Hacienda comenzará a devolver 10.000 millones del IRPF el 3 de abril

Montero mantiene la campaña de la renta pese a la pandemia para no retrasar el pago de las devoluciones pese a la petición de colegios tributarios de extenderla tres meses

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero

El Ministerio de Hacienda ha decidido finalmente mantener inalterado el calendario de la campaña de la renta pese a la excepcional situación de parálisis en la que anda sumido el país, con los españoles confinados en sus hogares para contener la propagación de la pandemia del coronavirus Covid-19. La campaña arrancará el 1 de abril, como estaba previsto. La fecha es solo dos días posterior al fin de los 15 días de estado de alarma decretados por el Gobierno, si bien lo previsible es que este sea extendido la próxima semana por el Congreso de los Diputados. Las declaraciones de IRPF, por tanto, comenzarán a presentarse bajo un panorama de excepción, si bien Hacienda alega que es preferible iniciar el procedimiento para no retrasar la devolución de más de 10.000 millones de euros dada la coyuntura. El 75% de los contribuyentes tiene derecho a cobrar y el fisco iniciará el pago el 3 de abril.

Aunque el retraso o la extensión de la campaña han llegado a barajarse, Hacienda consolidó ayer esta decisión publicando una orden ministerial en el BOE. Después de todo, alegan fuentes oficiales, la asistencia presencial en las oficinas de la Agencia Tributaria con motiva de la campaña del IRPF no arranca hasta el 13 de mayo. En función de la evolución de la crisis sanitaria y de las medidas de confinamiento vigentes para entonces se evaluará la posibilidad de tomar medidas adicionales

De momento, Haciendas forales como las de Guipúzcoa o Álava ya han ido más lejos que el Gobierno central. Mientras que la primera ha aplazado la presentación presencial de la declaración hasta que la situación sanitaria se reconduzca, la segunda ha extendido el plazo de la campaña hasta el mes de septiembre.

Medidas de este tipo son las que venían reclamando los asesores fiscales y otros expertos tributarios, que ayer mostraron su contrariedad ante la decisión de Hacienda de mantener el calendario usual, del 1 de abril al 30 de junio, y solicitaron más flexibilidad. Fue el caso de las Asociaciones y Colegios Profesionales Tributarios, que remitieron ayer un escrito a Hacienda solicitando “una ampliación de plazos de como mínimo tres meses para la realización de declaraciones y autoliquidaciones”, poniendo como ejemplo la decisión de las administraciones forales.

La comunidad y el ayuntamiento de Madrid piden más fondos a Montero

Solicitud. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, dirigió ayer una carta –que hizo pública- al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la que tras dar parte de las graves carencias de material sanitario que sufre la región más castigada por la pandemia de coronavirus solicita recursos adicionales, con una petición específica para el Ministerio de Hacienda. En concreto, Ayuso solicita al departamento que dirige María Jesús Montero que abone a la región los 377 millones de euros del IVA de 2017 que no llegaron a liquidarse en 2019 efecto de la entrada en vigor del Sistema Inmediato de Información (SII), que hace tres años dejó un mes de recaudación en el limbo. Algo que Hacienda trató de enmendar en las cuentas de 2019 pero que considera imposible retomar al no lograr su aprobación. La comunidad también reclama 54 millones en entregas a cuenta de 2019 que Hacienda considera que no le corresponden por su decisión de bajar el IRPF: En paralelo, el Ayuntamiento de Madrid pidió poder destinar 420 millones de su superávit a responder a la crisis sanitaria.

4% del PIB. Ayuso estimó ayer en la COPE que la crisis costará a la región 1.195 millones de euros, el equivalente al 4% de su PIB.

Es más, estos colectivos consideran que debería promoverse un aplazamiento generalizado del pago de obligaciones tributarias. “Otros gobiernos de nuestro entorno, como el de Francia, han retrasado ya la obligación de presentar las declaraciones y pago de impuestos más próximos a aquellas empresas que así lo soliciten”, ilustran desde la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf), que pide al Gobierno “solidaridad con los contribuyentes”.

De momento, el Ejecutivo ya ha aprobado una extensión de plazo de los procedimientos tributarios, hasta el 30 de abril en el caso de los ya iniciados, y del 20 de mayo en aquellos que se vayan a abrir. Conviene recordar que las oficinas físicas de la Agencia Tributaria permanecerán temporalmente cerradas ante el estado de alarma.

En el caso del pago de impuestos, sin embargo, el Gobierno solo ha aprobado un aplazamiento de hasta seis meses en el pago de un máximo de 30.000 euros en IRPF, IVA o Sociedades para aquellas pymes o autónomos cuya facturación no superase los seis millones de euros en 2019. El Ejecutivo asume, eso sí, que los 100.000 millones en avales públicos aprobados el martes valdrán a muchas compañías para lograr financiación bancaria que les permita afrontar el pago de sus obligaciones tributarias.

En el caso del IRPF no está prevista ninguna medida más, si bien el Gobierno recuerda que las decisiones dependerán de la evolución de la pandemia, lo que deja la puerta abierta ampliar el plazo de la campaña si en el momento de iniciarse la asistencia presencial del fisco no fuera posible aún abrir las oficinas de la Agencia Tributaria, por ejemplo.

En todo caso, conviene recordar que el grueso de las declaraciones se presentan ya de forma telemática. En 2019, se presentó un volumen récord, 20,69 millones. De ellas, 14,06 millones salieron a devolver un total de 10.209 millones y 5,35 a pagar, 11.998 millones. Del total, eso sí, 2,1 millones de declaraciones se presentaron en oficinas físicas, mientras que la aplicación móvil permitió gestionar 290.000 y la web canalizó 18,14 millones. La atención telefónica del fisco, que previsiblemente crezca este año, atendió a 239.000 contribuyentes.

Normas
Entra en El País para participar