España de la agencia alemana Scope, su extensión a finales de mayo llevará a pasar del 8% de caída ahora prevista para 2020 al entorno del 10%. Pero más allá del derrumbe de este año, Lennkh considera que lo más importante es diseñar una estrategia sólida de recuperación económica, que permita volver a la casilla de salida previa a la pandemia en un plazo que calcula como mínimo de tres años.

 El peso en la economía española del turismo y la hostelería es muy fuerte. ¿Será posible ver recuperación este año cuando estos sectores son los más expuestos al Covid-19?

Esa es una cuestión clave y dependerá mucho de la evolución del coronavirus. No sabemos cómo se va a desarrollar la situación. Para el sector turístico es importante no solo lo que pasa en España, sino en otros países. La recuperación va a variar mucho por sectores. Claramente, el turístico no empezará a recuperarse hasta final de año, en el verano no lo esperamos. En otros sectores como la industria es más probable que la recuperación se acelere en la segunda mitad de 2020, pero dependerá mucho del virus.

¿En 2021 sí podrá crecer España más que otras economías, ya que su recuperación empezará más tarde?

Para 2021 sí vemos rebote bastante fuerte en España, de alrededor del 4%, aunque claramente sujeto a la evolución del virus, a las políticas que se adopten y los cambios potenciales del consumidor europeo, no solo el español.

¿Cuánto caerá el PIB este año con una extensión del estado de alarma hasta finales de mayo?

Tenemos tres escenarios posibles. El base, que hemos publicado y en el que vemos una contracción este año del PIB español del 8%, con recuperación gradual a partir de la segunda mitad del año. Pero si se extiende el estado de alarma durante todo mayo, la recuperación va a ser aún más gradual y lenta. La recesión sería del 10% del PIB, aproximadamente. El segundo escenario que contemplamos es que esa nueva normalidad no regrese hasta el tercer trimestre, septiembre u octubre, en cuyo caso el PIB caería el 13%. Y el último escenario, el peor de los casos, es que la economía no se reactive hasta final de año, con lo que el PIB se hundiría en 2020 el 18%. Pero ahora estamos ya entre el primer y el segundo escenario.

"La debilidad parlamentaria del Ejecutivo es claramente un factor en contra, reduce su margen operativo"

¿Cuánto tiempo puede tardar la economía española en superar el impacto de la pandemia?

Nuestro análisis del riesgo soberano justamente se centrará en eso, en la reversibilidad del impacto económico. Hay mucha diferencia entre hablar de tres años, cinco años o aún más. El impacto en 2020 es negativo para todos los países, pero la cuestión ahora es la velocidad a la que las economías, con el apoyo del BCE, se pueden recuperar al nivel de 2019. En el escenario base, para España nuestra previsión es que sí se recuperará en los próximos tres o cuatro años. En ese contexto es probable que se recupere más rápido que Italia. El crecimiento potencial es bastante más alto.

¿El Gobierno español tiene aún margen para elevar el estímulo fiscal?

Claro está que el espacio fiscal de España es menor que el de otros países de Europa justamente porque en los últimos años, cuando el ciclo económico era bueno, las Administraciones españolas no aprovecharon para hacer los ajustes estructurales que deberían haber hecho. Pero es importante también tener en cuenta que España, como miembro del euro, se beneficia de la acción contundente del BCE. Eso es una gran diferencia respecto a 2012. España se puede financiar a tipos muy favorables, lo que, de facto, ayuda a la sostenibilidad de la deuda a medio plazo. En este contexto, el espacio fiscal de España sí es más elevado que las medidas tomadas hasta este momento. Todos los países entran en recesión este año, pero para nosotros no es tan importante lo malo que va a ser 2020, sino las medidas que se toman para recuperar la actividad económica y cómo será la aceleración económica en 2021. El BCE ha creado el espacio necesario para que el estímulo fiscal en España sea superior a lo visto hasta ahora.

¿Cómo debe ser la respuesta de la UE a la crisis para que sea realmente útil para España?

Lo que se ha decidido hasta ahora en la UE es un primer paso importante y no hay que olvidarlo. Pero el segundo paso, el de la recuperación económica, requiere dos elementos. El primero son las transferencias fiscales, que sean relevantes, y no en forma de préstamos. Si vemos que la caída es del 8% en España, el estímulo fiscal debe ser de una magnitud similar. El segundo elemento para la recuperación económica, y del que aún no se habla mucho, es que no haya solamente transferencias fiscales, sino también un fondo europeo de capitalización que ayude a las empresas, en especial a las pequeñas. De momento, los préstamos con aval público son más deuda para las empresas. Pero un fondo de capital puede ayudar más directamente, aunque aún no está en la agenda del Eurogrupo.

Mientras tanto, ¿habrá un deterioro significativo en el rating de España?

La próxima fecha que tenemos para España es el 21 de agosto, será entonces cuando anunciemos una decisión sobre el rating. Frente a lo sucedido en 2012, la razón por la que no vemos necesario revisar antes el rating de España, ahora en A-, es porque el Tesoro se puede financiar a tipos muy favorables gracias al BCE. No creo que España tenga dificultades en financiar su déficit este año ni el próximo.

¿Cómo influye la situación política para gestionar esta crisis? Por un lado, la debilidad parlamentaria del Gobierno y, por otro, la presión de los distintos Gobiernos autonómicos...

Esta crisis requiere una respuesta fuerte del conjunto. La debilidad del Ejecutivo es claramente un factor en contra; veremos cuáles son sus posibilidades de sacar adelante España de forma que facilite la recuperación. La fragmentación política no permitió abordar reformas de calado antes de la crisis y ahora con la crisis también se necesita un apoyo parlamentario fuerte. Eso reduce el margen operativo del Gobierno.

Normas
Entra en El País para participar