Energía

Iberdrola mantiene su previsión de beneficio y su promesa de dividendo

El beneficio ordinario ascendió a 968 millones hasta marzo, un 5,3% más

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.
Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola.

Iberdrola ha descartado “cualquier cambio” en su actual política de dividendo, pese al impacto de la crisis del coronavirus y mantiene su hoja de ruta de crecimiento para el ejercicio 2020, tanto en beneficio neto como en Ebitda. Esto será posible “gracias a solidez financiera y su política de dividendos creciente”, según señaló el presidente de la energética, Ignacio Sánchez Galán, en la conferencia de analistas de presentación de los resultados del primer trimestre, que se saldaron con un beneficio neto ordinario de 1.257 millones de euros, un 30,4% por encima del registrado en el primer trimestre del año pasado, gracias a las plusvalías por la venta de la participación del 8,07% de Siemens Gamesa y a “la resiliencia” de la compañía. Sin los atípicos, el resultado se situó en 968 millones, un 5,3% más.

Galán mantiene el compromiso con los más de 600.000 accionistas de la compañía de superar el beneficio récord del año pasado, que se situó en 3.406 millones de euros, con un crecimiento en el entorno de un dígito, entre el 8 y el 9%. En el caso del Ebitda, el objetivo es que este crezca “a un nivel parecido y en línea” con el del primer trimestre, en el que repuntó casi un 6% (hasta 2.751 millones), a pesar del impacto de la crisis sanitaria a partir de marzo.

Como ya dijo en la junta general de accionistas de abril, para cumplir el objetivo de beneficio, cuenta con el colchón extraordinario de la las plusvalías de casi 500 millones de euros que ha obtenido por la venta de su participación en Siemens Gamesa, que dan a la compañía “el suficiente confort”para mantener sus objetivos. La juntal aprobó el pago de 1,40 euros por acción.

El presidente de Iberdrola considera que el grupo parte “de una situación de fortaleza” para afrontar una crisis de la que se saldrá, en su opinión, “acelerando inversiones que generen empleo”. Y añadió que “esta es la senda que seguiremos en Iberdrola”, que mantiene su plan de inversiones de 10.000 millones de euros y la contratación en todo el mundo de unas 5.000 personas. Galán remarcó, asimismo, el compromiso con sus proveedores, con el adelanto de compras por casi 4.000 millones de euros “para que no se vean obligados a tener hacer ERTEs y puedan con esos contratos seguir trabajando”.

A este respecto, el ejecutivo subrayó el papel que deben jugar las energías renovables en la salida de la crisis, con una “aceleración” de las inversiones verdes. Para Galán, si se hacen “las cosas bien” esta crisis puede ser “una oportunidad” para que Europa se transforme y avance en sus objetivos de descarbonización, convirtiéndose “en una economía circular mejor y mucho más fiable”.

Galán: "esta crisis puede ser una oportunidad” para que Europa avance en la descarbonización"

Iberdrola puso en operación en el último año 5.500 MW, que le permitió el impulso de los negocios liberalizados y las renovables, cuyo Ebitda mejoró un 26,5% y un 6,1%, respectivamente, mientras que la actividad regulada cayó un 4,7%, afectado por ajustes contables en Estados Unidos y por el recorte de ingresos de acuerdo al marco regulatorio vigente en España.

En el mercado nacional, Iberdrola sufrió la caída de la demanda eléctrica peninsular en un 3,2% (mucho más acusada tras el decreto del estado de alarma y el confinamiento de los ciudadanos) y de los precios del mercado mayorista en un 37%, condicionadas básicamente por la crisis .

Así, Iberdrola España reduce su Ebitda en un 3% y su beneficio neto un 7%. No obstante, las inversiones aumentaron un 51% frente a las realizadas en los tres primeros meses de 2019, tanto en redes como en la aceleración de nuevos proyectos de renovables.

En el caso del negocio de Redes, el ebitda de todo el grupo cayó n 4,7 , pues los crecimientos en Reino Unido y Brasil no pudieron compensar el impacto de la norma IFRS en Estados Unidos y la menor contribución de España; mientras que, por el contrario, aumentó el de Renovables,un 6,1%, y el de Generación y Clientes, un 26,5%.

La compañía afronta el nuevo periodo con una liquidez de 14.355 millones, gracias a las emisiones de bonos verdes por 1.800 millones que cubre sus necesidades por 21 meses en un escenario de riesgo.

Un 37,6% más de provisiones para cubrir impagos por la crisis

Iberdrola aumentó en el primer trimestre un 37,6% su partida de provisiones respecto al mismo periodo del año pasado, impactada, principalmente, por el aumento de la deuda de clientes atribuibles a la crisis sanitaria, que ha ascendido a 16,7 millones. En concreto, la partida de provisiones del grupo se ha incrementado hasta los 95,5 millones de euros, 26,1 millones más debido a esa mayor deuda de clientes.

La crisis por el coronavirus se desató a partir de mediados de marzo, con el endurecimiento de la lucha contra la pandemia en Europa y el resto del mundo, y la adopción de medidas de protección para mantener un servicio esencial como la electricidad, y proteger al consumidor.

En una conferencia de analistas, el presidente de Iberdrola recordó que su compañía está dando facilidades a los clientes “para poder flexibilizar los pagos” ante la actual coyuntura por la crisis sanitaria del coronavirus. Y reconoció que la gestión de estos impagos es diferente dependiendo de que en el país se puedan domiciliar las facturas o no, como los casos de Brasil o Connecticut (EE UU), aunque se están buscando mecanismos de compensación.

Normas
Entra en El País para participar