Mª Paz Robina: “El impacto del coronavirus va a ser grande”

Ingeniera química, dirige desde 2019 la firma francesa de neumáticos, en la que es pionera al ser la primera mujer asumiendo todo tipo de puestos técnicos y de gestión

Mª Paz Robina, directora general de Michelin Iberia.
Mª Paz Robina, directora general de Michelin Iberia.

Desde hace poco más de un año es la directora general y presidenta del consejo de Michelin España y Portugal. María Paz Robina (Valladolid, 1964), ingeniera química, ha desarrollado toda su carrear en la multinacional francesa, en la que ingresó en 1988, entrando a formar parte de la fábrica de Vitoria, donde ocupó diferentes cargos de gestión dentro de los departamentos de calidad y fabricación. En 1993, se trasladó a la fábrica de Aranda de Duero (Burgos), donde asumió diferentes puestos de responsabilidad durante 11 años, y donde acabó siendo directora de calidad. También se ocupó de la dirección de personal de la corporación para Iberia. Fue la primera mujer en ocupar un puesto de dirección de fábrica en Michelin España, empresa en la que también se ha responsabilizado del centro industrial de la compañía en Álava. La entrevista se realizó por teléfono, ya que el jueves debido a la pandemia de coronavirus, se canceló la cita presencial.

¿Cómo se está viviendo en una compañía industrial como Michelin el efecto del Covid-19?

Esto es imprevisible, hay que ir paso a paso. La situación es complicada y se están tomando decisiones a nivel de grupo, adoptando medidas y buscando sobre todo la coherencia para proteger al máximo a todo el mundo. Esto lo va a cambiar todo y va a tener repercusiones importantes, pero lo importante es pasarlo con los nuestros, sabiendo que el impacto va a ser grande.

¿Esta crisis puede suponer una reflexión sobre los efectos de la globalización que no estaban previstos?

Es muy difícil poner fronteras a la movilidad de las personas. No le puedes poner muros, solo hay que atajarlo, y hacer caso a los que digan las autoridades sanitarias. Es un frenazo global del mundo. En otras crisis, hay sectores que pueden estar más afectados que otros, pero esta va a impactar en todo el mundo. A ver qué medidas se toman para mitigar los efectos adversos.

Usted ha sido la primera mujer directora de una planta en Michelin España.

Eso es lo que más llama la atención, pero fui la primera mujer en todos los puestos de carácter técnico que he ocupado desde que entré en la compañía. Pero nunca le he dado importancia, porque siempre ha sido como ir dando un paso más y no me lo he tomado como algo excepcional. Entré con 23 años en la empresa y no había mujeres, pero todo se ha producido con mucha naturalidad. Son los medios de comunicación los que lo han visto de manera extraordinaria.

¿Ahora habrá más mujeres?

Somos más de 1.300 mujeres de una plantilla de más de 7.000 personas. En colectivos técnicos somos más del 30%, aunque en fabricación la incorporación de la mujer va más despacio. Nos cuesta encontrar mujeres para cubrir puestos de mecánicos, por ejemplo. Yo nunca me he sentido especial.

¿A qué obedece que les cueste encontrar mujeres para cubrir determinados puestos?

Influyen los estereotipos que hay desde pequeños, ya que todavía se inculca que hay cosas que van mejor para chicas que para los chicos. Los mecanos son para los niños y las muñecas para las niñas. Ninguna mujer se siente forzada a estudiar una carrera, pero los estereotipos condicionan. Es un tema cultural y de fondo. La sociedad nos condiciona a todos. Mis padres eran maestros de escuela y en casa los veíamos todo de manera abierta. A mí me gustaba la ciencia, no por nada especial, pero me condicionaron mis profesores.

Y luego se encontró con la difícil ciencia de gestionar una empresa.

Cuando estudias una carrera aprendes a saber estudiar y a pensar. Los conocimientos que se aprenden mientras la estudias no se aplican después, tienes una bases que te permiten razonar, pero luego la realidad es diferente. Cuando entré de jefa de un grupo de técnicos, aprendí a trata a la gente. Aprender a gestionar personas, liderar equipos y a priorizar es la clave de un puesto de gestión. Tienes que tener ideas técnicas de los productos, pero también dirigir a un equipo y que este te siga. Y esto se genera con confianza en el equipo, porque evidentemente un directivo no sabe de todo.

¿Cuáles son sus objetivos a medio plazo?

A corto plazo no sabemos lo que va a ocurrir. Michelin como empresa de movilidad ve cómo esta industria cambia muy deprisa, con retos y actores que entran de manera muy fuerte. Tenemos varios temas, como los vehículos autónomos, el renting, la industria 4.0, los temas medioambientales, ya que vamos a un mundo cada vez más sostenible. Dentro de un país industrial, tenemos que hacer que nuestras fabricas sean competitivas. Hay que adaptar las fábricas a las nuevas tecnologías, pero ahora los efectos de esta crisis sanitaria no sabemos dónde nos va a llevar.

¿Puede ser que se tienda a un consumo de un producto más cercano?

La tendencia deberá ser esta, producir más cerca de donde se consume, pero por una cuestión medioambiental. Hay que concienciar a la sociedad de que esto debe ser así. También sucede que con los cambios de hábitos de movilidad hacen que se modifique el mercado, la gente le da menos valor a lo que lleva el producto. Se consume algo compartido con prestaciones de menor valor. Como no es algo en propiedad se gasta menos. Todo esto a la marca Michelin nos perjudica, porque está pensada para clientes prémium. Invertir en un buen neumático es invertir en seguridad. Además, para nosotros es fundamental la innovación, que se genera en el centro de tecnología de Francia, y que luego nosotros testamos en nuestro centro de Almería.

Normas
Entra en El País para participar