La automoción en bloque advierte a Maroto: "La viabilidad del sector está comprometida sin un plan"

Anfac, Sernauto, Faconauto y Ganvam envían una carta a la ministra de Industria en la que urgen al Gobierno que ponga en marcha medidas que relancen al automóvil

Línea de Montaje de Seat en Martorell (Barcelona) este lunes tras la vuelta a la actividad.
Línea de Montaje de Seat en Martorell (Barcelona) este lunes tras la vuelta a la actividad.

"La salida de la crisis no será posible sin la recuperación de la automoción", así de tajantes se muestran las principales patronales del automóvil en una carta enviada a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.

Anfac (fabricantes), Faconauto (concesionarios), Ganvam (distribución) y Sernauto (proveedores) han trasladado a la ministra la necesidad de que el Gobierno ponga en marcha cuanto antes un plan de choque para la recuperación del sector tras el impacto sufrido por el Covid-19.

Como publicó CincoDías, las asociaciones enviaron hace dos semanas al Ejecutivo un primer borrador del plan de choque sobre el que trabajan para relanzar el sector del automomóvil. En él reclaman la aprobación de un plan de impulso a la demanda con una dotación de entre 250 y 300 millones de euros prorrogables en el tiempo, entre otras medidas. Señalan que están pendientes de fijar una fecha con Industria para poder presentarlo y desarrollarlo en conjunto.

Defienden que cada millón de euros destinado a ayudas a la renovación del parque automovilístico supone 1,7 millones de recaudación fiscal -principalmente por IVA y matriculación- e inyecta 3,4 millones al PIB nacional.

El documento, que aún está sujeto a cambios, también recoge que las ayudas a la compra de vehículos se complementen con medidas de impulso a la infraestructura de recarga, un cambio del actual impuesto de matriculación por uno nuevo que grave el parque según sus emisiones de CO2 y el aplazamiento de liquidación de impuestos y cotizaciones, entre otras medidas.

En este contexto, piden "mayor coordinación" entre ministerios puesto que las medidas que necesita el sector son transversales y requieren de la participación de varias administraciones. "La prioridad de estas medidas es tan alta que urgen a un trabajo conjunto y coordinado", subrayan.

El motor -que supone el 10% del PIB y el 9% de la población activa- es uno de los sectores que más está sufriendo por el coronavirus. Se calcula que al menos 350.000 personas –entre toda la cadena de valor- se han visto afectadas por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

"Sin un plan de choque nacional e integral, la viabilidad del sector de automoción en España está seriamente comprometida. Necesitamos que se ponga en marcha de manera urgente. Es imprescindible garantizar la supervivencia de un sector que sostiene medio millón de empleos directos y que factura casi 100.000 millones de euros en el país cada año y que se encuentra en una situación de especial debilidad", ha advertido el presidente de Anfac y vicepresidente de Fabricación y Logística del grupo Renault, José Vicente de los Mozos.

Por su parte, el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez, ha advertido de que es el momento de tomar decisiones para asegurar el futuro de los 5.500 concesionarios que permanecen cerrados en el país a causa de la pandemia. "Sus 161.500 trabajadores necesitan certezas. Si no actuamos con urgencia, nuestras empresas corren serio peligro", ha destacado.

El homólogo de Pérez en Ganvam, Raúl Palacios, ha resaltado la importancia de que se incentive la demanda de todo tipo de vehículos y no solo la de modelos eléctricos, con el fin de que aumente la confianza de todos los consumidores.

"Es urgente la puesta en marcha de un paquete de medidas extraordinarias en el corto plazo con la administración, que permita reactivar la demanda y el mercado de la automoción a la mayor brevedad posible, lo que posibilitará el arranque de nuestras empresas de componentes", ha indicado la presidenta de Sernauto, María Helena Antolin.

Recordar que las factorías de ensamblaje de vehículos y los concesionarios echaron el cierre desde que se decretara el estado de alarma el pasado 15 de marzo, con una oleada de despidos temporales. Tras un mes y medio de parón, ha iniciado desde este lunes su particular proceso de desescalada.

Desde Anfac, Sernauto, Faconauto y Ganvam también han mostrado su sorpresa por los anuncios en medios de comunicación sobre la segunda edición del Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (MOVES). Consideran que el Moves II ha sido desarrollado por el Ejecutivo de manera "unilateral" y que sus bases no han sido comunicadas previamente al sector.

"Este tipo de medidas forma parte del plan de choque diseñado por las asociaciones, propuestas que van mucho más allá de estos anuncios, pues se integran en un esquema de actuaciones completo, en el que hay planes para el impulso de la demanda y el mercado, medidas fiscales y de apoyo a las empresas e iniciativas para la reactivación de la inversión en producción", justifican.

Normas
Entra en El País para participar