¿Y si el coronavirus cambiara la forma de trabajar en las pymes?

Consejos para sobrellevar el teletrabajo y en confinamiento.

teletrabajo pymes

El trabajo en remoto y las videoconferencias se han multiplicado por cuatro en las últimas semanas. El confinamiento a causa de la crisis del Covid-19 ha provocado que el teletrabajo sea la solución para que muchas empresas puedan continuar con su actividad. Es por ello que las redes IP han registrado incrementos de tráfico del 40%, según datos de Paradigma Digital. Incluso, el uso de la voz móvil ha aumentado un 50%. Nuevas herramientas y nuevos canales para poder continuar generando negocio.

"La situación en la que estamos sumidos estos días debido al coronavirus va a suponer un antes y después en la forma de trabajar de las empresas”, asegura José Ignacio Herranz, responsable de Innovación de Paradigma Digital. Y es que de todo se aprende, y del teletrabajo se puede ganar en productividad, saber cómo gestionar equipos, qué canales son los más adecuados, etc. “Debemos darnos cuenta de que el problema no está en si las personas trabajan desde su casa o desde la oficina, sino en la forma en que las empresas están organizadas, subraya Herranz.

En busca de la productividad empresarial

Las reuniones son necesarias, pero no pueden ser la primera opción, sino la última. Así lo ven desde Paradigma Digital. Es por ello que las reuniones deben prepararse, no decir lo primero que se venga a la mente, respetar los turnos de palabra y el tema a tratar. En este sentido, tal y como subraya Jose Ignacio, la comunicación es la clave para conseguir la productividad empresarial. La mala comunicación genera más trabajo, por lo que una buena redacción, en la que se haya pensado antes lo que se quiere decir, y hacer un buen ejercicio de síntesis, minimizaría las cadenas de correos electrónicos, y ahorraría muchas reuniones ineficientes.

Además, “teletrabajo no significa estar siempre online y disponible. La necesidad de estar el 100% del tiempo online produce muchas interrupciones”, lo que se traduce en una falta de productividad. En este sentido, los expertos aseguran que es importante elegir un buen canal. Valorar la urgencia de la consulta, la complejidad de la información y la interrupción que se va a provocar. Así, elegir una llamada, un e-mail, un documento compartido, una videoconferencia, etc. Es importante optimizar el tiempo y los recursos para encontrar esa productividad.

Crear una rutina y un espacio de trabajo también son aspectos fundamentales para poder adaptar el nuevo sistema de trabajo. Además de ser responsables con las tareas, no se pueden olvidar los descansos, los horarios de comidas, el tiempo de ocio y de deporte, etc. para poder ser productivos, y no agobiarse con la nueva situación. De hecho, el ejercicio es parte básica del confinamiento, para liberar la mente, establecer esas rutinas y evitar atrofias musculares.

Consejos para ejercitar el cuerpo durante el confinamiento

Aunque está generalizado que se debe estirar para evitar dolores musculares, las molestias suelen derivar de la falta de movimiento”. Así lo asegura Jorge Cavero, fisioterapeuta en la clínica DKF de Madrid. Según Cavero, además de procurar llevar una dieta equilibrada, “la realización de ejercicio físico moderado ha demostrado producir un aumento de la respuesta del sistema inmune”. Por tanto, el ejercicio ayuda, además de para evitar dolores musculares, para mejorar las defensas de cada uno. Desde el equipo de fisioterapia de la clínica DKF proponen la realización de ejercicios aeróbicos y de fuerza.

Para los ejercicios aeróbicos, quienes cuenten con una bicicleta estática o una cinta de correr en casa, lo tienen fácil, pero como no es lo habitual, Jorge Cavero, fisioterapeuta colegiado nº 7809, nos da algunas pautas. “La realización de ejercicios que, realizados por tiempo o número alto de repeticiones, pueden generar una respuesta aeróbica”. Dependiendo del estado de forma de cada persona y la costumbre que tengan de hacer deporte, “pueden comenzar interesante comenzar por tiempos en torno a los 20-30 segundos, con un esfuerzo percibido de suave a moderado con ejercicios como: saltar a la comba, jumping jacks, mountain climber, burpees y sentadillas con o sin salto”. Hoy día es fácil acceder a “videos con diferentes tipos de música y de diferentes intensidades, que se pueden adaptar a cualquier persona”.

En lo que respecta a los ejercicios de fuerza, los fisioterapeutas de la clínica DKF recomiendan adaptar la carga al estado de forma, que se realiza mediante el cálculo 1RM. Ante la falta de medios, lo recomendable es tener como referencia la capacidad para realizar 3 series de entre 8-12 repeticiones. Si la de esfuerzo percibido es suave, significa debemos aumentar la carga de trabajo. Así se puede ir midiendo el grado de esfuerzo al que llegar. Aunque, según asegura Cavero, la segunda variable importante es la progresión. Es decir, debemos ir aumentando las cargas y/o las repeticiones. Si no se tiene material, “una gran variedad de ejercicios que se pueden realizar con el peso del cuerpo realmente interesantes”. Por supuesto, son recomendables los ejercicios de flexibilidad y estiramientos al finalizar, y siempre contactar con profesionales en caso de no estar seguro de poder realizar cualquier tipo de ejercicio.

Normas
Entra en El País para participar