El FMI avisa de tres escenarios en los que la crisis será aún mucho peor

Un retraso en contener la pandemia o un nuevo brote tendrían efectos demoledores

FMI coronavirus Ampliar foto
Imagen de la Gran Vía de Madrid.

Una caída del PIB del 8% en España y la crisis global más profunda desde la Gran Depresión de hace un siglo. Parece una hecatombe económica. Y, sin embargo, ese es más bien el escenario optimista que dibuja el Fondo Monetario Internacional por la pandemia del coronavirus. El organismo avisa de que contempla tres escenarios alternativos en que la crisis económica sería aún mucho más grave, con efectos demoledores.

Esos escenarios son tres. El primero, un retraso en contener la pandemia. El segundo, un rebrote en 2021. Y el tercero, ambas cosas, el retraso y el rebrote.

En su escenario central, el FMI prevé que la pandemia se apague en la segunda mitad de 2020 y que las medidas de contención se vayan retirando gradualmente. Ese escenario contempla que los confinamientos se concentren en el segundo trimestre, con una gradual recuperación o desescalada posterior.

Sin embargo, si la contención de la pandemia durase un 50% más de lo previsto por el FMI en su escenario base, el impacto sobre la economía global sería de tres puntos adicionales. La caída de la actividad mundial no sería del 3% este año, sino del 6% y el rebote en 2021 también sería menor. Ese escenario implicaría un aumento de las primas de riesgo y un endurecimiento de las condiciones financieras.

En el segundo escenario alternativo, la pandemia sí se contiene este año dentro del calendario previsto, pero hay un rebrote en 2021. Este año la caída prevista no variaría, pero en 2021 el efecto sería muy dañino. La recaída costaría unos cinco puntos adicionales de PIB en ese año y otros tres en 2022, de modo que el rebote de la economía el año próximo perdería casi toda su fuerza.

El peor escenario alternativo es el tercero, que combina los dos anteriores: un retraso en la contención del actual brote en 2020 y una recaída en 2021. En ese supuesto, el PIB caería este año el doble de lo previsto (en torno al 6%) y el año que viene empeoraría otros ocho puntos con respecto al escenario base. De 2022 a 2024 se perderían en torno a otros 10-12 puntos de PIB en total en comparación con el escenario base.

En los tres escenarios, pero sobre todo en el tercero, habría fuertes aumentos del gasto público, el déficit y la deuda. Y todo podría complicarse por el aumento de las primas de riesgo o por la falta de estímulos ante el riesgo de que las primas de riesgo suban.

Queda un consuelo: también hay un escenario optimista. Si se consiguiese una vacuna o una terapia efectiva antes de lo esperado, se podrían eliminar las medidas de distanciamiento social y la recuperación sería más rápida.

Normas
Entra en El País para participar