Un fármaco de Gilead permite mejorar a dos tercios de pacientes graves por coronavirus

El Remdesivir supone una de las grandes esperanzas contra la enfermedad

Dos médicos realizan ensayos clínicos sobre el coronavirus en Italia.
Dos médicos realizan ensayos clínicos sobre el coronavirus en Italia. Efe

Un fármaco experimental de Gilead Sciences para pacientes con infecciones graves por Covid-19 ha dado resultados iniciales alentadores y aumenta la esperanza de que un primer tratamiento para el nuevo virus pueda estar en marcha. Según un estudio, dos tercios de los pacientes contagiados registraron mejoría tras el tratamiento con Remdesivir, el medicamento aún en fase de pruebas de la farmacéutica estadounidense.

El informe, publicado en el New England Journal of Medicine, incluye datos de 53 personas en Estados Unidos, Europa y Canadá que necesitaban asistencia respiratoria. Todos recibieron Remdesivir durante un máximo de 10 días dentro de un programa que permite usar medicamentos no aprobados en pacientes cuando no hay otras opciones de tratamiento disponibles. En los siguientes 18 días, el 68% de los pacientes mejoraron, y 17 de los 30 pacientes con ventilación mecánica pudieron dejar el dispositivo de respiración. Casi la mitad de los pacientes estudiados fueron dados de alta, mientras que el 13% falleció. La mortalidad fue más alta entre aquellos que necesitaron respiración asistida: un 18% de ellos fallecieron.

"No podemos sacar conclusiones definitivas de estos datos, pero las observaciones de este grupo de pacientes hospitalizados que recibieron remdesivir son esperanzadoras", dijo el autor principal del informe, Jonathan Grein, director de epidemiología del Hospital Cedars-Sinai en Los Ángeles, en un comunicado de Galaad, la compañía que llevó a cabo el estudio y que también ayudó a analizar los resultados.

En este momento hay en marcha varios ensayos clínicos a gran escala para evaluar los resultados de Remdesivir para hacer frente al Covid-19, el nuevo coronavirus que ha infectado a más de 1,65 millones de personas en todo el mundo y ha causado 100.000 fallecimientos. Uno de estos ensayos, que se ha realizado en China, podría dar algún resultado este mismo mes. Otro, impulsado por los Institutos Nacionales de Salud de EE UU, también podría informar resultados en las próximas semanas. Gilead está llevando a cabo dos ensayos adicionales.

En busca de respuestas

"Al estudiar Remdesivir, la pregunta no es solo si es seguro y efectivo contra Covid-19, sino en qué pacientes muestra actividad, por cuánto tiempo deberían recibir tratamiento y en qué etapa de su enfermedad sería más beneficioso", dijo Daniel O'Day, presidente y director ejecutivo de Gilead. "Se necesitan muchas respuestas, por eso necesitamos múltiples tipos de estudios que involucren a muchos tipos de pacientes". Algunas de estas respuestas llegarán en las próximas semanas con el lanzamiento de los datos iniciales de los diversos ensayos clínicos, afirmó O’Day el viernes en una carta abierta.

Actualmente no hay tratamientos comprobados que funcionen específicamente contra la infección por coronavirus. Gilead ha proporcionado el medicamento a más de 1.800 pacientes en casos en los que no hay tratamiento alternativo.

Coste de menos de nueve euros

Si se demuestra que es seguro y efectivo para el luchar contra el Covid-19, se estima que el medicamento costará algo más de 8 euros (nueve dólares) por tratamiento, dijo Andrew Hill, investigador en el departamento de farmacología de la Universidad de Liverpool, aunque los investigadores reconocieron también que, en su versión intravenosa, el Remdesivir podría costar algo más. No es la alternativa más barata. En líneas generales, los medicamentos que se están probando para combatir el coronavirus podrían valer menos de un euro, señala el estudio.

Con todo, los resultados de los estudios del Remdesivir son especialmente esperados por los expertos porque se trata de uno de los primeros proporcionan las primeras cifras rigurosas a gran escala completados sobre posibles medicamentos contra el coronavirus.

Tantas esperanzas hay en una cura cercana para el virus que incluso el presidente de EE UU, Donald Trump, ha promocionado en los últimos días el potencial de la hidroxicloroquina, un antiguo medicamento contra la malaria y el lupus, para el tratamiento del Covid-19. Se trata, sin embargo, de una medicación que aún no ha sido estudiada en un gran ensayo para ver si al menos previene las complicaciones más severas de la enfermedad. La carrera por hallar la vacuna sigue. La mayor parte del entusiasmo lo aglutina, por ahora, un pequeño estudio francés muy promocionado en los medios de comunicación pero cuya metodología ha sido criticada por muchos expertos médicos, sobre todo en Estados Unidos.

En contraposición, el Remdesivir, un antiviral de amplio espectro, es considerado por investigadores y médicos como uno de los agentes más prometedores contra el Covid-19. En estudios de laboratorio realizados antes del brote de Covid-19, en numerosos compuestos, expertos de la Universidad de Carolina del Norte y de la Universidad de Vanderbilt descubrieron que el fármaco tenía una potente actividad contra una amplia variedad de coronavirus similares al que ahora supone una pandemia mundial.

Probado para el Ébola

El fármaco es, además, es un viejo conocido de la comunidad científica, pues ya fue probado contra el ébola antes de concluir que probarlo en humanos era seguro, aunque, en ese caso, resultaba ineficaz.

Aproximadamente uno de cada cuatro pacientes que tomaron el medicamento experimentó efectos secundarios graves, como el síndrome de disfunción de múltiples órganos, el shock séptico, la lesión renal aguda y la baja presión sanguínea. Otro 23% mostró signos de daño hepático en las pruebas de laboratorio, y cuatro pacientes tuvieron que dejar de tomarlo. El Remdesivir fue considerado entonces por la Organización Mundial de la Salud el candidato terapéutico más prometedor por su amplio espectro antiviral y los datos existentes basados en estudios en humanos y animales.

Si funciona bien, la siguiente pregunta será si hay suficiente suministro, especialmente si la epidemia todavía está en marcha. Gilead ha estado trabajando a fondo para reforzar las reservas de una medicina difícil de fabricar. La empresa dijo a principios de este mes que espera tener 500.000 tratamientos para octubre y más de un millón para finales de año. Su tiempo de producción también se ha acortado a la mitad: de 12 meses a seis.

 

Normas
Entra en El País para participar