La intervención de la Fed no evita otro batacazo histórico en Wall Street, que cae un 13%

El Dow Jones registra de nuevo su mayor caída desde 1987 y el Nasdaq cierra su peor sesión en la historia

Wall Street coronavirus Pulsar para ampliar el gráfico

Los mercados de todo el mundo han atravesado hoy un nuevo día extremadamente difícil, víctimas de un pánico financiero que no se veía desde las sesiones posteriores a la quiebra de Lehman Brothers, en 2008. La rebaja de tipos de interés de emergencia anunciada que esta madrugada ha ejecutado la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) no ha sido suficiente y Wall Street ha vuelto a desplomarse: el Dow Jones ha cedido un 12,94%, su peor sesión desde 1987. El S&P 500 ha perdido un 11,99%, mientras que el Nasdaq ha caído un 12,32%, registrando así su peor sesión en la historia.

La caída en el parqué neoyorkino se ha acelerado tras la intervención del presidente de los EE UU, Donald Trump. El magnate ha afirmado que es probable que el pico de nuevos casos no llegue hasta julio o agosto y que ha valorado la posibilidad de que la economía de EE UU entre en recesión este año.

El Ibex 35 finalmente ha caído un 7,88%, bajando con una intensidad superior a la del resto de grandes índices europeos y parecida a la que estaban experimentando las Bolsas estadounidenses en el momento de su cese de actividad. El Ibex ha llegado a perder la cota de los 6.000 enteros, pero finalmente ha logrado mantenerla y terminar en los 6.107,2 puntos.

Esta ha sido la primera sesión de la Bolsa española tras decretarse el estado de alarma durante el fin de semana. Hoy se ha conocido el cierre temporal de las fronteras en la Unión Europea tanto a nivel interno como externo. Los ciudadanos tienen la orden de permanecer confinados en sus casas salvo para los desplazamientos más necesarios y el miedo sigue dominando las Bolsas. El índice español ha prolongado una sangría que se ha llevado, en poco más de tres semanas, más de un tercio de su valor.

Los expertos prevén una volatilidad extrema al menos hasta que se vislumbre un cierto control de la epidemia de coronavirus. "Hasta que no se comiencen a ver indicios serios de que la pandemia está bajo control o se anuncie un tratamiento y/o una vacuna eficaz contra el virus, la tensión en las bolsas va a continuar, con días de fuertes descensos seguidos de jornadas de fuertes rebotes", señalan en LinkSecurities.

IAG ha sido la cotizada más castigada al caer un 27,9% tras anunciar un drástico recorte de capacidad. Aena se ha dejado un 15,03% y las constructoras también han caído con fuerza: Acciona ha perdido un 9,22%, ACS el 14,34% y Ferrovial, un 8%. Entre los valores industriales, ArcelorMittal se ha dejado un 10,73%.

Todos los valores del Ibex han sufrido caídas excepto Red Eléctrica, Siemens Gamesa y Viscofan, que han subido un 3,45%, el 1,72% y un 0,39% respectivamente. La banca ha sufrido también un severo castigo. Sabadell y Bankia han caído el 13,12% y un 14,02%, Bankinter, un 13,17%, y CaixaBank, BBVA y Santander, un 11,41%, el 13,37% y un 10,61% cada uno.

Fuera del Ibex pero dentro de los mercados españoles, también se han producido movimientos de calado. Es el caso de Codere, que se ha anotado un repunte del 28,73% hasta 1,658 euros por acción. En el lado opuesto, Prisa, Lar España y Edreams se han dejado más del 20%.

El movimiento de la Fed, que ha reducido los tipos de interés en Estados Unidos al 0% para combatir los efectos del coronavirus sobre la economía y ha anunciado compras de deuda por 700.000 millones de dólares (unos 640.000 millones de euros), ha tenido un efecto indeseable en los mercados. Tampoco la intervención coordinada de los seis grandes bancos centrales de todo el mundo para proveer de liquidez en dólares calma a los inversores.

Los futuros del Dow Jones y del S&P 500 han estado bloqueados en su límite del 5% desde la decisión de la Fed. Algo que anticipaba el desplome del arranque de la sesión. El Dow Jones ha abierto con una caída del 9,7%, mientras el S&P 500 ha arrancado con un desplome del 8,7% y el Nasdaq, del 6%. Estas abultadas caídas han provocado la suspensión de la cotización durante 15 minutos, como ya ocurrió la semana pasada en dos ocasiones. No obstante, los desplomes se han acelarado aún más al cierre hasta llegar al 13%.

En Europa, el resto de mercados bursátiles tampoco han logrado escapar a las ventas. El índice de referencia de Francia, el CAC 40, ha restado un 5,75%. El Dax alemán un 5,26%. Y el Eurostoxx 50, que refleja la cotización de las 50 compañías más grandes de la eurozona, un 5,85%

Al confinamiento obligatorio decretado en España, se suma la adopción de medidas de contención en Francia e Italia. Dos de las cuatro principales economías de la eurozona están prácticamente paralizadas, y las otras dos seriamente afectadas. China ha publicado hoy datos económicos que indican la escala del daño provocado por el coronavirus: La producción industrial se desplomó el 13,5% el mes pasado y las ventas minoristas, el 20,5%.

Las caídas ya se han notado en Asia, donde el Nikkei de Tokio baja un 2,6% y el índice de Shangai se deja en torno al 2%. La Bolsa de Australia se ha desplomado un histórico 9,7%. El mercado lleva una semana presa del pánico ante el riesgo tanto del impacto económico de la pandemia como de un colapso financiero desatado por los propios inversores.

En el mercado de deuda, la rentabilidad del bono español a 10 años sube 24 puntos básicos al 0,84% y el alemán con ese plazo se sitúa en el -0,45%. Los tipos de la deuda italiana avanzan hasta el 2,13%.

La Fed, además de rebajar los tipos, ha anunciado compras de deuda por 700.000 millones de dólares (unos 630.000 millones de euros) en bonos públicos y la emitida por entidades financieras respaldada por hipotecas. Al tiempo, el Banco del Canadá, el Banco de Inglaterra, el Banco del Japón, el Banco Central Europeo, la Reserva Federal y el Banco Nacional de Suiza han anunciado una acción coordinada para facilitar liquidez en dólares.

Por su parte, el Banco de Japón se ha sumado a la batería de medidas extraordinarias y anunciado que amplía su programa de compra de deuda coporativa y papel comercial a corto plazo, también en una reunión de emergencia. El Banco Central de China ha inyectado 12.000 millones en financiación bancaria, el de Nueva Zelanda ha bajado tipos y el de Australia anunciado más compra de deuda. El G7 prevé mantener una reunión de emergencia a mediodía de hoy, según ha anunciado el primer ministro japonés.

Mientras, en los cambios de divisas, el debilitamiento del dólar es señal del miedo: la divisa retrocede contra el yen un 1,3% hasta el entorno de los 106 yenes. El dólar suele debilitarse ante el yen en los momentos de mayor tensión financiera, sea por la guerra comercial o por el coronavirus, y fortalecerse cuando las expectativas mejoran. La divisa de EE UU retrocede en todos los principales cruces. Contra el euro el dólar cae un 0,4% hasta 1,11 dólares.

En el mercado del petróleo, el barril de Brent, de referenia en Europa pierde los 30 dólares, mínimos de 16 años, al igual que el West Texas Intermediate (WTI), de referencia en Estados Unidos.

Pese a estas acciones, de carácter totalmente extraordinario, el miedo sigue siendo absoluto. De hecho, esta reacción revela que los inversores consideran que estas medidas tan drásticas es una prueba del increíble desafío al que se enfrenta todo el planeta, en una crisis que amenaza con dejar pequeña a la de 2008 tras la quiebra de Lehman Brothers.

Algunos bancos de inversión consideran que es posible una recuperación rápida y que las consecuencias serán más parecidas a las de los atentados contra las torres gemelas en 2001 que a la Gran Crisis Financiera que arrancó hace 12 años. Pero para ello habrá que esperara a que Estados Unidos alcance su pico de contagios, como ha ocurrido en otros países, y también que empiece a controlar la epidemia con medidas más o menos drásticas. Y para esa situación aún pueden faltar semanas, incluso meses.

Normas
Entra en El País para participar