El Ibex conquista los 7.000 puntos animado por el progreso de Gilead en la lucha contra el virus

El selectivo español avanza un 3% y se anota su mejor jornada desde principios de abril

Ibex 35 Pulsar para ampliar el gráfico

El fin de la crisis sanitaria actual parece estar más cerca y son ya muchos los países que han anunciado sus planes de desescalada para la vuelta a lo que llaman la “nueva normalidad”, la situación de prevención que se mantendrá hasta que haya una vacuna contra el Covid-19. Este optimismo unido a la aparente eficacia del antiviral remdesivir, desarrollado por Gilead -que despunta un 5% en Bolsa-, para curar la enfermedad, ha impregnado a los mercados y ha dejado de lado los datos negativos del ámbito económico.

El Ibex ha sumado un 3% y reconquistado los 7.000 puntos, niveles que no tocaba desde hace dos semanas, encadenando tres jornadas al alza. Asimismo, la subida de hoy es la mayor desde el pasado 7 de abril. El resto de mercados europeos no se han quedado atrás y han registrado subidas de más del 2% al igual que Wall Street al cierre del Viejo Continente. Los parqués estadounidenses se sitúan al alza hoy impulsados por Gilead, que aún debe completar los ensayos clínicos -estima que lo hará en el mes de mayo-, y por los resultados presentados ayer por Alphabet -con un aumento de los beneficios pese a la caída de la publicidad-, y obvia así la caída del 4,8% en el PIB del país en el primer trimestre.

Más allá de la microbiología, la semana está muy marcada por los resultados empresariales y la política monetaria, ante la reunión de esta tarde de la Reserva Federal y de mañana del banco Central Europeo. Los mayores ascensos han sido para los valores más castigados en las últimas semanas, con subidas por encima del 10% en ArcelorMittal, Colonial y CIE, mientras que Meliá suma un 9,3%. Los grandes valores han servido de apoyo al selectivo: BBVA (que publica mañana) ha sumado un 8%, Repsol, un 7,5% y Santander, suben un 4,9%.

Naturgy ha ganado 199 millones (un 41,6% menos) y ha evitado dar previsiones por "falta de visibilidad", una incertidumbre que se traslada hoy a su cotización, plana pese a la subida del Ibex. La gasista ha empezado la jornada con caídas aunque finalmente ha sumado un 3,2%. Iberdrola, en cambio, ha presentado buenos resultados, aportando previsiones, y ha confirmado que repartirá un dividendo un 16% superior al entregado el año pasado. La compañía que preside Ignacio Sánchez Galán se anotado otro 3%. Red Eléctrica también se ha mostrado muy volátil y tras declarar una caída de ganancias del 9,7%, ha registrado ascensos más moderados del 0,9%.

Fuera del sector energético, Bankia también ha presentado sus resustados y mejora un 3,5% pese a recortar su beneficio en más de la mitad, lo que ha impulsado sus títulos un 9%. IAG, que ha llegado a caer más del 7%, ha borrado los números rojos al calor de Gilead y se ha anotado un 5,15%, pese a anunciar ayer pérdidas operativas de 535 millones y anunciar el despido de 12.000 trabajadores como medida para iniciar una recuperación que la empresa prevé que "tarde años".

El foco del día también ha estado en el mercado de deuda, después de que ayer Fitch recortara la calificación de Italia, que queda solo un escalón por encima del bono basura. Aunque a primera hora el bono italiano subía su interés más de siete puntos y contagiaba al español, finalmente la deuda española recorta su rentabilidad y la italiana no nota el tijeretazo al rating.

Estados Unidos estará pendiente esta tarde de las palabras de la Reserva Federal. Aunque no se esperan novedades el banco central que, como ya sucedió en 2008, ha liderado las medidas para evitar un agravamiento de la crisis. Unas medidas que, junto a los masivos estímulos fiscales en Europa y Estados Unidos, permiten a los mercados mantener el tipo pese a la dura recesión que provocará el coronavirus.

De momento el dólar pierde posiciones, un 0,3% a 1,085 unidades por euro, si bien ello se debe a que la divisa, refugio en tiempos de tormenta, suele ceder cuando el ánimo de los inversores mejora. Lo mismo sucede con el yen, que baja.

Otro foco relevante es el petróleo. Tras una sesión de inestabilidad extrema que finalizó de nuevo con caídas, el futuro del West Texas sube hoy un 22%. El precio del barril se ve afectado no solo por un exceso de oferta que no hay dónde guardar, y que llevó el precio a niveles negativos, sino también por las derivadas financieras, en este caso la venta masiva de posiciones de los ETF petroleros. Hoy, sin esa presión (por el momento) escala a los 15 dólares. El Brent llegó a los 22,7 billetes verdes, con una alza del 10,8%.

Normas
Entra en El País para participar