¿Es útil replicar índices en tiempos de caídas?

El dinero se refugia en los ETF de renta fija, un tipo de vehículo menos conocido y que supone poco patrimonio aún. Los principales fondos indexados replican grandes índices bursátiles que durante años han acumulado subidas

ETF fondos indexados

Las fuertes caídas en los principales índices bursátiles del mundo han puesto en la palestra a los fondos indexados, aquellos que replican los selectivos y que les han acompañado en sus descalabros. Tras años con los principales índices encadenando subidas y en máximos, ¿qué ocurre ahora cuando se están encontrando con los mínimos? Los partidarios de la gestión pasiva siguen versando sus ventajas en el largo plazo.

Jordi Mercader, CEO de inbestMe, asegura que, en general, las carteras están respondiendo según lo previsto, con descensos importantes para las más arriesgadas y moderadas en los perfiles más bajos. “En el corto plazo, están sujetas a los movimientos del mercado, pero a largo plazo se benefician generalmente de la alta diversificación en activos descorrelacionados que acostumbran a absorber una parte de la volatilidad y las caídas de los mercados bursátiles”.

Marta Díaz-Bajo, directora de análisis de fondos de Atl Capital, por su parte, cree que después de momentos de pánico, donde no se discriminan las caídas, “casi da lo mismo entrar en gestión pasiva que activa en fondos puros, que no puedan salirse del riesgo en el peor momento. Casi todo se recuperará con el tiempo”.

En cualquier caso, recuerda que no toda la gestión pasiva replica índices de renta variable; de hecho, hay productos vinculado a bonos de Gobierno, y esos están subiendo.

Tipos de gestión

¿Cuál es la mejor? “Los niveles de mercado no entienden de gestión activa o pasiva. Todo depende del nivel de riesgo que el cliente decida y de cómo quiere obtener sus resultados”, resume Javier Turrado, director comercial de Bankinter Gestión de Activos. Así las cosas, ambos estilos de gestión debieran tener la misma utilidad tanto en mercados alcistas como bajistas.

Según Josep Bayarri, director de inversión y análisis de Arquia Gestión, en la pasiva se considera que el gestor no aporta valor y se ahorra los costes que conlleva, reduciendo comisiones de gestión. No obstante, “en situaciones de caídas como las que estamos viviendo, el menor coste de comisión de gestión no es un beneficio relevante, porque las correcciones tienen una duración mucho más limitada que las fases expansivas. Lo que sí es relevante es haber renunciado a que el gestor tome iniciativas para reducir las pérdidas o convertirlas en ganancias. Pero aquí tampoco tenemos ninguna garantía de que un gestor activo consiga estos objetivos”.

En Finanbest reconocen las ventajas de la gestión pasiva; “sin embargo, para obtener una correcta diversificación que sirva de colchón en todo tipo de situaciones de mercado, es necesario invertir también en determinados mercados, como por ejemplo en renta fija high yield global y renta fija de emergentes, en los que es más eficiente invertir con fondos de gestión activa, siempre y cuando tengan una estrategia de inversión transparente y costes de gestión bajos”, advierte Asier Uribeechebarria, su director general.

Muchas casas optan por combinar las dos estrategias en sus carteras

Victoria Torre, responsable de análisis y selección de fondos de Singular Bank, admite que hay numerosos estudios que aseguran que la gestión pasiva bate siempre a la activa a largo plazo, pero, como en todas las estadísticas, hay que saber interpretar los números.

La primera consideración sería tener en cuenta qué entendemos por largo plazo. Así las cosas, “en momentos malos de Bolsa parece que cobra más sentido optar por la gestión activa, para evitar verse lastrado por el comportamiento general de los índices”.

En su opinión, un buen gestor activo aporta valor; “de este modo, se desplaza el riesgo mercado al riesgo gestor, pero si este es bueno, podrá brindar rentabilidades positivas o menores caídas, incluso en momentos en los que los índices de referencia estén sufriendo pérdidas”.

Que el horizonte temporal sea de tres o cinco años es vital para asegurar la rentabilidad

En cuanto a si es buen momento para entrar en el mercado, Javier Velasco, especialista en inversiones y selección de fondos de My­Investor, que comercializa en España fondos de Vanguard, la mayor gestora de indexados del mundo, cree que es un escenario propicio para tomar cierta exposición a los mercados, dado que, a largo plazo, históricamente, está comprobado que la Bolsa es el activo más rentable.

“En cualquier caso, hay que tener siempre en cuenta el perfil de riesgo del inversor y su horizonte temporal. La volatilidad es extrema y los descensos pueden profundizar más, pero, como decía Peter Lynch, ‘se ha perdido más dinero intentando prever las correcciones y protegiéndose frente a ellas que sufriéndolas realmente”.

También Álvaro Villar, director de producto de Fundsfy, hace hincapié en la importancia del largo plazo, ya que, “a corto plazo, los episodios de volatilidad y el ruido del mercado nos pueden llevar a deshacer nuestras carteras movidos por el pánico. Pero en periodos más largos, la gestión pasiva ha demostrado que las turbulencias del mercado pasan, y que la paciencia es una virtud que se recompensa con crecimientos en la inversión”.

No obstante, Villar opina que lo ideal es una combinación de gestión pasiva y activa, ya que en esta última nos podemos apoyar en profesionales que son capaces de lidiar cuando el entorno de mercado se complica, como ocurre ahora.

Ganan en popularidad

Negociación. Los vehículos indexados se han vuelto cada vez más populares entre los inversores en momentos de corrección de los mercados, “gracias la facilidad operativa que ofrecen”, asegura Aitor Jauregui, responsable de BlackRock para España, Portugal y Andorra. Según sus datos, las recientes caídas en los mercados han provocado un aumento importante en la negociación de ETF. Por ejemplo, en la última semana de febrero, en la que el índice S&P 500 registró importantes bajadas, los ETF representaron un 38% de la negociación en los mercados de renta variable estadounidense, cuando la media en 2019 fue del 27%. Un aumento que también se produjo en Europa.

Con respecto a los ETF que generan un mayor interés, “es cierto que un escenario como el actual ha favorecido el apetito por ETF de renta fija estadounidense centrados en el tramo corto de la curva, pero la subida del interés en esta clase de activo venía de antes”, según Jauregui, y añade que este tipo de indexados representan hoy en día 1 billón de dólares en activos bajo gestión de un universo compuesto por 110 billones de dólares.

Lyxor: Liquidez y transparencia

Pedro Coelho, responsable de Société Générale para Lyxor ETF en España y Latinoamérica, recuerda que los ETF o fondos cotizados permiten ganar exposición a distintas clases de activos de forma rápida, eficiente, transparente y de bajo coste, “características válidas en todas las situaciones de mercado”, y resalta que en estos días han tenido “un comportamiento ejemplar, permitiendo a sus inversores poder comprar y/o vender acciones en el mercado, de forma continua e instantánea, con alta liquidez y transparencia”.

De hecho, en febrero “hemos visto entradas netas de 3.500 millones de euros, sobre todo a ETF de renta fija de Gobiernos, que suelen funcionar como activos refugio en momentos de mercado como lo que estamos viviendo ahora”.

Indexa: Independencia del mercado

La gestión indexada sirve igual en momentos de subidas como en momentos de caídas. Así opina Unai Ansejo, cofundador y co-CEO de Indexa Capital, y lo hace por dos razones: conseguir una mayor diversificación y con menores costes.

“Nuestra recomendación siempre es de no intentar acertar en el momento de invertir o desinvertir porque, al hacerlo, el cliente pierde un punto porcentual de rentabilidad anual de media”, apunta. Lo que aconsejan es estar invertido a largo plazo y no cambiar de plan en función del mercado. “Al cliente que ya tiene su dinero invertido le recomendamos mantener su plan y seguir invirtiendo independientemente de la evolución del mercado, y al que no está invertido, le aconsejamos empezar cuanto antes”, añade.

Finizens: No dejarse llevar por las emociones

En opinión de Giorgio Semenzato, CEO de Finizens, tomar las decisiones de inversión dejándose llevar por los movimientos del mercado o por nuestras propias emociones es uno de los errores más comunes y perjudiciales que cometen muchos inversores, “cuya visión cortoplacista y emocional provoca que sus inversiones se vean expuestas a decisiones equivocadas y a riesgos innecesarios”.

Este experto reconoce que en las últimas semanas miles de clientes han aumentado sus posiciones en Finizens, “interpretando como una importante oportunidad de capitalización la caída de mercado que se está experimentando a escala global. Sin embargo, no aconsejamos tratar de adivinar los mercados, sino invertir con un horizonte largoplacista”.

ING España: De la teoría a la práctica

Lo tiene claro Francisco Quintana, director de estrategia de inversión de ING España: en periodos largos, en los que también hay caídas, la gestión pasiva consigue hacerlo mejor que la enorme mayoría de las alternativas y genera mayor rentabilidad. “En teoría, la gestión activa dispone de más herramientas para protegerse ante caídas en el corto plazo. En la práctica, no existe evidencia de que esas herramientas se traduzcan en mejores resultados para los inversores”, asegura.

Así, cree que la gestión indexada es una de las mejores herramientas para invertir ahora, “porque los periodos largos reducen la volatilidad y, cuanto antes se empiece, antes se reduce su impacto. Además, los descensos del último mes han devuelto algunos de los activos más caros, como son las acciones, a precios mucho más razonables”.

Normas
Entra en El País para participar