La banca mediana buscará fusiones para mitigar el impacto del virus, según A&M

La consultora descarta algún ERTE en los bancos, a pesar de la caída del volumen de negocio

Sede del Banco de España, en Madrid.
Sede del Banco de España, en Madrid.

La banca española ya se prepara para afrontar el impacto del coronavirus en sus resultados, que amenaza con lastrar una rentabilidad y eficiencia que ya de por sí eran débiles. Así, la reducción del volumen de negocio, la presión de los tipos de interés y la contracción de los márgenes debido al parón en la actividad provocará que las entidades de pequeño y mediano tamaño se apresuren en retomar los planes de fusión, según expusieron los expertos de Alvarez & Marsal (A&M), durante la presentación de su informe ‘El Pulso de la Banca’.

“Ahora mismo las entidades no tienen capacidad ni nivel de respuesta, pero en el medio plazo va a forzar a mayores necesidades de consolidación por la mayor caída de la rentabilidad, sobre todo en bancos pequeños que no era precisamente rentables para tener una valoración aceptable en Bolsa”, ha indicado Fernando de la Mora, director de A&M para España y Portugal.

Y es que, el informe realizado por la consultora sobre las 12 principales entidades españolas destaca que, en conjunto, en el último ejercicio mejoraron la liquidez, solvencia y ratio de morosidad, pero empeoraron la rentabilidad y la eficiencia, dos indicadores que ser verán aún más mermados tras la crisis sanitaria. De hecho, los supervisores bancarios, tanto el Banco de España como el BCE, venían animando en los últimos tiempos a conslidar fusiones para sumar sinergias, reducir costes operativos y elevar la baja rentabilidad y eficiencia de la banca española.

En esa línea, los expertos de Alvarez & Marsal alertan de que la crisis del Covid-19 provocará una caída en el volumen de negocio sobre todo en hipotecas y consumo, mientras que los costes operativos se mantendrán invariables. A todo ello, se unirán mayores provisiones por créditos a empresas y particulares, aunque se mitigan, en parte, con las medidas anunciadas por el Gobierno, este martes.

No obstante, la consultora estima que el sector financiero español está preparado desde un punto de vista liquidez para afrontar la crisis a corto plazo, siempre que se trate de un escenario favorable, en forma de V, que se prolongue durante dos o tres meses. Para una crisis de seis meses o que cubra todo el año 2020, se podrían dar situaciones de riesgo.

Del mismo modo, Alvarez & Marsal, no contempla que los bancos puedan comenzar a lanzar un ERTE a pesar del parón en la actividad y la caída del volumen de negocio. “En algunas entidades podría estar justificado dada la caída del volumen de negocio y de afluencia en las oficinas, pero debido a una cuestión de imagen reputacional en esta situación, no creemos que pase. Además, un ERTE en la banca cuesta capital por lo que la entidad debería tener un exceso de capital para poder llevarlo a cabo”.

Asesoramiento: nueva línea de negocio

Por otro lado, en lo que respecta la actividad del negocio bancario, los planes en los que se venía trabajando para aumentar los ingresos a través de mayores comisiones o cobrar por los depósitos quedarán congelados. “Ciertas políticas se van a paralizar por la gestión de la crisis, la banca no va a poner en riesgo su reputación por estas medidas”, ha expresado De la Mora.

En ese sentido, ante el parón de la actividad y la dificultad para generar ingresos, ALvarez & Marsal estiman una oportunidad de negocio en el asesoramiento a particulares y empresas: “La banca tiene pocas opciones de nuevo negocio o de reequilibrar el balance o la actividad. Las sucursales están medio abiertas, por lo que la situación está forzando al uso de los canales digitales como alternativa y se ha abierto la oportunidad del asesoramiento ya que tanto particulares como empresas lo necesitan. Ahora las personas van a pensar más en ahorrar que en invertir y hay oportunidad para asesorar a los clientes que lo requieran”, concluyen los expertos.

Normas
Entra en El País para participar