El iPhone SE no es un iPhone 11, aunque lleve el mismo chip A13, ¿sabes por qué?

El iPhone SE no es un iPhone 11, aunque lleve el mismo chip A13, ¿sabes por qué?

Algunos análisis destacan que está muy lejos en rendimiento.

Hay un viejo dicho que afirma que "nadie da duros a cuatro pesetas", por lo que no podemos esperar que nos pongan en la mano un smartphone que apenas alcanza los 500 euros con unas prestaciones siquiera parecidas a las de otros que cuestan casi el doble y, en algunos casos, el triple. Y los primeros test que llegan del nuevo terminal, así parecen testificarlo.

Por cierto, antes de nada, decir a los más jóvenes que un duro son cinco pesetas, de ahí que esa frase venga a decir que "nadie regala nada". Y Apple mucho menos, que suele poner precios desorbitados a algunos de sus productos. Como ejemplo, ese nuevo teclado/funda de los iPad Pro de este año cuyo precio llega a equipararse, por muy poco, al de este iPhone SE de 2020 que pronto llegará a quienes lo reservaron.

Los benchmarks no mienten

Así las cosas, durante los últimos meses hemos escuchado que los nuevos iPhone SE contaban con el mismo chip que los iPhone 11 y 11 Pro, por lo que podíamos esperar un rendimiento parecido al de los topes de gama. Pero no es así. Al menos según los datos publicados en AnTuTu, donde han aparecido las primeras cifras de los benchmarks realizados a estos dispositivos.

Benchmark de los nuevos iPhone SE 2020.
Benchmark de los nuevos iPhone SE 2020.

Eso sí, aunque el nuevo iPhone SE no se acerca a los modelos presentados por Apple el año pasado, sí que supera a los de 2018, esos iPhone XS que a día de hoy siguen ofreciendo un rendimiento extraordinario con ese chip A12 Bionic y sus 4GB de memoria RAM, que en sus benchmarks de AnTuTu vienen a alcanzar una media de 443.337 puntos. En el caso del nuevo smartphone barato de los de Cupertino, esa marca se situa en los 492.166.

Como veis, algo más de 48.000 puntos de diferencia, lo que habla realmente bien del nuevo teléfono. Ahora bien, si miramos a un iPhone 11 puesto a la venta en septiembre de 2019, las diferencias son mayores ya que hablamos de 517.400 puntos, es decir, 25.234 de diferencia. Una distancia mucho menor que la que tiene el nuevo iPhone SE respecto de los XS.

Si tenemos en cuenta que el chip A13 Bionic es el mismo, ¿dónde está ese descenso en el rendimiento? Los analistas hablan de que el punto débil, donde pierde esa batalla el iPhone SE, se encuentra en la memoria RAM, ya que solo cuenta con 3GB frente a las cuatro de los modelos 11 y 11 Pro. Ese 25% menos de ayuda sería la responsable de que el móvil barato de los californianos se quede a las puertas de igualar las marcas de sus hermanos mayores. Ahora bien, no penséis que os va a funcionar mal. Al revés, hablamos de un terminal que os va servir, sin problemas, durante los próximos cinco años a pleno rendimiento.

Normas
Entra en El País para participar